EL DES­PUÉS O LA DE­CO­RA­CIÓN:

El Diario de Juárez - Espacios - - Ideas -

El úl­ti­mo pa­so es amue­blar el es­pa­cio y ha­cer­lo ha­bi­ta­ble, de mo­do que, pa­ra lo­grar la at­mós­fe­ra desea­da, el mo­bi­lia­rio y ob­je­tos de­ben ir acor­des al es­ti­lo y aca­ba­dos se­lec­cio­na­dos.

En al­gu­nos pro­yec­tos, el cam­bio de mo­bi­lia­rio, co­lor e ilu­mi­na­ción ha­ce gran par­te de la di­fe­ren­cia. Des­de lue­go, hay que re­con­si­de­rar qué pue­de ser re­uti­li­za­do y qué de­be ser desecha­do, pe­ro una re­no­va­ción no su­po­ne des­ha­cer­nos de to­do el mo­bi­lia­rio y ele­men­tos exis­ten­tes, pues es muy pro­ba­ble que al­gu­nos de ellos va­yan en armonía con el nue­vo es­ti­lo.

En cuan­to a la moda, aun­que no es po­si­ble pre­de­cir qué es­ti­los o ele­men­tos per­ma­ne­ce­rán vi­gen­tes, los es­ti­los clá­si­cos son una bue­na op­ción cuan­do lo que se bus­ca es du­ra­bi­li­dad. Las ten­den­cias, en cam­bio, du­ran po­co, de mo­do que si se de­ci­de re­no­var el es­pa­cio de acuer­do con las ten­den­cias, la re­co­men­da­ción es uti­li­zar co­lo­res neu­tros y es­ti­los so­brios pa­ra los ele­men­tos cos­to­sos (co­mo el mo­bi­lia­rio y elec­tro­do­més­ti­cos) mien­tras que los fá­cil­men­te re­em­pla­za­bles–co­mo el co­lor de los mu­ros– pue­den se­guir sin pro­ble­ma, las mo­das.

Fuen­te: Eduar­do De­na ar­qui­tec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.