¿Es el mons­truo de Eca­te­pec lo más ho­rren­do del país?

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - OPINIÓN - Jo­sé Cruz Pé­rez Ru­co­bo Jo­sé Cruz Pé­rez Ru­co­bo plus-ea­gle18@yahoo.com

Qui­zá lo con­du­cen­te es que re­la­te pri­me­ro el he­cho, en aten­ción a las per­so­nas que por di­fe­ren­tes ra­zo­nes no es­tán in­for­ma­das. En el mu­ni­ci­pio de Eca­te­pec del Es­ta­do de Mé­xi­co, co­n­ur­ba­do con la Ciu­dad de Mé­xi­co, se ha­bía pre­sen­ta­do el ca­so de mu­chas mu­je­res des­apa­re­ci­das, por lo que la po­li­cía de esa lo­ca­li­dad se en­con­tra­ba en aler­ta. Ha­ce al­gu­nos días de­tec­ta­ron que una pa­re­ja (hom­bre y mu­jer, aho­ra tie­ne uno que ha­cer la pre­ci­sión) se com­por­ta­ban de una ma­ne­ra sospechosa, cuan­do em­pu­ja­ban una ca­rreo­la de be­bé y un ca­rri­to de su­per­mer­ca­do, al acer­car­se a in­ves­ti­gar, se ho­rro­ri­za­ron con el con­te­ni­do de esos vehícu­los, con­te­nían res­tos hu­ma­nos. De­tie­nen a la en­lo­que­ci­da du­pla y bas­ta­ron las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes (es­pe­ro y que si hu­bie­ron al­gu­nos gol­pes, no in­ter­ven­ga de­re­chos hu­ma­nos) pa­ra co­no­cer to­da la his­to­ria. En un prin­ci­pio los acu­sa­ron de diez fe­mi­ni­ci­dios, pe­ro, el en­de­mo­nia­do su­je­to, con­fe­só que sus víc­ti­mas as­cen­dían a más de vein­te.

Aho­ra só­lo fal­ta que jue­ces pend.. inep­tos, los suel­ten- su Mo­dus ope­ran­di, era dan­tes­co, las se­cues­tra­ban, el hom­bre las vio­la­ba, lue­go se les ase­si­na­ba, pos­te­rior­men­te eran por ellos de­vo­ra­das y los res­tos se los da­ban a sus pe­rros. Pa­re­ce una pe­lí­cu­la de te­rror, en es­te ca­so (co­mo en mu­chos) su­ce­de que la reali­dad su­pera a la fic­ción.

En una en­tre­vis­ta/de­cla­ra­ción con preguntas de ín­do­le psi­co­ló­gi­cas, la es­pe­luz­nan­te pa­re­ja di­cen ha­ber si­do abu­sa­dos en su in­fan­cia, el va­rón men­cio­na que de ahí par­te su odio a las pros­ti­tu­tas, di­ce ade­más que pre­fie­re que a esas mu­je­res se las co­man sus pe­rros, a

El muy ani­mal sen­ten­cia, "Si me de­jan en li­ber­tad, vuel­vo a ma­tar", tal ame­na­za/ pro­me­sa lle­na de in­cer­ti­dum­bre a la so­cie­dad, por suer­te ese psi­có­ti­co no tie­ne re­cur­sos eco­nó­mi­cos, de otra ma­ne­ra, es­ta­ría­mos en el pe­li­gro que jue­ces in­mo­ra­les, co­rrup­tos e hi­jos de ...su ma­dre de­cre­ta­ran una pe­na de, 9 años de pri­sión y $58,000 de mul­ta, ¿le re­cuer­da al­go?."

per­mi­tir que le ro­ben el oxí­geno.

El muy ani­mal sen­ten­cia, "Si me de­jan en li­ber­tad, vuel­vo a ma­tar", tal ame­na­za/pro­me­sa lle­na de in­cer­ti­dum­bre a la so­cie­dad, por suer­te ese psi­có­ti­co no tie­ne re­cur­sos eco­nó­mi­cos, de otra ma­ne­ra, es­ta­ría­mos en el pe­li­gro que jue­ces in­mo­ra­les, co­rrup­tos e hi­jos de ...su ma­dre de­cre­ta­ran una pe­na de, 9 años de pri­sión y $58,000 de mul­ta, ¿le re­cuer­da al­go?.

