Vir­tu­des bur­gue­sas

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - Ser­gio Sar­mien­to Periodista Twitter: @Ser­gio­sar­mien­to

La vi­da ca­pi­ta­lis­ta mo­der­na es­tá sa­tu­ra­da de amor." Deir­dre Mc­clos­key

Ciu­dad de Mé­xi­co.-se en­cuen­tra en Mé­xi­co una eco­no­mis­ta es­ta­dou­ni­den­se que re­sul­ta in­có­mo­da pa­ra la de­re­cha y pa­ra la iz­quier­da. Deir­dre Mc­clos­key es una ver­da­de­ra li­be­ral, una mu­jer que cree en la li­ber­tad del in­di­vi­duo pa­ra to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes tan­to en lo eco­nó­mi­co co­mo en lo mo­ral. Su li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co en­fu­re­ce a la iz­quier­da, su li­be­ra­lis­mo éti­co agra­via a la de­re­cha.

Mc­clos­key ob­tu­vo su li­cen­cia­tu­ra y doc­to­ra­do en eco­no­mía en Har­vard. Fue, jun­to a Mil­ton Fried­man y Ar­nold Har­ber­ger, una de las gran­des es­tre­llas de la Es­cue­la de Chica­go que reivin­di­có la eco­no­mía li­be­ral. Só­lo que en­ton­ces se lla­ma­ba Do­nald. y era hom­bre. En 1995, des­pués de una pro­fun­da re­fle­xión, reali­zó un cam­bio de se­xo. Te­nía 53 años de edad. Con­ver­tir­se en mu­jer la lle­vó a per­der a su fa­mi­lia, en un do­lo­ro­so pro­ce­so que ha do­cu­men­ta­do en el li­bro Cros­sing: A Me­moir (1999).

De jo­ven, se dio a co­no­cer co­mo his­to­ria­dor eco­nó­mi­co. Sus pri­me­ros li­bros do­cu­men­ta­ron los ini­cios del ca­pi­ta­lis­mo en la Gran Bre­ta­ña. Los úl­ti­mos ofre­cen re­fle­xio­nes fi­lo­só­fi­cas so­bre la eco­no­mía y la li­ber­tad. En es­pa­ñol, el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca ha pu­bli­ca­do Las vir­tu­des bur­gue­sas: éti­ca pa­ra la era del co­mer­cio (2015), don­de afir­ma que el ca­pi­ta­lis­mo no só­lo ha si­do bueno en lo eco­nó­mi­co, al res­ca­tar a mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas de la po­bre­za, sino en lo éti­co, al ge­ne­rar las "vir­tu­des bur­gue­sas" ne­ce­sa­rias pa­ra cons­truir una so­cie­dad más prós­pe­ra y más jus­ta. "El ca­pi­ta­lis­mo no ha co­rrom­pi­do nues­tras al­mas. Las ha me­jo­ra­do."

Deir­dre se con­si­de­ra cris­tia­na, pro­gre­sis­ta y li­ber­ta­ria, pe­ro ge­ne­ra con­tro­ver­sias don­de­quie­ra que va. Es­ta se­ma­na en Mé­xi­co al­gu­nas uni­ver­si­da­des can­ce­la­ron sus pre­sen­ta­cio­nes tras en­te­rar­se que es tran­se­xual. En otras fue cues­tio­na­da por sos­te­ner que la po­bre­za, y no la igual­dad, es el te­ma éti­co sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la eco­no­mía. Mc­clos­key es­tu­vo en el ITAM, la Li­bre­ría Ro­sa­rio Cas­te­lla­nos del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca y el CIDE. Es­te fin de se­ma­na es­ta­rá en la Ala­mos Allian­ce de So­no­ra, una reunión de eco­no­mis­tas.

Mc­clos­key ha cri­ti­ca­do a Tho­mas Pi­ketty, quien en El capital en el si­glo XXI afir­mó que la de­sigual­dad ha es­ta­do cre­cien­do en los paí­ses desa­rro­lla­dos y de­be ser co­rre­gi­da. Se­gún ella, el fran­cés só­lo ha com­pro­ba­do un au­men­to de la de­sigual­dad en tres paí­ses, el Reino Unido, los Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, don­de la cre­cien­te de­sigual­dad no se de­be al ca­pi­ta­lis­mo sino a un "se­mi­so­cia­lis­mo", co­mo el que se ha apli­ca­do en Lon­dres al res­trin­gir la nue­va cons­truc­ción lo que ha he­cho que se dis­pa­ren los precios de los bie­nes raí­ces.

Di­ce Mc­clos­key que Pi­ketty se equi­vo­ca al con­si­de­rar la ri­que­za, en lu­gar del in­gre­so, pa­ra su de­fi­ni­ción de de­sigual­dad; por eso el pre­cio de los bie­nes raí­ces tie­ne un pa­pel tan im­por­tan­te en sus cálcu­los. La ma­yor par­te del in­gre­so en las so­cie­da­des desa­rro­lla­das, sin em­bar­go, pro­vie­ne del capital hu­mano y no del fí­si­co. De he­cho, he­mos vi­vi­do un pe­río­do que ella lla­ma el Gran En­ri­que­ci­mien­to: "El ca­pi­ta­lis­mo ha he­cho a los trabajadores 20 o 100 ve­ces más prós­pe­ros que sus an­te­pa­sa­dos de 1800."

Pa­ra es­ta eco­no­mis­ta de 75 años de edad, que per­dió a su fa­mi­lia por con­ver­tir­se en mu­jer, el ca­pi­ta­lis­mo es vir­tuo­so no só­lo por­que es efi­caz y ha res­ca­ta­do a mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas de la po­bre­za, sino por­que res­pe­ta las de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les. Es­ta li­ber­tad es fun­da­men­tal pa­ra los se­res hu­ma­nos. In­clu­so pa­ra amar.

De­ses­ta­bi­li­za­do­ra

Se en­cuen­tra en pri­sión do­mi­ci­lia­ria, pe­ro la PGR pi­dió res­trin­gir las vi­si­tas y co­mu­ni­ca­cio­nes de El­ba Esther Gor­di­llo por­que su in­fluen­cia mo­ral po­dría "des­es­ta­bi­li­zar la paz y se­gu­ri­dad del Es­ta­do me­xi­cano". ¿Es un re­co­no­ci­mien­to de que fue pro­ce­sa­da por ra­zo­nes po­lí­ti­cas y no por ope­ra­cio­nes con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.