LA CO­LUM­NA de El Dia­rio

El Diario de Juárez - - OPINIÓN -

Ape­nas 981 vo­tos se­pa­ra­ron fi­nal­men­te a Ja­vier Gon­zá­lez Moc­ken fren­te a Ar­man­do Ca­ba­da pa­ra al­zar­se con el triun­fo por la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal.

Son múl­ti­ples los ele­men­tos que se hicieron pre­sen­tes du­ran­te el con­teo y los te­dio­sos, lar­gos y su­fri­dos re­cuen­tos de vo­tos pa­ra sos­pe­char de co­chu­po, prin­ci­pal­men­te atri­bui­bles al Ins­ti­tu­to Es­ta­tal Elec­to­ral y a la Asam­blea Mu­ni­ci­pal ma­ne­ja­dos por Ja­vier Co­rral Ju­ra­do y sus cha­la­nes en di­chos ór­ga­nos, Ri­car­do Gán­da­ra y Ser­gio Ma­de­ro.

Pe­ro ex­tra­ña­men­te di­cho fe­nó­meno de frau­de no era pa­ra en­fi­lar el triun­fo ha­cia el can­di­da­to de la coa­li­ción Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria, sino pa­ra per­ver­tir el pro­ce­so e in­ten­tar anu­lar­lo.

Aho­ra la ma­du­rez de­be pre­va­le­cer en­tre los dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos, Ca­ba­da y Moc­ken, y de sus se­gui­do­res, bus­car vuel­ta a la pá­gi­na y pri­vi­le­giar el in­te­rés de los jua­ren­ses. Más que nun­ca hoy fren­te a un enemi­go de Juá­rez co­mo es el go­ber­na­dor Co­rral, de­ben dar­se la mano y transitar ha­cia el cam­bio de po­de­res sin es­tri­den­cias y sin obs­tácu­los.

Des­de lue­go, la no­che de ayer de­bió ser de re­fle­xión y aná­li­sis nu­mé­ri­co pro­fun­do por par­te del equi­po de Ar­man­do, con­si­de­ran­do to­do el de­re­cho a la de­fen­sa ju­rí­di­ca pos­te­rior en ca­so que así sea con­si­de­ra­do.

*** Las cir­cuns­tan­cias por to­dos la­dos ne­ga­ti­vas obli­gan a cam­bio ra­di­cal de ti­món pe­ro la com­ple­ja per­so­na­li­dad de Ja­vier Co­rral Ju­ra­do apli­ca­da en su con­duc­ta política es im­pen­sa­ble que va­ya más allá de un ais­la­do co­men­ta­rio po­si­ti­vo en Cam­bio 16, re­la­cio­na­do es­te con su asis­ten­cia a la reunión de la Con­fe­ren­cia Na­cio­nal de Go­ber­na­do­res (Co­na­go) que en­ca­be­zó en la Ciu­dad de Mé­xi­co el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

De­bió Co­rral tra­gar bo­li­tas tan­to pa­ra asis­tir a ese en­cuen­tro co­mo pa­ra pe­dir a sus su­bor­di­na­dos la pu­bli­ca­ción se­ña­la­da. Al­go así co­mo un Trump pa­ra los in­gle­ses. Ha pe­lea­do prác­ti­ca­men­te con to­dos los go­ber­na­do­res a es­ca­so año y nue­ve me­ses de su ad­mi­nis­tra­ción.

En la vís­pe­ra cri­ti­có se­ve­ra­men­te a los miem­bros de la Co­na­go y en par­ti­cu­lar a su ac­tual coor­di­na­dor, el go­ber­na­dor chia­pa­ne­co Ma­nuel Ve­las­co, por su re­la­ción y ac­ti­tud fren­te al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Ni qué de­cir de los mon­to­nes de ca­caya­cas aven­ta­dos a Ló­pez Obra­dor du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. De ver­dad cre­yó Co­rral que ter­mi­na­ría el 1 de ju­lio le­van­ta­do en hom­bros ata­can­do al in­mi­nen­te nue­vo je­fe de Los Pi­nos, a los go­ber­na­do­res, y azu­zan­do a Ri­car­do Ana­ya pa­ra lan­zar ame­na­zas de cár­cel a Pe­ña Nie­to du­ran­te la eta­pa más in­ten­sa de la con­fron­ta­ción por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

El equí­vo­co fue ma­yúscu­lo y la de­cep­ción de­be ser ma­yor, so­bre to­do cuan­do gas­tó mu­chos mi­llo­nes del era­rio chihuahuen­se y de­di­có prác­ti­ca­men­te to­do su tiem­po co­mo go­ber­na­dor, el de sus ayu­dan­tes, sus fun­cio­na­rios y sus gua­ru­ras a fa­vo­re­cer la cam­pa­ña na­cio­nal anayis­ta y de otros can­di­da­tos en en­ti­da­des co­mo San Luis Po­to­sí, Na­ya­rit y la Ciu­dad de Mé­xi­co.

No só­lo no hu­bo apor­te sino que se re­vir­tió. Per­dió Por Mé­xi­co al Fren­te ca­si en to­do el país y AMLO arra­só tam­bién en Chihuahua jun­to con mu­chos de sus can­di­da­tos. Hu­bie­ra ayu­da­do más si no hu­bie­ra in­ter­ve­ni­do.

El es­ce­na­rio obli­ga a cam­bio ra­di­cal pe­ro nin­gu­na se­gu­ri­dad hay de que Co­rral es­té dis­pues­to a con­cre­tar­lo más allá de esas lí­neas de su se­ma­na­rio que ca­si na­die lee, el Cam­bio 16. Son las con­se­cuen­cias de una con­duc­ta uni­per­so­nal, au­to­ri­ta­ria e irra­cio­nal par­ti­cu­lar­men­te en su ac­tua­ción política.

