EXALUMNO MA­TA A 17 EN ES­CUE­LA

En­tra, dis­pa­ra y sa­le; lo arres­tan una ho­ra des­pués

El Diario de Juárez - - PORTADA -

Irrum­pe en se­cun­da­ria y abre fue­go con­tra es­tu­dian­tes

Par­kland— Un exalumno dis­pa­ró ayer en una es­cue­la se­cun­da­ria de Flo­ri­da y ma­tó al me­nos a 17 per­so­nas mien­tras de­ce­nas de es­tu­dian­tes y maes­tros huían des­pa­vo­ri­dos.

Es la ba­la­ce­ra más le­tal en un plan­tel es­co­lar de Es­ta­dos Uni­dos des­de que un hom­bre ba­leó al per­so­nal y a los alum­nos de una es­cue­la pri­ma­ria en New­town, Con­nec­ti­cut.

Los de­ses­pe­ra­dos pa­dres de fa­mi­lia co­rrie­ron a la se­cun­da­ria Mar­jory Sto­ne­man Dou­glas, cu­yas ins­ta­la­cio­nes fue­ron ro­dea­das por am­bu­lan­cias y un equi­po tác­ti­co de la po­li­cía. Vi­deo to­ma­do en vi­vo mues­tra a res­ca­tis­tas que aten­dían a los he­ri­dos en la ace­ra.

“Es una si­tua­ción ho­rren­da”, di­jo Ro­bert Run­cie, su­per­vi­sor es­co­lar del con­da­do de Bro­ward.

“Es un día es­pan­to­so pa­ra no­so­tros”.

La po­li­cía de­tu­vo sin in­ci­den­tes a un sos­pe­cho­so de 19 años de edad más o me­nos una ho­ra des­pués de que sa­lió de la es­cue­la, in­for­ma­ron las au­to­ri­da­des.

El je­fe de po­li­cía del con­da­do de Bro­ward, Scott Is­rael, di­jo que el sos­pe­cho­so, quien ha­bía si­do ex­pul­sa­do por mo­ti­vos dis­ci­pli­na­rios, te­nía al me­nos un fusil y va­rios car­ga­do­res. In­di­có que la ma­yo­ría de las víc­ti­mas mu­rie­ron den­tro del edi­fi­cio, aun­que tam­bién hu­bo de­ce­sos en el ex­te­rior.

El per­pe­tra­dor fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ni­ko­las Cruz, di­jo un fun­cio­na­rio fe­de­ral al tan­to de la pes­qui­sa, el cual ha­bló ba­jo con­di­ción de guar­dar el ano­ni­ma­to de­bi­do a que no es­tá au­to­ri­za­do a re­ve­lar in­for­ma­ción.

El día co­men­zó de ma­ne­ra ha­bi­tual en la es­cue­la, don­de se reali­zó un si­mu­la­cro de in­cen­dio por la ma­ña­na, y los es­tu­dian­tes es­ta­ban en cla­ses al­re­de­dor de las 2:30 de la tar­de cuan­do la alar­ma se ac­ti­vó de nue­va cuen­ta.

Noah Par­ness, un es­tu­dian­te de 17 años, di­jo que él y otros alum­nos sa­lie­ron tran­qui­la­men­te ha­cia las zo­nas de­sig­na­das cuan­do de re­pen­te es­cu­chó va­rias de­to­na­cio­nes.

“Vi­mos a va­rios maes­tros ba­jar co­rrien­do por las es­ca­le­ras, y en­ton­ces to­do el mun­do co­men­zó a co­rrer”, co­men­tó Par­ness. “Yo sal­té una bar­da”.

Beth Fein­gold di­jo que su hi­ja Brit­ta­ni le en­vió un men­sa­je de tex­to a las 2:32 de la tar­de que de­cía: “Es­ta­mos en có­di­go ro­jo. Es­toy bien”, pe­ro más tar­de le man­dó otro que de­cía: “Ma­má, ten­go tan­to mie­do”.