Los mons­truos y los fan­tas­mas exis­ten, es­tán den­tro de no­so­tros y a ve­ces, ellos ga­nan. la fra­se an­te­rior es de Step­hen King au­tor nor­te­ame­ri­cano, es­pan­té­mo­nos sí, pe­ro no só­lo en es­te ca­so, Mé­xi­co en­te­ro es una car­ni­ce­ría, los ase­si­na­tos son el pan de ca­da día y lo peor, nues­tra ca­pa­ci­dad de asom­bro va a la ba­ja, la vio­len­cia bru­tal la to­ma­mos co­mo co­sa nor­mal.

Acla­re­mos pri­me­ro que "No hay ase­si­na­tos bo­ni­tos", to­dos son mues­tra de bes­tia­li­dad, des­hu­ma­ni­za­ción y un sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia fa­lli­do, igual que el país.

Tan ho­rren­do es ese in­di­vi­duo co­mo el que ase­si­na a san­gre fría a ciu­da­da­nos in­de­fen­sos, con el ar­ma que sea o el que man­da ma­tar a un ter­ce­ro, es­pe­ro se en­tien­da.

¿Es es­te un es­ta­do to­ta­li­ta­rio don­de no se per­mi­te la crí­ti­ca? Le su­ce­dió a una des­ta­ca­da ami­ga de Twit­ter, so­bre­sa­lien­te por su in­te­li­gen­cia, ar­gu­men­ta­ción, com­ba­ti­vi­dad e in­te­gri­dad, con la que com­par­tí trin­che­ra y en­tre otros de­fen­di­mos la po­si­ción de la iz­quier­da en las re­des so­cia­les, a la vez que cri­ti­cá­ba­mos el ac­cio­nar pa­nis­ta y priis­ta en el go­bierno.

Has­ta ha­ce unos días, tuit que pu­bli­ca­ba es­ta da­ma, tuit que era re­tui­tea­do en pro­me­dio 300 ve­ces, to­do fue que des­li­za­ra una li­ge­ra dis­cre­pan­cia res­pec­to al ex­ce­so que fue la bo­da fi­fí, pa­ra que se le vi­nie­ra el mun­do en­ci­ma, de los has­ta aho­ra com­pa­ñe­ros de lu­cha, em­pe­ci­na­dos en de­fen­der to­do lo que ven­ga de la di­ri­gen­cia, por ab­sur­do que sea.

Otro ca­so, es el de un pe­rio­dis­ta de Cd. Juá­rez.- quien in­clu­so fue pre can­di­da­to del pró­xi­mo par­ti­do en el po­der (nó­te­se que no quiero ni men­cio­nar­lo) a un pues­to de elec­ción po­pu­lar, quien men­cio­na en Fa­ce­book, "Apo­yé con to­do al can­di­da­to pre­si­den­cial y a su par­ti­do, hoy ha­go se­ña­la­mien­tos y ¡me ti­ran a ma­tar!".

Reite­ro la pre­gun­ta, ¿se pre­ten­de que sea es­te un es­ta­do to­ta­li­ta­rio? El ac­ti­vis­ta (Unión Ciudadana) Jai­me Gar­cía Chá­vez es­cri­bió ha­ce po­co un ar­tícu­lo lla­ma­do "La fe­ro­ci­dad de los con­ver­sos" con el cual coin­ci­do ab­so­lu­ta­men­te, son los re­cién ad­he­ri­dos a ese par­ti­do los que de­fien­den ob­tu­sa­men­te to­do lo que se le ocu­rra a los nue­vos man­da­ma­ses, sus ar­gu­men­tos son los mis­mos de ha­ce do­ce años, "Ar­di­dos", "Pón­gan­se va­se­li­na", ellos, siem­pre es­tán con los de­ten­ta­do­res del po­der, pa­ra ellos no hay ideo­lo­gía que val­ga, tam­bién se pue­den iden­ti­fi­car por sus co­men­ta­rios vul­ga­res y ba­jos.

