jue­gue­tes di­dác­ti­cos

es­ti­mu­la su ima­gi­na­ción con jue­gos co­mo ser­pien­tes y es­ca­le­ras

El Diario de Juárez - Especiales - - Portada - Adol­fo Ba­quei­ro / El Dia­rio

Hoy en día los ni­ños tie­nen in­tere­ses y ne­ce­si­da­des dis­tin­tas. Pa­re­cie­ra que la di­ver­sión se en­cie­rra de­trás de una pan­ta­lla y que los ju­gue­tes tra­di­cio­na­les han caí­do en el ol­vi­do. La cos­tum­bre de dis­traer a los pe­que­ños con apa­ra­tos elec­tró­ni­cos po­dría no ser tan sa­na co­mo no­so­tros pen­sa­mos ade­más de que ge­ne­ran de­pen­den­cia por su gran can­ti­dad de es­tí­mu­los vi­sua­les.

El psi­có­lo­go Da­niel Rey­na ha tra­ba­ja­do con ni­ños y ado­les­cen­tes des­de ha­ce seis años y di­ce que los ju­gue­tes di­dác­ti­cos son una he­rra­mien­ta pa­ra la es­ti­mu­la­ción tem­pra­na de los ni­ños.

Tan sim­ple co­mo un jue­go de ser­pien­tes y es­ca­le­ras, que con­sis­te en avan­zar por un ta­ble­ro, las es­ca­le­ras se en­cuen­tran en ca­si­llas con bue­nos men­sa­jes, y te cer­can a la me­ta. Por otro la­do las ser­pien­tes tie­nen imá­ge­nes ne­ga­ti­vas y te ale­jan de la ca­si­lla final. De es­ta for­ma al ju­gar el ni­ño re­ci­be un men­sa­je in­cons­cien­te que le ayu­da a for­mar el ca­rác­ter y la mo­ral so­cial.

“Los adul­tos caen en el error de pen­sar que su hi­jo es un ge­nio por sa­ber ma­ne­jar el ce­lu­lar a los cua­tro años, pe­ro el ver­da­de­ro ge­nio es el que di­se­ño el ce­lu­lar pa­ra que cual­quie­ra lo uti­li­ce” acla­ró Rey­na. No hay na­da ma­lo en que jue­guen con gad­gets, co­mo ce­lu­lar, ta­ble­tas o vi­deo­jue­gos, el ver­da­de­ro pro­ble­ma es que lo ha­gan sin su­per­vi­sión ni lí­mi­tes.

El psi­có­lo­go men­cio­na que cuan­do se uti­li­za una ta­ble­ta elec­tró­ni­ca se re­du­ce el mun­do del in­fan­te a diez pul­ga­das, ade­más de que no tie­ne lí­mi­tes, si el jue­go le abu­rre siem­pre pue­de des­car­gar otro. Por otro la­do, Si no sa­be có­mo pa­sar­lo, en in­ter­net es­ta la res­pues­ta por lo cual no re­pre­sen­ta un re­to in­te­lec­tual o fí­si­co.

Hay mu­chas di­fe­ren­cia con los ju­gue­tes tra­di­cio­na­les con los cua­les los pa­dres pue­den par­ti­ci­par en el tiem­po de re­crea­ción de los ni­ños, tam­bién re­pre­sen­tan un re­to in­te­lec­tual que se­rá su­pe­ra­do por el ni­ño y des­pla­za­do en el mo­men­to ade­cua­do del de­sa­rro­llo.

“Los es­tí­mu­los sen­so­ria­les que ex­pe­ri­men­tan con un jue­go di­dác­ti­co los po­ne en con­tac­to con su me­dio am­bien­te y con el mun­do”, di­ce Rey­na.

Un ju­gue­te di­dác­ti­co abre una ga­ma de op­cio­nes ima­gi­na­ti­vas pa­ra un ni­ño, a di­fe­ren­cia de un jue­go que siem­pre fun­cio­na­rá de la mis­ma for­ma.

En la tien­da el Tren Di­dác­ti­co po­de­mos en­con­trar una gran va­rie­dad de to­dos es­tos ju­gue­tes, e in­clu­so una lí­nea de pro­duc­tos me­xi­ca­nos ela­bo­ra­dos en ma­de­ra, ade­más de que las ga­nan­cias que se re­cau­dan en di­cho co­mer­cio sir­ven pa­ra ayu­dar a fi­nan­ciar el pro­gra­ma de guar­de­rías en ca­sa Ca­sas de Cui­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.