Gri­to; las­ti­me­ro, de­san­ge­la­do, des­ca­fei­na­do... agó­ni­co

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - OPINIÓN - Jo­sé Cruz Pé­rez Ru­co­bo

En lo que de­be­ría ser un gri­to ple­tó­ri­co de me­xi­ca­ni­dad y de ale­gría, por­que rom­pi­mos las ca­de­nas que nos te­nía im­pues­tas Es­pa­ña ha­ce 207 años. Hoy, el gri­to es to­do lo que men­cio­né en el tí­tu­lo y mu­chos ca­li­fi­ca­ti­vos más -to­dos ofen­si­vos-.

Una co­sa he de re­co­no­cer­le a Peña Nie­to, y es que tie­ne un va­lor es­par­tano; sa­ber que tie­ne al 90% del país en con­tra, que nos cae co­mo pa­ta­da en... las par­tes no­bles, que to­do lo que di­ce o ha­ce nos pro­vo­ca ri­sa, des­pre­cio o vó­mi­to, que don­de pi­sa no vuel­ve a cre­cer el pas­to -per­dón, ese era Ati­la “El azo­te de Dios”-, que de don­de­quie­ra lo co­rren con las peo­res im­pre­ca­cio­nes. Se­ño­res, no ha de ser fá­cil, se re­quie­re de una gran va­len­tía o un ci­nis­mo no hu­mano, de con­cur­so.

Un go­bierno en­tre­guis­ta no pue­de pro­cla­mar in­de­pen­den­cia al­gu­na.- cuan­do su­mi­sa­men­te en­tre­ga en cha­ro­la de pla­ta el país a los EUA, no tie­ne ca­ra pa­ra en­ca­be­zar la fies­ta po­pu­lar de la in­de­pen­den­cia, la que fue rea­li­za­da por gen­te pa­trio­ta, que dio su vi­da pa­ra lo­grar la eman­ci­pa­ción de Es­pa­ña. Aque­llos; hom­bres y mu­je­res re­cios que ama­ban a su país, que no to­le­ra­ron que un reino allen­de el océano Atlán­ti­co nos si­guie­ra go­ber­nan­do. Es­tos; hom­bres y mu­je­res sin ho­nor ni dig­ni­dad, ser­vi­les y obe­dien­tes con el amo nor­tea­me­ri­cano. No, no es el mis­mo ti­po de per­so­nas, los unos de oro, los otros de... ba­rro. Di­je ba­rro, no bu­rro.

¡El col­mo! La her­ma­na y el cu­ña­do del Se­cre­ta­rio de SE­DE­SOL, ven­den ga­so­li­na ro­ba­da.has­ta don­de ha lle­ga­do la des­com­po­si­ción so­cial en nues­tro país, ¿lo ha­cen ba­jo el man­to pro­tec­tor de su en­cum­bra­do pa­rien­te? Pue­de ser. Pa­ra mi es po­co com­pren­si­ble co­mo una fa­mi­lia con re­la­cio­nes de po­der, cae en ac­tos que in­clu­so los pue­den con­du­cir a la cár­cel, ¿es qué só­lo los hu­mil­des de­be­mos de ser hon­ra­dos? ¿Por qué esa com­bi­na­ción de fac­to­res, rico y la­drón? Si, pe­co de idea­lis­ta, no com­pren­do co­mo al­gu­nos tie­nen el an­sia de acu­mu­lar ri­que­zas sin con­trol, al­gu­nos -to­dos- po­lí­ti­cos lo ha­cen des­me­di­da­men­te, co­mo en­fer­me­dad. Un con­se­jo pa­ra ellos, ro­ben me­nos, de tal ma­ne­ra que pue­dan dis­fru­tar de lo sus­traí­do, de otra ma­ne­ra, su ava­ri­cia los pue­de con­du­cir a la cár­cel o al ma­ni­co­mio ¿ver­dad duar­tes?

Es­to ya va­lió... som­bri­llas.- dis­cul­pen lo anacró­ni­co de mi ex­cla­ma­ción. Ex­pli­co a qué me re­fie­ro, es­toy ho­rro­ri­za­do con el cli­ma de vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da que es­ta­mos vi­vien­do, una ma­sa­cre aquí, la otra acu­llá, jo­ven­ci­tas des­apa­re­ci­das, co­bro de cuo­tas por de­re­cho de pi­so, emi­gra­ción for­za­da de co­mu­ni­da­des se­rra­nas, car­jac­kings -ro­bo de au­tos con vio­len­cia-, ho­me­jac­kings -ro­bo de ca­sas con vio­len­cia-, ro­bo de mer­can­cías en trán­si­to, asal­tos en ca­mio­nes fo­rá­neos, asal­tos en el trans­por­te ur­bano, vio­la­cio­nes, se­cues­tros... ¿no se les ha­ce así co­mo mu­cho? A mi si.

