Un es­ti­lo de nues­tra épo­ca

El di­se­ño con­tem­po­rá­neo es una evo­lu­ción del tra­di­cio­nal sin lle­gar al van­guar­dis­mo; in­clu­ye ade­más de lo es­té­ti­co mue­bles er­go­nó­mi­cos que ten­gan que ver con la ac­ti­vi­dad de las per­so­nas

El Diario de Juárez - Espacios - - Tendencias - Tex­to : Bri­sa Frías El Dia­rio

Sue­le dar­se mu­cha con­fu­sión en­tre los di­ver­sos es­ti­los de in­te­rio­ris­mo; hay quien muy qui­ta­do de la pe­na pre­su­me te­ner una ca­sa con­tem­po­rá­nea cuan­do no lo es. Por des­co­no­ci­mien­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de ca­da es­ti­lo, atri­bu­ye ese mo­te a es­pa­cios lle­nos de co­lor y de­ma­sia­do or­na­men­to. Na­da más le­jos de lo que es en reali­dad.

Pa­ra no caer en el error, de­je­mos cla­ro có­mo es el es­ti­lo con­tem­po­rá­neo de la mano de la di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res Evelyn Chá­vez.

“Se con­fun­de lo con­tem­po­rá­neo con lo mo­derno, pe­ro lo mo­derno pue­de ser el di­se­ño de los años cin­cuen­ta o se­sen­ta. El con­tem­po­rá­neo es un es­ti­lo muy par­ti­cu­lar, vie­ne de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra acá, cuan­do ya no só­lo se busca lo es­té­ti­co, sino que se em­pie­za a to­mar en cuen­ta la er­go­no­mía, la ru­ti­na y las ac­ti­vi­da­des de las per­so­nas al di­se­ñar los mue­bles”, ex­pli­ca la ex­per­ta.

Si bien lle­ga a la ac­tua­li­dad pro­ve­nien­te del si­glo pa­sa­do, lo con­tem­po­rá­neo per­te­ne­ce a es­ta épo­ca y es una evo­lu­ción del es­ti­lo tra­di­cio­nal que no al­can­za los ex­tre­mos del van­guar­dis­mo, por lo que tam­po­co se de­be con­fun­dir con el es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta.

Hay ca­rac­te­rís­ti­cas que am­bos com­par­ten, co­mo las lí­neas pu­ras y rec­tas, y los es­pa­cios am­plios y or­de­na­dos, no obs­tan­te, el es­ti­lo que nos con­cier­ne es más aco­ge­dor, mien­tras que el mi­ni­ma­lis­mo, con su rú­bri­ca de ‘me­nos es más’ tie­ne un signo to­tal­men­te frío.

Se con­fun­de lo con­tem­po­rá­neo con lo mo­derno, pe­ro lo mo­derno pue­de ser el di­se­ño de los años cin­cuen­ta o se­sen­ta. El con­tem­po­rá­neo es un es­ti­lo muy par­ti­cu­lar, vie­ne de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra acá”

FOR­MAS ES­TRUC­TU­RA­LES

Un es­pa­cio con­tem­po­rá­neo de­be te­ner te­chos, ven­ta­nas y vi­gas cua­dra­das y sin or­na­men­ta­ción. Es co­mún que los te­chos sean al­tos, en al­gu­nos ca­sos de do­ble al­tu­ra, lo que per­mi­te que los acen­tos de la de­co­ra­ción luz­can, bien po­dría ser un gran cua­dro al cen­tro del sa­lón o una lám­pa­ra sus­pen­di­da.

Sello de es­te es­ti­lo es la lu­mi­no­si­dad que se con­si­gue con ven­ta­na­les de buen ta­ma­ño que per­mi­ten ba­ñar los es­pa­cios de luz na­tu­ral.

Por su par­te, los mu­ros se des­ha­cen de las tex­tu­ras, de­be­rán ser li­sos.

CO­LO­RES

“Si di­ces ‘es es­ti­lo con­tem­po­rá­neo’ es por­que hay un con­tras­te: cla­ro y os­cu­ro, blan­co y ne­gro”, en­fa­ti­za Evelyn Chá­vez.

