¡Aay mis hi­jos!

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - OPINIÓN - Jo­sé Cruz Pérez Ru­co­bo plu­s_ea­gle18@yahoo.com. mx Jo­sé Cruz Pérez Ru­co­bo

Tan ho­rrí­sono cuan­to las­ti­me­ro gri­to, se le atri­bu­ye a la le­gen­da­ria Llo­ro­na en el Mé­xi­co de la co­lo­nia, lla­ma­do La Nueva Es­pa­ña, los más es­cép­ti­cos y bur­lo­nes di­rán cáus­ti­ca­men­te, ¿pos dón­de los de­jó? Si tras­la­da­mos ese tra­di­cio­nal alarido a tiempos ac­tua­les, le em­bo­na per­fec­ta­men­te a Ale­jan­dra Ba­rra­les y su par­ti­do ca­si só­lo de mem­bre­te el PRD, quie­nes se es­tán que­dan­do có­mi­ca­men­te sin fe­li­gre­sía, po­dría ca­ber el, “Aay mis pe­rre­dis­tas”.

Des­de que se cons­ti­tu­yó co­mo par­ti­do MO­RE­NA, la emi­gra­ción des­de el PRD ha si­do cons­tan­te y a ra­tos to­ma vi­sos de es­tam­pi­da, ha­cien­do un pa­ra­le­lis­mo con el mu­ro de Ber­lín de los 50’s, brin­can del oes­te ha­cia el es­te, se­na­do­res, dipu­tados, di­ri­gen­tes, man­dos me­dios y tro­pa, ¿PRD, hay al­guien ahí? La son­ri­sa for­za­da de la pre­si­den­te nacional lo di­ce to­do, pa­re­ce el ca­so de los apa­ches en Chihuahua, don­de ha­bía “Más je­fes que in­dios”.

Me he que­da­do so­lo sin tus be­sos... si, se ha que­da­do pa­té­ti­ca­men­te so­lo el par­ti­do del sol az­te­ca, pe­ro, con una sor­pren­den­te ha­bi­li­dad ne­go­cia­do­ra. Sin fuer­za al­gu­na, for­man un fren­te ciu­da­dano con el PAN y MC. Por cier­to, ¿no le que­da­ría mejor fren­te par­ti­da­rio? De­bi­do a que se unen par­ti­dos no or­ga­ni­za­cio­nes ciu­da­da­nas, creo que se ha abu­sa­do del tér­mino ciu­da­da­nos. La unión, fren­te, coalición o co­mo quie­ran lla­mar­lo, adi­vino que vi­ra­rá a la derecha po­lí­ti­ca, por­que ahí el do­mi­nan­te es Ac­ción Nacional, tris­te des­tino pa­ra el PRD y el MC, el pri­me­ro mi­li­ta­ba en la izquierda y el se­gun­do en el cen­tro.

El Fren­te Ciu­da­dano na­ció muer­to, por va­rios mo­ti­vos... su alian­za no es con el pa­nis­mo sino con el anayis­mo (por Ri­car­do Ana­ya) ¿ca­na­llis­mo?, los tres par­ti­dos es­tán muy men­gua­dos por pug­nas in­tes­ti­nas. Una vez más fe­li­ci­to al PRD que blo­fea tan ful­gu­ran­te­men­te co­mo lo ha­ce, no trae na­da con que ne­go­ciar, sin em­bar­go “Ha­rá pa­gar con dia­man­tes su pe­ca­do” al PAN (Agus­tín Lara), el MC se abre de ca­pa co­mo par­ti­do mer­ce­na­rio que es. Si ese fren­te se ha­ce efec­ti­vo a ni­vel nacional, los miem­bros ho­nes­tos de ca­da par­ti­do, ha­brán de hacer de tri­pas corazón pa­ra no evi­den­ciar el as­qui­to que les pro­vo­quen al­gu­nos ma­los ele­men­tos alian­cis­tas.