Sr. Ja­vier Co­rral Ju­ra­do, sa­lió us­ted peor que Cé­sar Duar­te, lo que es mu­cho de­cir.- gra­ve atro­pe­llo en con­tra de nues­tro com­pa­ñe­ro de Ciudadanos Vi­gi­lan­tes de Cd. Juá­rez, Arq. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Chá­vez -pre­ci­sa­men­te el lí­der de di­cha aso­cia­ción ciu­da­da­na-. Pe­ro, de­je­mos que él mis­mo ex­pli­que que fue lo que su­ce­dió en sus pro­pias pa­la­bras.

“Y bueno, ayer mar­tes des­pués de cua­tro ho­ras de an­te­sa­la pa­ra ha­blar con la fis­cal zo­na nor­te Jor­ge Nava Ló­pez, men­cio­na­ron que te­nía su agen­da ocu­pa­da. Al es­ti­lo de los pa­nis­tas, de­ci­di­mos des­pués de 240 mi­nu­tos de es­pe­ra, lle­var a ca­bo una ac­ción de resistencia ci­vil, nos acos­ta­mos en el pi­so del pa­si­llo del lobby de la ofi­ci­na del fis­cal ge­ne­ral. In­clu­so nos acom­pa­ña­ba Pe­pe Már­quez.

Es­to in­co­mo­dó a los em­plea­dos de la de­pen­den­cia que in­for­ma­ban de to­do lo ocu­rri­do. Tam­bién en al­gún mo­men­to lle­go Héc­tor Gon­zá­lez de Te­le­vi­sa a en­tre­vis­tar­se con el fis­cal, él se dio cuen­ta de la for­ma pa­cí­fi­ca con la que ac­tuá­ba­mos en la es­pe­ra de cua­tro ho­ras.

Lle­gó el mo­men­to en que subie­ron los áni­mos cuan­do apa­re­cie­ron los po­li­cías es­ta­ta­les a tra­tar de per­sua­dir­nos de de­socu­par el es­pa­cio, men­cio­né que era un edi­fi­cio público pa­ga­do por nues­tros im­pues­tos, que no nos mo­ve­ría­mos has­ta ser aten­di­dos por el fis­cal. -De bue­na fuen­te nos en­te­ra­mos que la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción 37-2016-0009311 de la de­nun­cia en men­ción, no tie­ne nin­gún avan­ce-, al tra­tar de des­alo­jar­nos los po­li­cías, se­ña­le a uno, ya que traían ar­mas lar­gas y le­van­tan­do la pun­ta de su fu­sil y di­ri­gir­la a mi vien­tre, le di­je dis­pá­ren­me si es lo que quie­re (nun­ca tra­te de qui­tár­se­la). Fui aba­lan­za­do por va­rios ele­men­tos que me so­me­tie­ron y es­po­sa­ron. Tras­la­dán­do­me de ma­ne­ra vio­len­ta a las cel­das. Fue­ron vio­len­ta­dos mis de­re­chos hu­ma­nos, al des­nu­dar­me, fi­char­me co­mo un de­lin­cuen­te, en­viar­me a la cel­da de los te­ca­tos (con­su­mi­do­res de he­roí­na) 15 az­te­cas. Pa­ra fi­nal­men­te li­be­rar­me con un dis­cul­pe us­ted”.

Li­bro re­co­men­da­do de la se­ma­na

El ele­gi­do es­ta vez es, “La ma­ña­na de­be se­guir gris” de la au­to­ra me­xi­ca­na Sil­via Mo­li­na. Pri­me­ro he de acla­rar que en lo per­so­nal, disfruto de so­bre­ma­ne­ra las obras literarias es­cri­tas por mu­je­res, me en­can­ta su en­fo­que. En­tre las vir­tu­des que se pue­den en­con­trar en es­ta no­ve­la, es que le va­lió el pre­mio Xa­vier Vi­llau­rru­tia en 1977. La his­to­ria se en­cuen­tra na­rra­da en un len­gua­je llano, de for­ma ob­je­ti­va y dis­cre­ta, sin que el lec­tor pier­da el in­te­rés. La no­ve­la es con­ta­da dos ve­ces, la pri­me­ra en for­ma es­cue­ta en una cro­no­lo­gía o dia­rio, en la se­gun­da, es la voz tem­pla­da de la na­rra­do­ra quien re­crea la his­to­ria de amor en for­ma des­ga­rra­do­ra, pa­ra des­pués zur­cir­la con­ve­nien­te­men­te.