Es­te con­tras­tan­te bi­no­mio se ma­ti­za con al­gu­nas pie­zas en la ga­ma de gri­ses, y tal vez un to­que de un co­lor dis­tin­to ya sea en un ta­pe­te, en un cua­dro o una lám­pa­ra, pa­ra rom­per la ho­mo­ge­nei­dad.

“Se acen­túa el co­lor pe­ro en cues­tio­nes de de­co­ra­ción, co­mo en un co­jín, una es­cul­tu­ra, un cua­dro. Es­to pue­de re­sul­tar un po­co frío, te da esa sen­sa­ción, pe­ro no tan­to co­mo un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta, que ca­si no tie­ne ac­ce­so­rios y se op­ti­mi­za el es­pa­cio sin tan­to mo­bi­lia­rio”.

ILU­MI­NA­CIÓN

“Hay dos ti­pos de ilu­mi­na­ción: la ge­ne­ral y la es­pe­cí­fi­ca”, di­ce la di­se­ña­do­ra y agre­ga que la pri­me­ra lle­ga pri­mor­dial­men­te a tra­vés de las ven­ta­nas, mien­tras que la se­gun­da pro­vie­ne de spots que se co­lo­can di­ri­gi­dos a ele­men­tos cla­ve de la de­co­ra­ción.

“Se uti­li­zan lám­pa­ras de pi­so, cro­ma­das y ya ca­si no de me­sa. Tam­po­co gran­des can­de­la­bros, sino lám­pa­ras muy es­té­ti­cas de lí­neas lim­pias”. La ilu­mi­na­ción in­te­rior de­be­rá ser muy bien di­se­ña­da y pla­ni­fi­ca­da, con el ob­je­ti­vo de que brin­de sen­sa­ción de am­pli­tud y pa­ra en­fa­ti­zar el pro­ta­go­nis­mo de los po­cos ele­men­tos de­co­ra­ti­vos pre­do­mi­nan­tes en es­te es­ti­lo.

AC­CE­SO­RIOS

El es­ti­lo con­tem­po­rá­neo per­mi­te de­co­rar con cier­tos ac­ce­so­rios, sin que se abu­se de ellos.

“Ni mu­chos ni po­cos, sin ex­ce­der­se”, di­ce Evelyn, quien re­co­mien­da de­co­rar con un cua­dro gran­de, una es­cul­tu­ra, un ta­pe­te, lám­pa­ras y re­vis­te­ros.

“Si los si­llo­nes son ne­gros o gri­ses, ahí va­le po­ner un ta­pe­te mo­ra­do. Ese ac­ce­so­rio se­rá el acen­to”.

Las mis­mas re­glas pue­den apli­car­se en va­rios es­pa­cios de una ca­sa, co­mo en ba­ño y co­ci­nas, y has­ta en el jar­dín, don­de el mo­bi­lia­rio pue­de in­te­grar pufs, me­sas de ra­tán os­cu­ro y una fo­ga­ta que in­vi­te a la re­la­ja­ción.

Por úl­ti­mo, Evelyn pre­ci­sa que por na­da del mun­do se de­be co­lo­car pa­pel ta­piz en un es­ti­lo con­tem­po­rá­neo. ¿Que­dó cla­ro?

TEX­TU­RAS

Un es­pa­cio con­tem­po­rá­neo ten­drá mue­bles en vi­ni­piel o en te­la, eso sí, en co­lor ne­gro.

Otro signo que se ve en si­llo­nes y si­llas es que se pue­de apre­ciar su es­truc­tu­ra, co­mo las patas. “Las me­sas de cen­tro de cris­tal son un bá­si­co. No hay pre­sen­cia de ma­de­ra, só­lo que sea un acen­to, co­mo una me­sa o re­pi­sa, pe­ro ese se­rá el pun­to fo­cal y ya no ha­brá más”.

FUEN­TE: • Evelyn Chá­vez /Di­se­ña­do­ra de In­te­rio­res • Ly­na In­te­rio­ris­mo • Ce­lu­lar (656) 360-81-54

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.