QUÉ PO­DE­MOS HA­CER

CO­MO PA­DRE O MA­DRE PA­RA AYU­DAR A QUE ES­TA TRAN­SI­CIÓN DE NUES­TROS HI­JOS ADO­LES­CEN­TES SEA LO ME­NOS TRAU­MÁ­TI­CA PO­SI­BLE?

El Diario de Juárez - Especiales - - Escuelas -

1 Ha­blé­mos­les de se­xo. Es in­elu­di­ble eli­mi­nar el ta­bú, aun­que pro­ba­ble­men­te ellos ya se­pan bas­tan­te; re­cor­de­mos esa bro­ma en la que un pa­dre le di­ce a su hi­jo: “Es tiem­po de que hablemos de se­xo” y el hi­jo le res­pon­de: “Di­me qué quie­res sa­ber”.

2 Pre­ven­gá­mos­los so­bre los ries­gos a los que es­tán ex­pues­tos, co­mo el em­ba­ra­zo y las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, co­mo el sida, el VPH, et­cé­te­ra.

3 Apo­yé­mos­los en sus de­ci­sio­nes. Si mues­tran atrac­ción por al­gu­na vo­ca­ción o in­te­rés por al­gún ofi­cio, pro­cu­ré­mos­les ac­ti­vi­da­des que es­tén re­la­cio­na­das, pa­ra que se en­fren­ten de cier­ta ma­ne­ra al mun­do real y com­prue­ben si es lo que real­men­te les gus­ta.

4 Ha­blé­mos­les de ma­ne­ra na­tu­ral de los pro­ble­mas cau­sa­dos por el con­su­mo de dro­gas y ha­gá­mos­les ver que de­ben to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes y que ya es­tán en edad de to­mar la co­rrec­ta.

5 Tra­te­mos de no im­po­ner por­que só­lo con­se­gui­re­mos su re­cha­zo. Pe­ro tam­po­co de­be­mos per­der el rum­bo, los pa­dres so­mos la guía.

6 Pe­ro lo más im­por­tan­te es que desa­rro­lle­mos un fuer­te víncu­lo de co­mu­ni­ca­ción con los hi­jos, pa­ra que exis­ta con­fian­za y ellos sien­tan que tie­nen pro­tec­ción y apo­yo du­ran­te es­ta eta­pa co­no­ci­da co­mo pu­ber­tad y que es cuan­do se ini­cia la ado­les­cen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.