Un tono se­gún la edad

El Diario de Juárez - Espacios - - Niños - Tex­to : Cynthia Ca­ma­cho El Dia­rio

Los es­pa­cios que más cam­bian en una ca­sa son las re­cá­ma­ras de los hi­jos, que al ir cre­cien­do, cam­bian sus ne­ce­si­da­des de es­pa­cio y am­bien­ta­ción.

Co­mo pa­dres, lo pri­me­ro que se quie­re cam­biar es el mo­bi­lia­rio, por ejem­plo, la cu­na o el Moi­sés cam­bian a una ca­ma con re­di­las o pro­tec­cio­nes en los bor­des. Con el pa­so de los años, y la lle­ga­da de nue­vos in­te­gran­tes a la fa­mi­lia, la ca­ma de prees­co­lar se con­vier­te en li­te­ras pa­ra com­par­tir el es­pa­cio.

En re­su­mi­das cuen­tas, esas ha­bi­ta­cio­nes ates­ti­guan el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de los hi­jos, pe­ro se nos ol­vi­da que el co­lor de las ha­bi­ta­cio­nes jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal.

1 RE­CIÉN NA­CI­DO

Mu­chos de no­so­tros ves­ti­mos el cua­tro del re­cién lle­ga­do co­mo la tra­di­ción lo in­di­ca: azul pa­ra los va­ro­nes o ro­sa pa­ra las ni­ñas, pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar que los pri­me­ros me­ses de vi­da la vi­sión de nues­tro be­bé aun no ma­du­ra. Es­ta irá evo­lu­cio­nan­do du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da has­ta que pue­da dis­tin­guir for­mas, dis­tan­cias y co­lo­res.

Su lí­mi­te vi­sual es de 20 o 30 cen­tí­me­tros de dis­tan­cia, así que en es­ta eta­pa los co­lo­res pas­te­les de pre­fe­ren­cia los que ase­me­jan la piel son los idea­les, un co­lor ca­ne­la o are­na por ejem­plo le da­rá la ca­li­dez de la piel de ma­ma y lo ayu­da­rá a sen­tir­se más pro­te­gi­do en ge­ne­ral to­nos neu­tros con tin­tes cá­li­dos son lo más óp­ti­mos, in­clu­si­ve los to­nos pas­tel de ba­ja in­ten­si­dad son los ade­cua­dos .

POR LO GE­NE­RAL LOS NI­ÑOS PER­CI­BEN EL CO­LOR EN DOS ETA­PAS BÁ­SI­CAS:

2 EN LA ETA­PA PREES­CO­LAR

Des­pués de seis me­ses la pre­cep­ción vi­sual del be­bé ya es­tá com­ple­ta y con­for­me va desa­rro­llan­do ha­bi­li­da­des mo­to­ras y de apren­di­za­je co­mien­za es­ta eta­pa don­de co­mien­za a po­ner nombre a los co­lo­res, los re­co­no­ce y les da un va­lor real en es­ta eta­pa. Ya el niño dis­tin­gue los co­lo­res más bri­llan­tes, así co­mo los efec­tos del co­lor en ellos.

Ellos se de­cli­nan por los to­nos más lla­ma­ti­vos, es mo­men­to de pla­near una de­co­ra­ción es­tra­té­gi­ca por­que in­clu­so el niño ya men­cio­na su pre­di­lec­ción por un co­lor es­pe­cí­fi­co.

FUEN­TE: • HRC / Home Re­mo­de­ling Cen­ter AR­QUI­TEC­TO SAL­VA­DOR ÁL­VA­REZ ULLOA • Ca­lle de la Ar­bo­le­da 1165 es­qui­na con bou­le­vard Gó­mez Mo­rín • Frac­cio­na­mien­to Rin­co­nes de San­ta Ri­ta • Te­lé­fono: (656) 411 35 42

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.