Im­pe­ra­ti­vo que se de­vuel­va to­do lo ro­ba­do

Aho­ra co­rres­pon­de­rá a los di­fe­ren­tes ac­to­res po­lí­ti­co-elec­to­ra­les bus­car la re­con­ci­lia­ción que tan­to nos ha las­ti­ma­do en múl­ti­ples ám­bi­tos

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - Be­ni­to abraham oroz­co

Una vez pa­sa­das las elec­cio­nes del 1 de ju­lio, y ami­no­ra­dos en gran me­di­da los en­co­nos pro­vo­ca­dos en la dispu­ta elec­to­ral, aho­ra co­rres­pon­de­rá a los di­fe­ren­tes ac­to­res po­lí­ti­co-elec­to­ral es bus­car­la re­con­ci­lia­ción que tan­to nos ha las­ti­ma­do en múl­ti­ples ám­bi­tos.

Pa­ra tal pro­pó­si­to, indudablemente se re­quie­re de un buen en­ten­di­mien­to con y en­tre la cla­se política y em­pre­sa­rial, pues fi­nal­men­te ellos son quie­nes in­flu­yen pre­pon­de­ran­te men­te en el rum­bo eco­nó­mi­co del país. En sus ma­nos se en­cuen­tra el ofre­cer a la so­cie­dad las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra su bie­nes­tar.

Se­gu­ra­men­te tam­bién se bus­ca­rá la dis­ten­sión con las cúpulas de otros sec­to­res que igual­men­te se en­cuen­tran re­sen­ti­dos por las pos­tu­ras adop­ta­das en el trans­cur­so del pro­ce­so elec­to­ral ya con­clui­do, pues los agra­vios ver­ti­dos des­de las pre­cam­pa­ñas no fue­ron me­no­res. En otras pa­la­bras, “se die­ron con to­do”.

No obs­tan­te, la re­con­ci­lia­ción prin­ci­pal­de­be ser con el pue­blo en ge­ne­ral, pues es és­te quien ha pa­de­ci­do los es­tra­gos de las en­quis­ta­das co­rrup­te­las que a dies­tra y si­nies­tra se han ve­ni­do co­me­tien­do con el era­rio. Es quien ha te­ni­do que li­diar con el des­pre­cio de fun­cio­na­rios pú­bli­cos ne­fas­tos, que só­lo se han in­tere­sa­do en me­drar pa­ra be­ne­fi­cio pro­pio y de sus fa­mi­lias.

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año, en el ar­tícu­lo “Ha­blan­do de co­rrup­ción: ¿qué tal un bo­rrón y cuen­ta nue­va?”, pro­pu­se que an­te la co­yun­tu­ra de har­taz­go de la so­cie­dad, y an­te el cam­bio de Go­bierno fe­de­ral y go­bier­nos es­ta­ta­les –en al­gu­nas en­ti­da­des- pa­ra el pre­sen­te año, se­ría per­ti­nen­te ir pen­san­do y di­se­ñan­do un bo­rrón y cuen­ta nue­va en ma­te­ria de co­rrup­ción (en­tre otras me­di­das pa­ra sa­car ade­lan­te a nues­tro país), em­pe­zan­do de ce­ro en el mar­co de una am­nis­tía en la que, aque­llos ser­vi­do­res o ex­ser­vi­do­res pú­bli­cos, em­pre­sa­rios, par­ti­cu­la­res, etc., que sean o ha­yan si­do co­rrup­tos, con­fie­sen y de­vuel­van to­do lo ad­qui­ri­do o con­do­na­do in­de­bi­da­men­te, sin que pos­te­rior­men­te les sean per­do­na­dos de­li­tos que no ha­yan da­do a co­no­cer en esa opor­tu­ni­dad úni­ca.

De ser de­vuel­tos esos mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de los que ac­tual­men­te es­tán disfrutando un sin­nú­me­ro de “res­pe­ta­bles” per­so­na­jes de la vi­da na­cio­nal, es­ta­tal y mu­ni­ci­pal, y se re­in­te­gra­ran a la so­cie­dad en hos­pi­ta­les, me­di­ci­nas, es­cue­las, ca­rre­te­ras, pre­sas, vi­vien­das ver­da­de­ra­men­te dig­nas, transporte pú­bli­co efi­cien­te, trac­to­res pa­ra el cam­po, fuen­tes de em­pleo, be­cas, etc.; esa se­ría la me­jor ma­ne­ra de re­con­ci­liar­se con el pue­blo. Ese se­ría un verdadero ac­to de jus­ti­cia pa­ra nues­tra las­ti­ma­da pa­tria.

¿Có­mo con­ce­bir a un tra­ba­ja­dor que ca­re­ce de lo ne­ce­sa­rio pa­ra ofre­cer­les a sus hi­jos edu­ca­ción, ves­ti­do, ali­men­ta­ción, es­par­ci­mien­to, etc., mien­tras los co­rrup­tos ofre­cen a sus vás­ta­gos ca­rros de lu­jo, via­jes sun­tuo­sos, edu­ca­ción en cos­to­sos co­le­gios, en­tre otros be­ne­fi­cios?

¿Se­rá jus­to que mien­tras una hu­mil­de ama de ca­sa bus­ca ofer­tas que pue­dan per­mi­tir­le ves­tir mo­des­ta­men­te a su fa­mi­lia, las em­pe­ri­fo­lla­das “da­mas de so­cie­dad” acu­dan a tien­das de lu­jo en el país o en el ex­tran­je­ro a ad­qui­rir ro­pa de diseñador con el di­ne­ro que es de to­dos? ¿Por qué per­mi­tir que esos sá­tra­pas se que­den con lo que tan­to le ha cos­ta­do al pue­blo?

Pa­ra ver­da­de­ra­men­te re­di­mir a los me­xi­ca­nos, es im­pres­cin­di­ble que se les de­vuel­va to­do lo que les per­te­ne­ce, con­si­de­ran­do se­ria­men­te ese bo­rrón y cuen­ta nue­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.