Re­cuer­den el ac­cio­nar de sta­li­nis­mo, Leon Trotsky hu­bo de es­ca­par del in­fierno ro­jo de la URSS, pe­se a ser un co­mu­nis­ta des­ta­ca­do, só­lo por­que era un crí­ti­co del to­ta­li­ta­ris­mo, se ave­ci­nó en nues­tro país, don­de fi­nal­men­te fue ase­si­na­do por ór­de­nes de Josef Sta­lin. ¿A esos ni­ve­les quie­ren des­cen­der? Pién­sen­lo muy bien se­ño­res.

No­tas lo­ca­les

El al­cal­de de Nue­vo Ca­sas Gran­des tie­ne 18 años sin pa­gar el im­pues­to mu­ni­ci­pal del pre­dial.tie­ne fa­ma de ser un deu­dor con­tu­maz, de­bi­do a que ha es­quil­ma­do a di­fe­ren­tes em­pre­sas co­mer­cia­les, de cré­di­to y a par­ti­cu­la­res, sin em­bar­go es­tos por mie­do aho­ra que es pre­si­den­te mu­ni­ci­pal no lo de­nun­cian, an­tes tam­po­co lo hi­cie­ron por­que los ame­na­za­ba con di­fa­mar­los en la ra­dio lo­cal.

Sin em­bar­go, el in­flu­yen­te co­lec­ti­vo de Fa­ce­book Juan Pue­blo, ex­hi­bió el do­cu­men­to don­de es­te co­no­ci­do ma­la pa­ga, tie­ne 18 años sin pa­gar el pre­dial, en es­tos mo­men­tos, es ló­gi­co su­po­ner que ya se los con­do­nó a si mis­mo, pe­se a su in­me­re­ci­do sa­la­rio que ron­da los $100,000 men­sua­les.

Me pre­gun­to, ¿con qué ca­ra va a re­que­rir ese pa­go a los con­tri­bu­yen­tes de NCG?

¿No que mu­cha ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra del se­cre­ta­rio mu­ni­ci­pal de NCG y cua­si pre­si­den­te? El abier­to en­con­tro­na­zo del des­acre­di­ta­do go­bierno mu­ni­ci­pal con el go­bierno es­ta­tal, lo úni­co que va a oca­sio­nar es... más que­bran­to eco­nó­mi­co, y que la ciu­dad si­ga es­tan­ca­da, se en­tien­de su re­sen­ti­mien­to con el PAN, por­que vein­te días an­tes de la elec­ción don­de fun­gía co­mo can­di­da­to de la coa­li­ción PAN-PRD a la dipu­tación fe­de­ral, los azu­les lo re­pu­dia­ron y lo des­co­no­cie­ron, aún así, ¿dón­de que­dó el sen­ti­do co­mún de ese hom­bre? Es tris­te lle­gar a la con­clu­sión, que de los dos pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les (ca­so iné­di­to e inau­di­to) no se ha­ce uno de­cen­te

El Sr. Jo­sé Te­rán no cor­ta el cabello, lo diseña.- cuan­do una per­so­na ama su tra­ba­jo, ele­va es­te a ni­vel de ar­te, tal es el ca­so de es­te pres­ta­dor de ser­vi­cios en su, "Pe­lu­que­ría Te­rán", don­de des­plie­ga su ta­len­to, vi­si­te­lo cuan­do ven­ga a es­ta ciu­dad, dis­fru­ta­rá de plá­ti­ca po­lí­ti­ca y si tie­ne suer­te, lo es­cu­cha­rá to­can­do el re­quin­to.

"Hay muy po­cos mons­truos que ga­ran­ti­cen los mie­dos que les te­ne­mos" An­dré Gi­de

"Pre­veo la des­apa­ri­ción del ca­ni­ba­lis­mo. El hom­bre es­tá as­quea­do del hom­bre". Sta­nis­law Lec

"Fui ca­ní­bal du­ran­te vein­ti­cin­co años. Por el res­to de tiem­po, he si­do ve­ge­ta­riano".

Geor­ge Ber­nard Shaw

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.