El mons­truo­so Trump, en con­tra de lo mejor que tie­ne EUA.- es tan­ta la ra­bia que tie­ne ese ga­ra­ba­to en con­tra nues­tra, que se va con to­do su in­me­re­ci­do po­der y agre­de a los “Dreamers” -jó­ve­nes de as­cen­den­cia me­xi­ca­na que fue­ron lle­va­dos de ni­ños a ese país-. Con de­ci­sio­nes tan ton­tas, ya tie­ne has­ta el co­pe­te a la opi­nión pú­bli­ca nor­te­ame­ri­ca­na, la prue­ba es­tá en sus ni­ve­les tan ba­jos de apro­ba­ción. Co­mo di­je­ra nues­tro ex­pre­si­den­te fi­ló­so­fo/hu­ma­nis­ta Vicente Fox, “Ni los ne­gros van a vo­tar por él”.

La “Es­ta­fa maestra”, no, no es una pe­lí­cu­la, es un ne­go­ci­to que se fra­guó en SE­DE­SOL.- si, en la Se­cre­ta­ría que su­pues­ta­men­te com­ba­te el ham­bre en Mé­xi­co. En con­tu­ber­nio con uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y em­pre­sas fan­tas­mas se apo­de­ra­ron de más de 7,000 MDP. ¿Cómo puede so­bre­vi­vir un país tan sa­quea­do des­de el po­der? Don­de la vo­ra­ci­dad es la regla. An­tes, los gran­des ne­go­cios eran con la obra pú­bli­ca, ca­rre­te­ras, edi­fi­cios, dre­na­jes, in­fra­es­truc­tu­ra, etc. El que aho­ra lo ha­gan des­de una Se­cre­ta­ría en­car­ga­da del desa­rro­llo so­cial im­pli­ca que to­do es­tá per­di­do, que no que­da ras­tro de dig­ni­dad e in­te­gri­dad en el sec­tor pú­bli­co, ni pri­va­do.

El país se nos es­tá yen­do de las ma­nos, ¿ya se die­ron cuen­ta? Que si el Fis­cal Ge­ne­ral de la Na­ción tie­ne un au­to de más de tres mi­llo­nes y pa­ra eva­dir im­pues­tos lo pla­quea con un do­mi­ci­lio fal­so, que si en el quin­to in­for­me se di­cen tan­tas san­de­ces que no sa­be uno si reír o llo­rar, que el INE re­ci­be can­ti­da­des ré­cord de di­ne­ro, que si los hua­chi­co­le­ros, que si el ca­che­tes, que si... es in­ter­mi­na­ble la lis­ta. Una vez más lo di­go, NO PO­DE­MOS SE­GUIR ASÍ, ne­ce­si­ta­mos en­ten­der­lo “To­dos”, va­mos a co­lap­sar, no te­ne­mos fu­tu­ro, ¿en qué idio­ma quie­ren que se los di­ga? Mé­xi­co es un gran país, po­bla­do por... pon­ga el ad­je­ti­vo que gus­te.

Li­bro re­co­men­da­do de la se­ma­na

El ele­gi­do hoy es, “Re­vo­lu­cio­na­rios me­xi­ca­nos”, de la au­to­ra me­xi­ca­na, Ele­na Ga­rro. Me fue muy gra­to ver el en­fo­que de es­ta escritora en es­te gé­ne­ro li­te­ra­rio, puede ser el úni­co que ha­ya es­cri­to con es­te te­ma. por tri­gé­si­ma vez me in­dig­né por la for­ma cruel e in­jus­ta co­mo fue vic­ti­ma­do Fran­cis­co I Ma­de­ro. Un buen hom­bre, qui­zá de­ma­sia­do inocen­te que cre­yó que las de­más per­so­nas eran igual de bien in­ten­cio­na­das que él. Tam­bién des­cri­be a Por­fi­rio Díaz y su em­pe­rra­mien­to por el po­der, ¿tra­jo es­ta­bi­li­dad a Mé­xi­co? Si, pe­ro a cos­ta de man­te­ner en un es­ta­do de cua­si es­cla­vi­tud al pue­blo, ade­más so­me­ti­do a una fe­roz re­pre­sión po­li­cia­ca. Nos re­la­ta las gran­des obras so­cia­les de Ma­de­ro en su cor­ta es­tan­cia en la pre­si­den­cia y el en­sa­ña­mien­to que hi­zo de su per­so­na la pren­sa por­fi­ris­ta.