Brit­ta­ni pu­do es­ca­par de la es­cue­la po­co des­pués, pe­ro si­guió co­rrien­do a lo lar­go de una ave­ni­da im­por­tan­te du­ran­te al­gún tiem­po. El plan­tel es uno de los más gran­des del con­da­do con cer­ca de 3 mil es­tu­dian­tes.

Den­tro de la es­cue­la, los alum­nos es­cu­cha­ron fuer­tes de­to­na­cio­nes a me­di­da que el agre­sor dis­pa­ra­ba. Mu­chos de ellos se es­con­die­ron ba­jo sus es­cri­to­rios o en ar­ma­rios y atran­ca­ron las puer­tas.

Imá­ge­nes de te­le­vi­sión en vi­vo mos­tra­ron a los es­tu­dian­tes que sa­lían de la es­cue­la en una so­la fi­la y las ma­nos so­bre la ca­be­za, a me­di­da que los po­li­cías los ex­hor­ta­ban a des­alo­jar con ra­pi­dez. Los pa­dres de fa­mi­lia se apre­su­ra­ron a lle­gar al lu­gar.

Cae­sar Fi­gue­roa di­jo que cuan­do lle­gó a la es­cue­la pa­ra ver có­mo es­ta­ba su hi­ja de 16 años vio a los po­li­cías con ame­tra­lla­do­ras mien­tras se apro­xi­ma­ban al cam­pus.

“Mi es­po­sa lla­mó y me di­jo que ha­bía un ti­ro­teo, y que la es­cue­la es­ta­ba ce­rra­da. Me pu­se en ca­mino y vi he­li­cóp­te­ros... Era una lo­cu­ra y mi hi­ja no con­tes­ta­ba su te­lé­fono”. Fi­nal­men­te ella le en­vió un men­sa­je de tex­to en el que le di­jo que es­ta­ba ocul­ta con otros ami­gos en un ar­ma­rio.

El hi­jo de 17 años de Len Mu­rray, un es­tu­dian­te de se­gun­do año, les en­vió a sus pa­dres un ate­rra­dor men­sa­je de tex­to: “Ma­má y pa­pá, hay dis­pa­ros en la es­cue­la. Afue­ra se es­cu­chan las si­re­nas de la po­li­cía. Es­toy en el au­di­to­rio y las puer­tas es­tán ce­rra­das”. Mi­nu­tos des­pués vol­vió a es­cri­bir: “Es­toy bien”.

Mu­rray di­jo que se apre­su­ró ha­cia la es­cue­la y que las au­to­ri­da­des le mar­ca­ron el al­to de­ba­jo de un puen­te de la au­to­pis­ta, des­de don­de se ve el lu­gar. Di­jo que le pi­dió a su hi­jo que aho­rra­ra la ba­te­ría de su te­lé­fono y de­ja­ra de en­viar men­sa­jes.

Las au­to­ri­da­des les pi­die­ron a los pa­dres que se reunie­ran en un ho­tel cer­cano, don­de re­ci­bi­rían in­for­ma­ción.

“Ten­go mie­do por los otros pa­dres que es­tán aquí. Se les ve la preo­cu­pa­ción en el ros­tro. To­do el mun­do pre­gun­ta: ¿Has sa­bi­do de tu hi­jo?”, in­di­có Mu­rray.

Di­jo que só­lo una co­sa pa­sa­ba por su men­te des­de que re­ci­bió el men­sa­je de su hi­jo: “Ge­ne­ral­men­te le di­go ‘Te quie­ro’, pe­ro no lo hi­ce es­ta ma­ña­na. Tie­ne 17 años, es­tá en esa edad, y no se lo di­je es­ta ma­ña­na, y me se­guía la­men­tan­do una y otra vez. Dí­gan­lo a me­nu­do, sé lo que les di­go”.

Vi­ven pa­dres y es­tu­dian­tes mi­nu­tos de pá­ni­co

au­to­ri­da­des apo­ya­dos por maes­tros eva­cuan la ins­ti­tu­ción

tras­la­do de las víc­ti­mas

es­ce­nas de an­gus­tia y do­lor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.