Ahí es­tá el de­ta­lle

El Diario de Juárez - Espacios - - Renova -

Una nue­va de­co­ra­ción pue­de cam­biar por com­ple­to el am­bien­te de un lu­gar, es por eso que me­re­ce la pe­na aten­der a cier­tos de­ta­lles que po­drían oca­sio­nar que no se lo­gre el re­sul­ta­do esperado o aca­bes gas­tan­do más de lo que con­tem­pla­ba tu pre­su­pues­to.

Pa­ra que no te su­ce­da, el ar­qui­tec­to Eduar­do De­na Na­va­rro, en­lis­ta los 10 erro­res más co­mu­nes en­tre quie­nes se aven­tu­ran a re­no­var su ca­sa o lu­gar de tra­ba­jo. cuan­do es­to ocu­rre, a la lar­ga, el pro­yec­to se con­vier­te en un ex­pe­ri­men­to más cos­to­so. Pue­de pa­sar que se ten­ga que es­tar pin­tan­do va­rias ve­ces y de di­fe­ren­tes co­lo­res los mu­ros, o pue­de ser que la com­pra apre­su­ra­da de mo­bi­lia­rio y ac­ce­so­rios, sea la cau­sa de que es­tos no re­sul­ten los ade­cua­dos pa­ra el con­jun­to. las per­so­nas sue­len mi­rar fo­to­gra­fías en re­vis­tas o en pá­gi­nas web y to­mar de ca­da es­ti­lo al­gún ele­men­to pa­ra, fi­nal­men­te, com­bi­nar­lo to­do. Si bien, al­gu­nas com­bi­na­cio­nes de tex­tu­ras, co­lo­res y mo­bi­lia­rio pue­den fun­cio­nar, lo más re­co­men­da­ble es ape­gar­se a un es­ti­lo es­pe­cí­fi­co.

los co­lo­res cuen­tan con una psi­co­lo­gía que pue­de afec­tar la ma­ne­ra en que los es­pa­cios son per­ci­bi­dos e in­clu­so el es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas. Lo an­te­rior de­be to­mar­se en cuen­ta pa­ra evi­tar que se ge­ne­re un am­bien­te dis­tin­to al que se desea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.