De Alas­ka a Pa­ta­go­nia. ¿Có­mo se re­co­rre un con­ti­nen­te?

El Diario de Juárez - - OPINIÓN -

Con­se­guir un ob­je­ti­vo re­quie­re cla­ri­dad, es­tra­te­gia, de­ter­mi­na­ción, re­cur­sos, con­fian­za. En el día a día la ne­ce­si­dad im­pul­sa a cum­plir las me­tas in­me­dia­tas mien­tras que el pro­pio gru­po fa­ci­li­ta las la­bo­res a lar­go pla­zo si­mi­la­res a las de otros miem­bros de la so­cie­dad. Los de­seos de per­te­nen­cia y de re­co­no­ci­mien­to mar­can la pau­ta a la ho­ra de em­bar­car­nos en ac­tos apro­ba­dos por los de­más o de evi­tar com­por­ta­mien­tos que sean mal vis­tos. Es­tu­dia­mos, tra­ba­ja­mos, for­ma­mos una fa­mi­lia.

Pe­ro cuan­do se tra­ta de ob­je­ti­vos más am­bi­cio­sos o fue­ra de lo co­mún la cla­ve no es tan sen­ci­lla. Ha­ce po­co leí un li­bro so­bre un me­xi­cano que via­jó en bi­ci­cle­ta des­de Alas­ka has­ta Tie­rra del Fue­go en el 2015. Hi­zo 117 días, ca­si cua­tro me­ses pe­da­lean­do 10 ho­ras dia­rias con­tra re­loj a lo lar­go de 28 mil ki­ló­me­tros.

Cu­rio­sa­men­te, cuen­ta Car­los San­ta­ma­ría en “La ru­ta que cam­bió mi vi­da”, en Ca­na­dá y en Es­ta­dos Uni­dos la gen­te lo fe­li­ci­ta­ba o lo ani­ma­ba las oca­sio­nes cuan­do co­men­tó su tra­ve­sía. En cam­bio, di­ce, en Mé­xi­co la res­pues­ta re­gu­lar lle­ga­ba en for­ma de in­te­rro­gan­te: “¿es una man­da?”.

Creo que ya en­ten­dí par­te de la ra­zón de la di­fe­ren­cia en el nú­me­ro de me­da­llas olím­pi­cas con nues­tros ve­ci­nos del Nor­te. No, no se tra­ta de una com­pe­ten­cia, pe­ro es­tas anéc­do­tas re­fle­jan una men­ta­li­dad me­xi­ca­na con la cual apa­ren­te­men­te no se con­ci­ben los desafíos ma­yo­res. Y si a ni­vel in­di­vi­dual no so­mos ca­pa­ces de rom­per es­que­mas, de po­ner­nos re­tos, de creer po­der vi­vir nues­tro po­ten­cial al má­xi­mo, de abrir ca­mi­nos, de te­ner ini­cia­ti­va, de ima­gi­nar po­si­bi­li­da­des, de so­ñar, ¿po­dre­mos vi­sua­li­zar si­quie­ra una so­cie­dad me­jor? Es la di­fe­ren­cia en­tre ver un es­fuer­zo ar­duo co­mo pe­ni­ten­cia o triun­fo, de con­si­de­rar pro­ble­ma o desafío una la­bor di­fí­cil.

Ob­via­men­te las me­tas gran­des re­quie­ren ma­yor es­fuer­zo. Pe­ro se lo­gran po­co a po­co. Al­can­zar­las, asi­mis­mo, pa­re­ce más via­ble si se tie­ne ex­pe­rien­cia pre­via en pro­yec­tos exi­to­sos. Y con­tar con un sis­te­ma ade­cua­do de apo­yo pue­de mar­car la gran di­fe­ren­cia. Tam­bién tie­nen par­ti­cu­la­ri­da­des es­pe­cia­les.

El via­je de San­ta­ma­ría es un ejem­plo de lo que se pue­de lo­grar a pe­sar de la ca­ren­cia de res­pal­do ofi­cial o de pa­tro­ci­na­do­res. No fal­ta­ron los im­pre­vis­tos, los con­tra­tiem­pos. Lle­gó el mo­men­to cuan­do cum­plir su ob­je­ti­vo se tra­tó de una lu­cha in­ter­na con­tra el can­san­cio fí­si­co y men­tal.

Al fi­nal, na­rra el ci­clis­ta, cru­zó la me­ta sin fan­fa­rrias ni cá­ma­ras es­pe­rán­do­lo: só­lo su her­ma­na y su cu­ña­do aplau­dían son­rien­tes. Los tres se abra­za­ron mien­tras él tem­bla­ba de frío, cuen­ta.

Es­to tam­bién cons­ti­tu­ye una lec­ción so­bre los ob­je­ti­vos am­bi­cio­sos. A ve­ces se cum­plen sin rui­do al­guno, no sien­do por ello me­nos im­por­tan­tes. En el ca­so de San­ta­ma­ría, él rom­pió un ré­cord Guin­ness, pe­ro exis­ten triun­fos que no re­ci­ben re­co­no­ci­mien­to o tie­nen un im­pac­to más su­til. Co­mo se­res hu­ma­nos y ciu­da­da­nos, nos con­vie­ne re­cor­dar­lo: los gran­des lo­gros que nos ha­cen cre­cer pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­dos en su mo­men­to pe­ro su po­ten­cial trans­for­ma­dor se re­fle­ja­rá tar­de o tem­prano.

Me­jo­rar la so­cie­dad re­quie­re ob­je­ti­vos gran­des y pe­que­ños. ¿Qué tal si po­ne­mos ma­yor aten­ción a quie­nes los cum­plen? Si­ga­mos su ejem­plo. Qui­zá sen­tir­nos más ca­pa­ces sea cues­tión de fi­jar a cons­cien­cia me­tas con las cua­les va­ya­mos au­men­tan­do nues­tras téc­ni­cas pa­ra lo­grar lo que nos pro­po­ne­mos. En­ton­ces no de­ja­ría­mos tan­tas co­sas a me­dias y ca­da lo­gro re­for­za­ría nues­tra con­fian­za en vez de la frus­tran­te sen­sa­ción de im­po­ten­cia. Com­pren­de­ría­mos la ne­ce­si­dad de res­pal­dar pa­ra lle­gar más le­jos, mu­cho más le­jos. Y se no­ta­ría a ni­vel co­lec­ti­vo. En la úl­ti­ma se­ma­na, ha­blan­do de ejem­plos, El Diario pu­bli­có dos no­tas que sir­ven de ins­pi­ra­ción. Por una par­te, los jua­ren­ses Ma­nuel Ale­jan­dro Re­sén­dez Lan­da y Jés­si­ca Bo­ni­lla Es­cá­pi­te ga­na­ron me­da­llas de oro en la Co­pa Fe­de­ra­ción de Ci­clis­mo de Pis­ta y Ru­ta. Ade­más, Fe­li­pe Montilla e Iri­neo Silva par­tie­ron en mo­to­ci­cle­ta en un via­je de 60 días rum­bo a la Pa­ta­go­nia co­mo tri­bu­to a Jo­sé Ma­nuel Or­tiz, su ami­go y com­pa­ñe­ro de Cen­tau­ros de Juá­rez que en el 2016 mu­rió atro­pe­lla­do por un con­duc­tor ebrio du­ran­te un re­co­rri­do lo­cal del gru­po. Ini­cia­ron así un pro­yec­to que ha­bían pla­nea­do los tres jun­tos.

Al pa­re­cer la bi­ci­cle­ta y las tra­ve­sías con­ti­nen­ta­les son lo de hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.