Di­se­ña su edu­ca­ción

El Diario de Juárez - Espacios - - Interiores -

Va­rios seg­men­tos de “Es­pa­cios” han pa­sa­do y po­co a po­co he­mos ido re­ve­lan­do la idea prin­ci­pal que dio ini­cio a es­ta co­lum­na: el di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra son más que es­té­ti­ca, más que co­sas bo­ni­tas en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos. El in­te­rio­ris­mo, en su com­ple­ji­dad, tie­ne di­ver­sas ra­mas de es­pe­cia­li­za­ción.

La edu­ca­ción es una de las áreas a las que más aten­ción se le ha pres­ta­do ya que no só­lo con­sis­te en di­se­ñar o ana­li­zar es­pa­cios co­mo las es­cue­las y uni­ver­si­da­des. Se ba­sa en pre­gun­tar­se co­sas co­mo: ¿qué sen­tía­mos cuan­do com­par­tía­mos un sa­lón de cla­ses con más de 45 com­pa­ñe­ros, en­tre pa­pe­les ti­ra­dos, so­ni­dos que lle­ga­ban de to­das las di­rec­cio­nes? De­fi­ni­ti­va­men­te, aten­ción com­ple­ta era lo úl­ti­mo que el pro­fe­sor po­día ob­te­ner de no­so­tros. Igual pa­sa­ba o pa­sa al lle­gar al ho­gar, cuar­tos con ju­gue­tes que pa­re­cen pe­ga­dos al sue­lo, ro­pa que se apro­pia de mue­bles, ob­je­tos que sa­tu­ran el lu­gar y que de mu­chas ma­ne­ras nos li­mi­tan in­clu­so sin dar­nos cuen­ta.

Por esa cla­se de in­quie­tu­des na­ce el Mo­de­lo Mon­tes­so­ri. Co­no­ci­do mun­dial­men­te por ser un en­fo­que edu­ca­ti­vo que pri­vi­le­gia la li­ber­tad y un de­sa­rro­llo in­te­gral en las pri­me­ras eta­pas de la in­fan­cia, des­car­ta tam­bién las nor­mas con­ven­cio­na­les que ha­cen pa­re­cer que los ni­ños no go­zan de ca­pa­ci­dad pa­ra ele­gir, pen­sar y crear. La fu­sión de di­cha pro­pues­ta con el di­se­ño de in­te­rior ha crea­do es­pa­cios que bus­can ge­ne­rar at­mós­fe­ras pro­pias de la vi­sión Mon­tes­so­ri. Em­pe­zan­do des­de el sue­lo, se busca acon­di­cio­nar es­pa­cios de li­bre trán­si­to don­de el ni­ño pue­da ca­mi­nar des­cal­zo sin obs­tácu­los, es­to pue­de con­se­guir­se con sim­ples col­cho­ne­tas o ta­pe­tes. En las pa­re­des es fun­da­men­tal po­ner es­pe­jos a la al­tu­ra de los ni­ños así ellos po­drán co­no­cer­se y ob­ser­var­se a sí mis­mos.

La ca­ma se re­co­mien­da es­tar al ras del sue­lo pa­ra que pue­da te­ner una flui­dez en el es­pa­cio, ya que los ba­ran­da­les tra­di­cio­na­les de cu­nas o ca­mas li­mi­tan los mo­vi­mien­tos y crean ni­ños de­pen­dien­tes de adul­tos. Los mue­bles en ge­ne­ral de­ben ser al ta­ma­ño del ni­ño, así ex­plo­ra­rá y po­drá ob­te­ner sus ju­gue­tes y to­do aque­llo que re­quie­ra sin ayu­da de al­guien más. Por úl­ti­mo, los ju­gue­tes de­ben te­ner un es­pa­cio es­pe­cí­fi­co pa­ra guar­dar­se, ya que es­to va pro­mo­vien­do en el in­fan­te una ló­gi­ca del or­den sin que un adul­to es­té re­cor­dán­do­se­lo con re­ga­ños de ma­ne­ra cons­tan­te.

No hay for­ma más sen­ci­lla de con­cluir es­te pe­que­ño tex­to que vien­do lo cla­ro que sue­na to­do lo an­te­rior. Exis­te una deu­da que has­ta la fe­cha no les he­mos po­di­do pa­gar a los ni­ños y ni­ñas de nues­tros tiem­pos: ofre­cer­les es­pa­cios que real­men­te con­tem­plen sus ne­ce­si­da­des. Pa­ra los que ya no es­ta­mos en años de com­par­tir au­las con más de 40 com­pa­ñe­ri­tos, es muy im­por­tan­te que re­cor­de­mos ese sué­ter, pla­ye­ra o toa­lla que col­ga­ba de una puer­ta de nues­tro cuar­to en la os­cu­ri­dad. El mie­do era to­tal y nues­tra úni­ca sal­va­ción: el gri­to. Cre­ci­mos sien­do edu­ca­dos pa­ra de­pen­der de otros, cam­biar es­ta for­ma de pen­sar y de vi­vir, se­gún Mon­tes­so­ri y el in­te­rio­ris­mo con­tem­po­rá­neo, cues­ta me­nos en lo ma­te­rial que en lo mental.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.