La palabra ana­li­za­da hoy, es “Mi­se­ria”. La palabra mi­se­ria vie­ne del la­tín mi­se­ria y sig­ni­fi­ca “des­gra­cia, in­for­tu­nio”. Sus com­po­nen­tes lé­xi­cos son mi­ser (des­gra­cia­do) más el su­fi­jo ia (cua­li­dad). La Vi­da es una Tóm­bo­la El lu­nes 04 de sep­tiem­bre, nues­tro in­vi­ta­do a char­lar de po­lí­ti­ca fue el Ing. Je­sús Os­tos, la plá­ti­ca fue del tin­go al tan­go, se ha­bló pri­me­ra­men­te de Ve­ne­zue­la, ¿hay o no hay es­ca­sez? ¿Tien­de al so­cia­lis­mo? ¿Qué tan­ta in­se­gu­ri­dad hay? Lue­go ha­bla­mos de la es­tam­pi­da de cua­dros y di­ri­gen­tes del PRD y de la po­si­bi­li­dad que Ri­car­do Mon­real acep­te la in­vi­ta­ción del PRD pa­ra ser su can­di­da­to a go­ber­nar la Cd. de Mé­xi­co, etc, En un cli­ma de fran­ca ca­ma­ra­de­ría y co­men­ta­rios de la gen­te de Fa­ce­book y del chat de RNR. No­tas lo­ca­les Se­me­jan­za en­tre Fran­cis­co I Ma­de­ro y el Pre­si­den­te Mu­ni­ci­pal Dr. Da­vid Martínez Ga­rri­do.- hoy 07 de sep­tiem­bre hu­bo un des­afor­tu­na­do in­ci­den­te, don­de una abo­ga­da lo­cal es em­bar­ga­da por una de­man­da la­bo­ral, la da­ma se re­sis­te al em­bar­go, se ti­ra al pi­so y gri­ta voz en cue­llo que es obra del pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, sa­be­do­ra de que son ins­tan­cias di­fe­ren­tes, la una lo­cal y la otra es­ta­tal, tris­te­men­te fue so­me­ti­da por la fuer­za pú­bli­ca por­que es su obli­ga­ción aten­der la so­li­ci­tud de un juez. En un cli­ma de linchamiento so­cial, la gen­te sin ana­li­zar se enar­de­ce in­jus­ta­men­te con­tra el ga­leno. ¿Por qué la si­mi­li­tud con el após­tol de la de­mo­cra­cia? Guar­dan­do las dis­tan­cias, a don Pan­chi­to (co­mo le de­cían en su pue­blo de Coahui­la) le so­bra­ron bue­nos mo­da­les pa­ra tra­tar a un pue­blo que ve­nía de una dic­ta­du­ra cruel y des­pia­da­da y con él se co­bró to­das las afren­tas re­ci­bi­das, mis­mo ca­so en NCG, don­de tu­vi­mos un trienio de­mo­nia­co y con ese en­gen­dro no se me­tían, y si con es­te buen hom­bre.

¿Sa­ben las per­so­nas que ela­bo­ra­ron una pá­gi­na pa­ra de­ni­grar al pre­si­den­te que eso es de­li­to fe­de­ral? Es­tán muy agus­to ca­lum­nian­do y bur­lán­do­se de él, sin saber que puede te­ner se­rias con­se­cuen­cias. Quie­ren cri­ti­car al fun­cio­na­rio que deseen, pu­bli­quen un ar­tícu­lo pe­rio­dís­ti­co y fír­men­lo con su nom­bre, anó­ni­ma­men­te es de co­bar­des. Ah, y cuan­do con­vo­quen a una “Me­ga mar­cha” va­yan por de­lan­te, de otra ma­ne­ra es in­ci­ta­ción a la vio­len­cia.

“Mis ami­gos me di­cen que soy muy agre­si­vo, pe­ro me lo di­cen a gri­tos”.

Ja­ru­me Pe­rich

“To­dos los hom­bre que no tie­nen na­da im­por­tan­te que de­cir, ha­blan a gri­tos”.

Jar­diel Pon­ce­la

“Se di­jo que el si­len­cio era tan in­quie­tan­te co­mo un gri­to”.

John Kat­zen­bach

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.