La pa­la­bra hoy ana­li­za­da eti­mo­ló­gi­ca­men­te es “Ca­mino”, co­mo sus­tan­ti­vo, no co­mo ver­bo. La pa­la­bra ca­mino vie­ne del Cel­ta cam­min y es­te de cam (pa­so). Ob­via­men­te las si­guien­tes pa­la­bras tie­nen ese mis­mo ori­gen; ca­mi­nar, ca­mi­na­ta, ca­mi­nan­te, en­ca­mi­nar, etc. La Vi­da es una Tóm­bo­la El lu­nes 11 de sep­tiem­bre, nues­tro in­vi­ta­do a char­lar fue el Dr. en Fí­si­ca Nu­clear, Jor­ge Al­ber­to Ló­pez Ga­llar­do. Se ha­bló del controvertido ca­so de Ri­car­do Mon­real, se va, no se va de MO­RE­NA, cual se­rá su fu­tu­ro po­lí­ti­co. Nos in­di­có que pe­se a que le han pre­sen­ta­do las prue­bas de co­mo le han he­cho frau­de a AMLO, es­te no les ha he­cho apre­cio lo que es muy sor­pren­den­te, tam­bién se ha­bló de que MO­RE­NA de­be te­ner más cui­da­do en su de­re­cho de ad­mi­sión y no acep­tar per­so­nas de ma­la repu­tación, se to­có el te­ma de los “Drea­mers” y del vo­to me­xi­cano en el ex­tran­je­ro. Se ha­bló del gran cos­to de la corrupción, de co­mo ca­da vez se so­fis­ti­fi­can más… pa­ra ro­bar, co­mo el ca­so de la “Es­ta­fa Maes­tra”. Fi­nal­men­te nos dio una cla­se ma­gis­tral de geo­po­lí­ti­ca, ana­li­zó el ca­so de Co­rea del Nor­te y su po­si­ble e in­de­sea­ble con­fla­gra­ción con EUA.

No­tas lo­ca­les

Es de sabios rec­ti­fi­car.- es­tu­vo a pun­to de co­me­ter­se una in­fa­mia con­tra el can­di­da­to na­tu­ral de MO­RE­NA pa­ra con­ten­der por la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal en es­ta lo­ca­li­dad, me re­fie­ro por su­pues­to al Ing. Car­los Chá­vez Que­ve­do. Re­sul­ta que el Pre­si­den­te Es­ta­tal de ese par­ti­do Profr. Mar­tín Cha­pa­rro, acon­se­ja­do por men­tes avie­sas, le es­ta­ba ofre­cien­do la can­di­da­tu­ra al hom­bre más co­bar­de que ha na­ci­do en sue­lo chihuahuen­se, de­trac­tor de AMLO, an­ti­rre­vo­lu­cio­na­rio in­sul­ta­dor de la figura de Fran­cis­co Vi­lla, y ad­mi­ra­dor a ul­tran­za de Por­fi­rio Díaz ¿no lo sa­bía Sr. Cha­pa­rro? Pues in­ves­ti­gue an­tes de ha­cer des­fi­gu­ros de esa na­tu­ra­le­za. Un hom­bre con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, man­cha­ría con lo­do el ins­ti­tu­to po­lí­ti­co. Aho­ra, só­lo fal­ta que pa­ra la dipu­tación apo­ye a la Lic. Ind­hi­ra Il­se Ochoa Mar­tí­nez. Se tra­ta de ga­nar, y con una can­di­da­ta con las cua­li­da­des de Ind­hi­ra po­de­mos lo­grar­lo, de otra ma­ne­ra, se­rá so­lo una par­ti­ci­pa­ción tes­ti­mo­nial y pro­vo­ca­do­ra de ri­sa en­tre el elec­to­ra­do.

“La in­de­pen­den­cia siem­pre fue mi de­seo; la de­pen­den­cia siem­pre fue mi des­tino”.

Paul Ver­lai­ne

“La in­de­pen­den­cia, igual que el ho­nor, es una is­la ro­co­sa sin pla­yas”.

Na­po­león 1

“Ser in­de­pen­dien­te es co­sa de una pe­que­ña mi­no­ría, es el pri­vi­le­gio de los fuer­tes”.

Fie­drich Nietzs­che

Jo­sé Cruz Pé­rez Ru­co­bo plu­s_ea­gle18@yahoo.com. mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.