*** Y por su­pues­to, una co­sa es el go­ber­na­dor y otra muy dis­tin­ta los in­te­gran­tes de su equi­po de go­bierno (en mu­chos ca­sos de des­go­bierno). Tam­bién ahí es obli­ga­do el gol­pe de ti­món ex­tra­or­di­na­rio tan­to por el re­sul­ta­do elec­to­ral co­mo por la de­ses­pe­ran­te abu­lia con la que al­gu­nos se desem­pe­ñan.

En­tre los pro­pios fun­cio­na­rios co­rra­lis­tas sa­ben quién es quién. In­só­li­to pe­ro en Juá­rez la me­nos co­no­ci­da es la se­cre­ta­ria de Obras Pú­bli­cas, Nor­ma Ra­mí­rez. No le agra­da es­tar en es­ta fron­te­ra ni tra­ba­jar por es­ta fron­te­ra, lo cual le de­ja de­ma­sia­do tiem­po li­bre a su re­pre­sen­tan­te aquí, An­drés Car­ba­jal, pa­ra ocu­par­se de echar bra­va a me­dio mundo a tra­vés de re­des so­cia­les. La pe­sa en eso y su­per­vi­sar la len­ta, re­tra­sa­da y ca­rí­si­ma re­mo­de­la­ción del Par­que Cen­tral. Con eso la pa­sa­rá los cin­co años de ad­mi­nis­tra­ción.

Otro ca­so igual o peor es el de la se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Ur­bano y Eco­lo­gía, Ce­ci­lia Ola­gue Ca­ba­lle­ro. ¿Al­guien sa­ben de ella o de su ti­tu­lar en Juá­rez? Na­die. Mu­chí­si­mas co­sas en la ma­te­ria ocu­rren to­dos los días y de ellos ni una pa­la­bra. Gas­to inú­til en esa ofi­ci­na. Ni al PAN le sir­vió.

Los ti­tu­la­res de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud, de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, de Go­ber­na­ción, sí son bas­tan­te co­no­ci­dos pe­ro por su es­can­da­lo­sa in­efi­ca­cia y co­rrup­ción. Pa­gan las con­se­cuen­cias los jua­ren­ses en los res­pec­ti­vos ru­bros. De­be­mos in­cluir al Fi­dei­co­mi­so de Puen­tes Fe­de­ra­les que ma­ne­ja mi­les de mi­llo­nes de pe­sos que in­vier­te por go­teo por la pe­lea política de la au­to­ri­dad es­ta­tal con­tra la mu­ni­ci­pal. Tam­bién exis­ten ahí vi­sos de co­rrup­ción.

Desa­rro­llo So­cial con Víc­tor Quin­ta­na al fren­te tie­ne al­gu­nos chis­pa­zos efec­ti­vos pe­ro su re­pre­sen­ta­ción en Juá­rez an­da en otra sin­to­nía.

Po­de­mos in­cluir en el aná­li­sis a mu­chos más pe­ro los ejem­plos sir­ven de prue­ba su­fi­cien­te pa­ra in­sis­tir en que la ne­ce­si­dad de cam­bio es drás­ti­ca pe­ro en ver­dad no cree­mos que Co­rral es­té dis­pues­to a lle­var­los a ca­bo.

*** Re­por­te­ros que cu­bren la fuen­te en Pa­la­cio de Go­bierno an­dan que no los ca­lien­ta ni el sol. Ayer hu­bo otro re­cla­mo con­tra Ja­vier Co­rral Ju­ra­do, a quien ya se le ha he­cho cos­tum­bre de­jar­los plan­ta­dos en la sa­la de pren­sa.

“Es­ta­mos mo­les­tos por no avi­sar­nos que el go­ber­na­dor es­ta­ría en otro even­to, te­ne­mos va­rios días bus­cán­do­lo pa­ra di­ver­sos temas que en reali­dad nos pi­den nuestros me­dios”, re­cla­mó una re­por­te­ra en el chat de pren­sa que el es­ta­do tie­ne en What­sapp.

Otro pe­rio­dis­ta sol­tó otro dardo: “En al­gún mo­men­to el go­ber­na­dor nos pro­me­tió que se aca­ba­rían las en­tre­vis­tas ban­que­te­ras y ha­bría con­fe­ren­cias de pren­sa en for­ma pa­ra que to­dos fué­ra­mos más efi­ca­ces”, re­ma­tó.

Cuan­do el te­ma se es­ta­ba ca­len­tan­do en el chat, otra bus­ca­do­ra de noticias re­ma­tó:

“Con mu­cha pe­na agre­ga­ré que ha­ce al­gu­nas se­ma­nas el di­rec­tor de Desa­rro­llo Ru­ral nos in­vi­tó a asis­tir a una reunión ex­tra­or­di­na­ria en las ins­ta­la­cio­nes de la se­cre­ta­ría, pe­ro ape­nas ini­cia­ba la reunión, el se­cre­ta­rio nos in­vi­tó pe­ro pa­ra que nos re­ti­rá­ra­mos y és­ta no es la pri­me­ra vez que lo ha­ce”.

Y así vi­nie­ron más que­jas so­bre la po­ca gra­ti­tud y aten­ción que tie­ne el Go­bierno del Es­ta­do pa­ra la pren­sa chihuahuen­se.

• QUE Co­rral no SE SAL­GA Con la Su­ya, re­to DE Moc­ken y CA­BA­DA

• TRA­GA bo­li­tas El Go­ber­na­dor Con AMLO y la Co­na­go

• AN­DAN mo­les­tos los CHI­COS QUE Cu­bren PA­LA­CIO DE Go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.