Con­vier­te El­ba pri­sión do­mi­ci­lia­ria en des­pa­cho

Juez le res­trin­ge vi­si­tas y co­mu­ni­ca­ción por te­lé­fono y elec­tró­ni­ca

El Diario de Juárez - - PAÍS -

Ciu­dad de Mé­xi­co— A pe­ti­ción de la PGR, que se que­jó de que El­ba Esther Gor­di­llo con­vir­tió su pri­sión do­mi­ci­lia­ria en una “ofi­ci­na de des­pa­cho”, un juez fe­de­ral de­ci­dió im­po­ner un ré­gi­men más res­trin­gi­do pa­ra sus vi­si­tas y le prohi­bió co­mu­ni­car­se vía te­le­fó­ni­ca o elec­tró­ni­ca con per­so­nas que no es­tén au­to­ri­za­das ju­di­cial­men­te.

El juez Sex­to de Dis­tri­to en Pro­ce­sos Pe­na­les Fe­de­ra­les, Ale­jan­dro Ca­ba­lle­ro Vér­tiz, le dio un pla­zo de 24 ho­ras a la maes­tra pa­ra que le en­tre­gue el nom­bre, iden­ti­fi­ca­ción ofi­cial y com­pro­ban­te de do­mi­ci­lio de sus vi­si­tan­tes, así co­mo el ca­rác­ter en que acu­di­rán a ver­la.

“De­be­rá se­ña­lar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, co­mo en su ca­so te­lé­fono, que uti­li­za­rá pa­ra co­mu­ni­car­se úni­ca­men­te con las per­so­nas pre­via­men­te au­to­ri­za­das”, se­ña­ló.

“En ca­so de no dar cum­pli­mien­to a lo or­de­na­do, se sus­pen­de­rán tem­po­ral­men­te las vi­si­tas de fa­mi­lia­res y ami­gos de bue­na repu­tación, has­ta en tan­to se ha­ga del co­no­ci­mien­to los da­tos an­tes re­que­ri­dos”.

Si bien Ca­ba­lle­ro im­pu­so un con­trol ma­yor a las co­mu­ni­ca­cio­nes y vi­si­tas de Gor­di­llo, al mis­mo tiem­po ne­gó la au­to­ri­za­ción pa­ra vol­ver­le a co­lo­car el bra­za­le­te elec­tró­ni­co, una pe­ti­ción que tam­bién hi­zo la PGR.

Se­gún el acuer­do del juez, las vi­si­tas y co­mu­ni­ca­cio­nes te­le­fó­ni­cas o elec­tró­ni­cas de la maes­tra só­lo se­rán per­mi­ti­das con las per­so­nas pre­via­men­te au­to­ri­za­das y, en el ca­so de sus abo­ga­dos y per­so­nas de con­fian­za, de­be­rán de­mos­trar tal ca­rác­ter an­te los ele­men­tos de la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal en­car­ga­dos de la vi­gi­lan­cia.

“Se prohí­be a las per­so­nas au­to­ri­za­das pa­ra vi­si­tar­la el in­gre­so al in­mue­ble que ha­bi­ta ac­tual­men­te con cual­quier ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción, co­mo en su ca­so teléfonos, lap­tops, ta­ble­tas di­gi­ta­les, dis­po­si­ti­vos de al­ma­ce­na­mien­to, en­tre otros”, di­ce otra de las res­tric­cio­nes.

El juz­ga­dor ade­más es­ta­ble­ció un horario pa­ra las vi­si­tas, se­rá de las 9:00 a las 20:00 ho­ras, sal­vo even­tua­li­da­des.

Mar­co An­to­nio del To­ro, abo­ga­do de Gor­di­llo, di­jo que va a re­cu­rrir es­te acuer­do del juez por­que es vio­la­to­rio de la pri­va­ci­dad e in­ti­mi­dad de su clien­te.

“¿Pre­ten­den in­gre­sar los po­li­cías y es­tar che­can­do el te­lé­fono? Eso no pue­de ser, eso es pa­té­ti­co, ¿y la compu­tado­ra y co­rreos elec­tró­ni­cos? Esa es una vio­la­ción al do­mi­ci­lio por­que la pri­sión do­mi­ci­lia­ria tie­ne so­la­men­te un pro­pó­si­to, que es que no sal­ga de allí”, co­men­tó.

En el es­cri­to que pre­sen­tó el pa­sa­do jue­ves al juez fe­de­ral Ale­jan­dro Ca­ba­lle­ro Vér­tiz, pa­ra pe­dir un ma­yor con­trol de su pri­sión do­mi­ci­lia­ria, la PGR se que­jó que Gor­di­llo ha­ya con­ver­ti­do su de­par­ta­men­to de Po­lan­co en una “ofi­ci­na de des­pa­cho” en la que in­clu­so re­ci­be has­ta 10 per­so­nas por día.

La ex­di­ri­gen­te de los maes­tros en su cau­ti­ve­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.