Cui­da­do con los tím­pa­nos

Es­cu­char mú­si­ca a al­to vo­lu­men pue­de ge­ne­rar da­ños au­di­ti­vos en los jó­ve­nes

El Diario de Juárez - Especiales - - Portada -

El uso de au­dí­fo­nos es ca­da vez más fre­cuen­te en­tre ni­ños y ado­les­cen­tes, sin em­bar­go, el abu­so de es­tos dis­po­si­ti­vos pue­de ge­ne­rar da­ños irre­ver­si­bles al oí­do. Es­to se de­be a que las cé­lu­las ner­vio­sas del oí­do in­terno de­jan de fun­cio­nar cuan­do se les ex­po­ne a rui­dos muy fuer­tes por tiem­pos pro­lon­ga­dos.

“El da­ño au­di­ti­vo en los jó­ve­nes es más fre­cuen­te, hay per­so­nas que se pa­san ho­ras en­te­ras ha­blan­do por te­lé­fono o es­cu­chan­do mú­si­ca con au­dí­fo­nos a muy al­to vo­lu­men, pe­ro lo re­co­men­da­ble son dos ho­ras por día a un so­ni­do mo­de­ra­do”, ex­pli­có Ar­man­do Re­yes Montes de Oca, oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go del Cor­po­ra­ti­vo Hos­pi­tal Ciu­dad Sa­té­li­te.

“Si es­cu­chas mu­cho tiem­po mú­si­ca a al­to vo­lu­men pue­den ge­ne­rar­se unos zum­bi­dos en el oí­do que du­ran ho­ras o has­ta días, pos­te­rior­men­te se em­pie­za a per­der la au­di­ción de for­ma irre­ver­si­ble”.

Ade­más de la pér­di­da de la au­di­ción, el es­pe­cia­lis­ta di­jo que es­tos zum­bi­dos que só­lo es­cu­cha el pa­cien­te pue­den ser ca­da vez más cons­tan­tes.

“El da­ño de los me­ca­nis­mos au­di­ti­vos den­tro del oí­do in­terno pue­de ge­ne­rar­se por una ex­plo­sión cer­ca­na, co­mo por ejem­plo un es­ta­lli­do fuer­te o bien dis­pa­rar ar­mas de fue­go, pe­ro tam­bién por la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a rui­dos in­ten­sos, por ejem­plo, la mú­si­ca o ma­qui­na­ria muy rui­do­sa”, de­ta­lló el mé­di­co.

La pre­ven­ción es lo más im­por­tan­te, por ello el doc­tor Montes de Oca re­co­mien­da no só­lo a los jó­ve­nes sino a la po­bla­ción en ge­ne­ral no uti­li­zar au­dí­fo­nos pa­ra es­cu­char mú­si­ca a vo­lú­me­nes al­tos du­ran­te pe­rio­dos pro­lon­ga­dos.

Es im­por­tan­te se­ña­lar que no to­das las per­so­nas tie­nen la mis­ma sen­si­bi­li­dad au­di­ti­va, por lo que de­ter­mi­nar a qué vo­lu­men es ade­cua­do o no es­cu­char mú­si­ca se con­vier­te en al­go im­po­si­ble.

Ex­pli­có que hay in­di­vi­duos que pue­den te­ner da­ños au­di­ti­vos de ma­ne­ra más rá­pi­da que otros, aun­que se ex­pon­gan al mis­mo rui­do.

El es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ró que los so­ni­dos agu­dos o de tono muy al­to son los más pe­li­gro­sos, por lo que se de­be te­ner mu­cho cui­da­do al es­cu­char mú­si­ca.

“En mu­chos ca­sos los au­dí­fo­nos son los dis­trac­to­res per­fec­tos pa­ra los ni­ños, aho­ra son las ni­ñe­ras elec­tró­ni­cas las que los man­tie­nen tran­qui­los, pe­ro es ma­lo, ya que ca­da vez ve­mos da­ños acús­ti­cos a más tem­pra­na edad, co­mo a los 20 o 30 años”, co­men­tó.

El da­ño de los me­ca­nis­mos au­di­ti­vos den­tro del oí­do in­terno pue­de ge­ne­rar­se por una ex­plo­sión cer­ca­na, co­mo por ejem­plo un es­ta­lli­do fuer­te o bien dis­pa­rar ar­mas de fue­go, pe­ro tam­bién por la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a rui­dos in­ten­sos, por ejem­plo, la mú­si­ca o ma­qui­na­ria muy rui­do­sa”,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.