Haz la me­jor elec­ción

El Diario de Juárez - Especiales - - Día Del Maestro -

Aun­que los re­ga­los son op­cio­na­les, se con­si­de­ra que son una mues­tra de agra­de­ci­mien­to. Cuan­do un ni­ño se sien­te tris­te por­que él o ella no tie­ne nin­gún re­ga­lo pa­ra su maes­tro, lo me­jor es dar un gra­cias o un di­bu­jo que son pre­cio­sos re­ga­los de agra­de­ci­mien­to a cual­quier maes­tro, des­pués de to­do, la in­ten­ción es la que ha­ce la di­fe­ren­cia.

Por otra par­te, mu­chos pa­dres y los ni­ños es­tán en la ron­da pa­ra con­se­guir el re­ga­lo per­fec­to pa­ra ce­le­brar a sus maes­tros, así que aquí al­gu­nos con­se­jos que ayu­da­rán a ele­gir­lo.

In­vo­lu­crar a su hi­jo como un “Sher­lock Hol­mes”.

Ha­ga que su ni­ño ha­ga pre­gun­tas de su maes­tro. ¿Cuál es su co­lor fa­vo­ri­to? ¿Tie­nen un de­por­te fa­vo­ri­to del equi­po? ¿Les gus­ta los ani­ma­les? Es­tas pre­gun­tas po­drían pro­por­cio­nar un buen te­ma pa­ra una taza, un ca­len­da­rio, una plu­ma o una agen­da. ¿Cuá­les son sus pasatiempos fa­vo­ri­tos y tra­ta? Es­tos tam­bién pue­den dar­le al­gu­nas ideas, ta­les como pa­ses de pe­lí­cu­las o un cer­ti­fi­ca­do de re­ga­lo pa­ra pa­lo­mi­tas de maíz y otros ti­pos de tra­ta. Re­ga­los re­la­cio­na­dos a un maes­tro de la pro­fe­sión son úti­les re­ga­los

Las crea­cio­nes de los ni­ños son un éxi­to

Vie­nen des­de el co­ra­zón y de­mues­tran que se to­ma­ron el tiem­po y es­fuer­zo pa­ra ha­cer tal re­ga­lo.

Re­ga­los ca­se­ros

Al igual que las crea­cio­nes de los ni­ños, es­te ti­po de do­na­ción ha to­ma­do tiem­po, es­fuer­zo y, a me­nu­do, im­pli­ca la par­ti­ci­pa­ción de su hi­jo, lo que de­mues­tra el maes­tro de una mu­cho ca­ri­ño y agra­de­ci­mien­to de su hi­jo y us­ted mis­mo.

Las aler­gias de­ben con­si­de­rar­se en to­do mo­men­to

Pre­gún­te­le a la maes­tra, o con su ni­ño de la ayu­da, si él o ella tie­ne aler­gias. La úl­ti­ma co­sa que quie­re ha­cer es dar­les al­go que les en­vía al hos­pi­tal, ta­les como fru­tos se­cos, re­ga­los per­fu­ma­dos como po­pu­rrí y ve­las no pa­ra al­guien alér­gi­co a las fra­gan­cias o afec­ta­dos por el as­ma.

To­man­do no­ta de cier­tos há­bi­tos

¿Tie­ne el maes­tro há­bi­tos como to­mar ca­fé, té o cho­co­la­te? ¿Le gus­ta ce­le­brar las fies­tas con un ár­bol de Na­vi­dad? ¿Co­lec­cio­na pins de­co­ra­ti­vos o te­ner un mon­tón de lla­ves? Un cer­ti­fi­ca­do de re­ga­lo o una tar­je­ta de re­ga­lo de una co­no­ci­da tien­da de ca­fé pue­de ser aco­gi­da con sa­tis­fac­ción por un be­be­dor de ca­fé. Una ca­ja que con­tie­ne di­ver­sos sa­bo­res de té; un ori­gi­nal lla­ve­ro, una ca­ja de cho­co­la­tes, un adorno de Na­vi­dad o un al­fi­ler de­co­ra­ti­vo tam­bién pue­de ser un gran pre­sen­te.

Cual­quier de­ta­lle, gran­de o pe­que­ño ha­rá sen­tir bien al maes­tro (a) de tu hi­jo (a)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.