¿ Qué es lo que ha­ce un buen maes­tro?

El fac­tor más im­por­tan­te pa­ra de­ter­mi­nar la ca­li­dad de la educación de un ni­ño es la ca­li­dad de su men­tor

El Diario de Juárez - Especiales - - Día Del Maestro -

¿Qué es lo que ha­ce a un buen maes­tro? La en­se­ñan­za es uno de los tra­ba­jos más com­pli­ca­dos hoy en día. En­se­ñar re­quie­re co­no­ci­mien­to am­plio de una ma­te­ria, plan de es­tu­dio y es­tán­da­res; en­tu­sias­mo, una for­ma de ser ca­ri­ño­sa y un amor por el apren­di­za­je; co­no­ci­mien­to de tác­ti­cas de dis­ci­pli­na y ma­ne­jo de un sa­lón; y un de­seo de ha­cer una di­fe­ren­cia en las vi­das de los es­tu­dian­tes.

* Los bue­nos maes­tros tie­nen me­tas al­tas pa­ra to­dos sus es­tu­dian­tes. Ellos es­pe­ran que to­dos los es­tu­dian­tes pue­dan y lo­gren ser exi­to­sos en su sa­lón, y no se dan por ven­ci­do con los es­tu­dian­tes que van atra­sa­dos.

* Los bue­nos maes­tros tie­nen objetivos cla­ros y bien es­cri­tos. Los maes­tros efi­ca­ces pla­ni­fi­can las lec­cio­nes que les dan a los es­tu­dian­tes una idea cla­ra de lo que van a apren­der, cuá­les son las ta­reas y cuá­les son las re­glas pa­ra ca­li­fi­car. El maes­tro es con­sis­ten­te en su for­ma de ca­li­fi­car y re­gre­sa las ta­reas co­rre­gi­das a tiem­po.

* Los bue­nos maes­tros es­tán pre­pa­ra­dos y or­ga­ni­za­dos. Ellos lle­gan a sus sa­lo­nes tem­prano lis­tos pa­ra en­se­ñar. Pre­sen­tan las lec­cio­nes en una for­ma cla­ra y es­truc­tu­ra­da. Sus sa­lo­nes es­tán or­ga­ni­za­dos de una for­ma que li­mi­ta las dis­trac­cio­nes.

* Los bue­nos maes­tros mo­ti­van a sus es­tu­dian­tes y les en­se­ñan di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas. Los maes­tros efi­ca­ces usan los he­chos pa­ra en­se­ñar des­de un prin­ci­pio, no has­ta el fi­nal; siem­pre ha­cen pre­gun­tas que em­pie­zan con ?¿por qué??, ven to­das las pers­pec­ti­vas de un asun­to y mo­ti­van a los es­tu­dian­tes a pre­de­cir qué es lo que va a pa­sar. Ellos ha­cen pre­gun­tas a los es­tu­dian­tes fre­cuen­te­men­te pa­ra ase­gu­rar­se que to­dos los es­tu­dian­tes es­tán aten­tos. In­ten­tan mo­ti­var a to­da la cla­se, y no per­mi­ten que unos po­cos es­tu­dian­tes do­mi­nen la cla­se. Man­tie­nen a los es­tu­dian­tes in­tere­sa­dos en apren­der con tác­ti­cas va­ria­das e in­tere­san­tes.

* Los bue­nos maes­tros for­man re­la­cio­nes fuer­tes con sus es­tu­dian­tes y de­mues­tran que les tie­nen afec­to como per­so­nas. Los bue­nos maes­tros son agra­da­bles, ac­ce­si­bles, en­tu­sias­tas y ca­ri­ño­sos.

Los maes­tros con es­tas cua­li­da­des se que­dan des­pués de la es­cue­la y es­tán dis­po­ni­bles pa­ra los es­tu­dian­tes y los pa­dres que los ne­ce­si­ten. Ellos se en­vuel­ven en co­mi­tés es­co­la­res y ac­ti­vi­da­des, y de­mues­tran un com­pro­mi­so con la es­cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.