Y NO PER­DIÓ EL TINO…

La jua­ren­se Adi­le­ne Sán­chez se vuel­ve vi­ral con pi­ña­tas ins­pi­ra­das en per­so­na­jes fa­mo­sos y po­lé­mi­cos co­mo Lui­si­to Rey y Do­nald Trump

El Diario de Juárez - - GENTE - Na­ta­lia Pi­ña / El Dia­rio

Seis cé­le­bres per­so­na­jes del mundo del es­pec­tácu­lo, la política y el deporte viajaron ayer a la Ciu­dad de Mé­xi­co con Adi­le­ne Sán­chez pa­ra con­ver­tir­se en tes­ti­mo­nio del ta­len­to ar­te­sa­nal de la jua­ren­se. Lui­si­to Rey, Luis Mi­guel, Do­nald Trump, Memo Ochoa, Héc­tor He­rre­ra e Hir­ving Lo­zano, aun­que no de car­ne y hue­so, sino de pa­pel y cartón, son las fi­gu­ras que hoy y ma­ña­na es­ta­rán ex­hi­bién­do­se jun­to a la crea­do­ra en Ca­sa Chihuahua.

Es­to de­bi­do a que las pi­ña­tas, que de­ja­ron atrás las tra­di­cio­na­les es­truc­tu­ras, se hicieron vi­ra­les ha­ce unos me­ses gra­cias a unas fo­to­gra­fías que se pro­pa­ga­ron en re­des so­cia­les y dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción en Mé­xi­co.

La pri­me­ra ce­le­bri­dad que Adi­le­ne in­mor­ta­li­zó en es­te ele­men­to cen­tral de los cum­plea­ños fue el pa­pá de Luis Mi­guel, aun­que no pre­ci­sa­men­te pa­ra con­ver­tir­lo en te­má­ti­ca de una ce­le­bra­ción, sino por el sen­ti­mien­to de odio que pro­vo­có el per­so­na­je en la se­rie bio­grá­fi­ca del can­tan­te.

“Des­pués de ha­cer a Lui­si­to Rey hi­ci­mos a los cua­tro can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca an­tes de las elec­cio­nes y tam­bién se hicieron vi­ra­les”, co­men­tó Sán­chez –vía te­le­fó­ni­ca— a El Dia­rio de Juá­rez.

Es­ta no­ti­cia se ex­ten­dió tan­to que los re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno del Es­ta­do de Chihuahua en la Ciu­dad de Mé­xi­co se en­te­ra­ron de las icó­ni­cas pi­ña­tas he­chas por ma­nos chihuahuen­ses, por lo que de­ci­die­ron con­tac­tar a Sán­chez, de 31 años.

“Al em­pe­zar a ha­cer­se un te­ma vi­ral en re­des so­cia­les, vía el Huf­fing­ton Post Mé­xi­co, nos pa­re­ció una idea mag­ni­fi­ca el po­der acer­car las ar­te­sa­nías que ha­ce Adi­le­ne al pú­bli­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pros­pec­tan­do tal vez a fu­tu­ro la crea­ción de ta­lle­res”, ex­pli­có el Je­fe de In­for­ma­ción de Ca­sa Chihuahua, Ro­ge­lio Co­yotl, vía te­le­fó­ni­ca.

Asi­mis­mo, Ro­ge­lio com­par­tió que to­do fue la unión de mu­chos apo­yos y co­ne­xio­nes, tan­to del Huf­fing­ton Post Mé­xi­co co­mo de Vi­va Ae­ro­bús.

“Nues­tro ob­je­ti­vo pri­mor­dial es que la gen­te pue­da con­ver­sar con Adi­le­ne y que ella nos cuen­te cuál es el pro­ce­so crea­ti­vo de­trás de las pi­ña­tas, ade­más que nos cuen­te su his­to­ria per­so­nal de có­mo lle­ga a te­ner es­te ne­go­cio co­mo mo­do de vi­da”, agre­gó Co­yotl.

Egre­sa­da de la UACH

Y si las crea­cio­nes de la jua­ren­se son in­tere­san­tes por la in­no­va­do­ra propuesta que cam­bia la vi­sión que se te­nía de la tra­di­cio­nal pi­ña­ta, la his­to­ria de­trás del ne­go­cio del que es pro­pie­ta­ria, Pi­ña­ta Fe­liz, lo es aun más.

El local de co­lor ro­jo, ubi­ca­do so­bre la ave­ni­da de los In­sur­gen­tes, es­qui­na con ca­lle Juan Es­cu­tia, fue abier­to ha­ce dos años, des­pués de que la egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ciu­dad Juá­rez (UACJ) de la Li­cen­cia­tu­ra en Tu­ris­mo –en 2014— hi­zo cre­cer su car­te­ra de clien­tes.

Ella co­men­zó a ha­cer per­so­na­jes pa­ra fies­tas in­fan­ti­les en la co­che­ra de su ca­sa y los pro­mo­cio­nó en re­des so­cia­les, tras apren­der el ar­te de ha­cer una pi­ña­ta en El Pa­so, Te­xas, en una tien­da que se ubi­ca­ba so­bre la ave­ni­da Ala­me­da.

“Cuan­do me fal­ta­ban tres se­mes­tres pa­ra aca­bar la uni­ver­si­dad, que era cuan­do la vio­len­cia en Ciu­dad Juá­rez es­ta­ba muy pe­sa­da, ce­rra­ron el lu­gar don­de tra­ba­ja­ba, lue­go, al que­dar­me sin em­pleo y con la ne­ce­si­dad de pa­gar­me la uni­ver­si­dad, de­ci­dí bus­car otra fuen­te”, pla­ti­có Adi­le­ne.

Fue en­ton­ces cuan­do le men­cio­na­ron que en el otro la­do de la fron­te­ra pa­ga­ban cua­tro dó­la­res por ha­cer pi­ña­tas, por lo que co­men­zó a tra­ba­jar en El Pa­so ‘vis­tien­do’ pi­ña­tas, un tra­ba­jo que le to­mó cer­ca de cin­co me­ses apren­der.

“Apren­der a for­mar pi­ña­tas me to­mó más tiem­po, yo creo más de un año por­que no le pe­ga­ba bien las pier­nas o se le mo­vía la ca­be­za, fue un tra­ba­jo más com­pli­ca­do”, di­jo.

Adi­le­ne agre­gó que des­pués de es­ta pri­me­ra ex­hi­bi­ción es muy po­si­ble que se reali­ce una más gran­de en oc­tu­bre o no­viem­bre, ya que ca­da pie­za, de en­tre 1.40 a 1.50 me­tros de altura, se rea­li­za en un apro­xi­ma­do de una a dos ho­ras, y des­pués de que las pi­ña­tas se hicieron vi­ra­les, ella ha te­ni­do mu­cho tra­ba­jo.

Se­gún pla­ti­có le han lle­ga­do pe­di­dos es­pe­cia­les de dis­tin­tas ciu­da­des de Nue­vo León, Ja­lis­co, Coahui­la y Que­ré­ta­ro en Mé­xi­co, y has­ta de Pe­rú y Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.