Re­mo­de­la­ción exi­to­sa

SI QUIE­RES REA­LI­ZAR CAMBIOS EN TU HO­GAR TO­MA EN CUEN­TA A LOS EX­PER­TOS PA­RA QUE LA AVEN­TU­RA NO ACA­BE CON­TI­GO

El Diario de Juárez - Espacios - - Ideas -

An­tes de re­mo­de­lar, el ar­qui­tec­to Eduar­do De­na re­co­mien­da ha­cer­se va­rias pre­gun­tas: ¿Cuál es el ob­je­ti­vo?, ¿el es­pa­cio es muy pe­que­ño?, ¿es po­co ilu­mi­na­do?, ¿se tra­ta sim­ple­men­te de una re­no­va­ción de es­ti­lo?

Lo ideal, ad­vier­te, es que se ten­ga una idea cla­ra de la mo­di­fi­ca­ción que se pre­ten­de ha­cer y con­tar con el ase­so­ra­mien­to de ar­qui­tec­tos y/o di­se­ña­do­res de in­te­rio­res.

“De tra­tar­se de un pro­yec­to in­de­pen­dien­te, por lo me­nos se de­be in­ves­ti­gar en di­fe­ren­tes me­dios so­bre ideas, aca­ba­dos, mo­bi­lia­rio, ac­ce­so­rios, psi­co­lo­gía del co­lor y otros as­pec­tos. De es­te mo­do se pue­de pla­ni­fi­car me­jor el pro­yec­to (ma­te­ria­les, he­rra­mien­tas, mano de obra, tiem­po, cos­tos etc.).”

A con­ti­nua­ción, De­na ex­pli­ca a de­ta­lle los pa­sos pa­ra una re­mo­de­la­ción exi­to­sa

Ase­gu­rar­se de que las es­truc­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes exis­ten­tes (mu­ros, ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas, tu­be­rías, etc.) se en­cuen­tren en buen es­ta­do, pues una re­pa­ra­ción he­cha des­pués de los tra­ba­jos de re­no­va­ción pue­de mer­mar­los y re­sul­tar cos­to­sa.

Te­ner en cuen­ta el re­gla­men­to de cons­truc­ción que apli­que al mu­ni­ci­pio. En al­gu­nos ca­sos, de­pen­dien­do de la mag­ni­tud de la obra se pue­den ge­ne­rar gran­des can­ti­da­des de es­com­bro, mis­mo que el re­gla­men­to de cons­truc­ción de Ciu­dad Juá­rez prohí­be que se en­cuen­tre so­bre la vía pú­bli­ca, sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes y por tiem­po li­mi­ta­do.

En al­gu­nos ca­sos, el pro­yec­to requiere una mo­di­fi­ca­ción ma­yor de los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, que pue­de ir des­de de­rrum­bar mu­ros o crear va­nos pa­ra la ins­ta­la­ción de ven­ta­nas, has­ta una re­con­fi­gu­ra­ción to­tal del es­pa­cio y las ha­bi­ta­cio­nes con­ti­guas. Por ejem­plo, un pro­yec­to que re­quie­ra mo­ver de lu­gar un ba­ño, im­pli­ca­ría re­co­lo­car par­te de la ins­ta­la­ción hi­dro­sa­ni­ta­ria, o in­clu­so re­em­pla­zar­la en su to­ta­li­dad. Pa­ra ta­les fi­nes, un con­tra­tis­ta pue­de ayu­dar a pla­ni­fi­car la obra, así co­mo re­sol­ver pro­ble­mas que se pue­dan pre­sen­tar. En es­tos ca­sos, con­vie­ne apro­ve­char pa­ra ha­cer las re­pa­ra­cio­nes que sean ne­ce­sa­rias, lo que re­pre­sen­ta­ría un po­si­ble aho­rro de ma­te­rial.

Mu­chos de los pa­sos en una re­no­va­ción o re­mo­de­la­ción re­quie­ren de mano de obra es­pe­cia­li­za­da, por lo que NO es un gas­to ex­tra. Mu­chas per­so­nas de­ci­den aho­rrar­se la con­tra­ta­ción de es­ta mano de obra, y ha­cer el tra­ba­jo por su cuen­ta. No obs­tan­te, cuan­do no se tie­ne ex­pe­rien­cia, es­ta de­ci­sión es un error que pue­de cos­tar más al fi­nal. Re­sul­ta me­jor in­ver­tir pa­ra que las ins­ta­la­cio­nes y aca­ba­dos que­den bien, que arries­gar­se a per­der tiem­po, di­ne­ro y ma­te­rial. Por otro la­do, cier­tos tra­ba­jos po­drían po­ner en ries­go la se­gu­ri­dad de quien los eje­cu­ta sin sa­ber lo que es­tá ha­cien­do; tal es el ca­so de la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca o la apli­ca­ción de aca­ba­dos en que se em­plean com­po­nen­tes tó­xi­cos.

EL AN­TES O LA PLA­NI­FI­CA­CIÓN:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.