HON­DA Ci­vic Cou­pé

Im­pac­tan­te por fue­ra pe­ro muy dis­cre­to por den­tro. Un vehícu­lo de ni­cho al que le ha­ce fal­ta mu­cho pa­ra ser un ca­pri­cho.

El Economista (México) - Autos - - Portada - Mar­cos Mar­tí­nez

Atrac­ti­vo, pe­ro con pun­tos a me­jo­rar, pa­ra no per­der an­te sus ri­va­les. Su pla­ta­for­ma le con­fie­re un ta­lan­te au­daz.

Lue­go de que Hon­da for­ma­li­zó la en­tra­da a nues­tro mer­ca­do del Ci­vic Cou­pé ha­ce un par de me­ses, me to­có po­ner­me al man­do de es­te mo­de­lo que tie­ne fie­les en­tu­sias­tas que guar­dan muy bue­nos re­cuer­dos y ex­pe­rien­cias de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que lle­ga­ra a Mé­xi­co por allá de 1996.

Del Ci­vic Cou­pé co­mien­zo por con­tar­te de su lar­go to­tal de 4.4 me­tros. Re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble se­ña­lar es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca por­que a pe­sar de que no es un au­to muy gran­de, da es­ta im­pre­sión por las lí­neas tan de­por­ti­vas y por la for­ma de “cu­ña” que se apre­cia vis­to a los la­dos.

Es evi­den­te el per­fil agre­si­vo que, en mi opi­nión, es el pun­to más fuer­te del di­se­ño ex­te­rior. Tam­bién es cier­to que guar­da mu­chos ele­men­tos que son idén­ti­cos com­pa­ra­dos con la ver­sión se­dán. Por ejem­plo, del fren­te com­par­ten la pa­rri­lla cro­ma­da y las en­tra­das de ai­re en la fas­cia. Las lí­neas que men­cio­né an­te­rior­men­te son las res­pon­sa­bles de su ta­lan­te agre­si­vo. So­bre la ca­jue­la es­tá el más dis­tin­ti­vo de los ele­men­tos del Ci­vic Cou­pé y ése es el ale­rón. Sin em­bar­go, y por muy atrac­ti­vo que se vea, ter­mi­na sien­do un ele­men­to en con­tra. Ya te con­ta­ré por qué más ade­lan­te.

SIEM­PRE CO­NEC­TA­DO

El ha­bi­tácu­lo es en­ga­ño­so por­que pa­re­ce que no es muy al­to. Sin em­bar­go, la re­gu­la­ción de la al­tu­ra de los asien­tos (que los pue­des aco­mo­dar ca­si al ras del pi­so) da la opor­tu­ni­dad de que te aco­mo­des sin que ro­ce tu ca­be­za.

En la se­gun­da fi­la el es­pa­cio es pa­ra dos adul­tos aun­que no hay mu­cho es­pa­cio pa­ra la ca­be­za.

Y es jus­to en el in­te­rior que hay más de un pun­to en con­tra que ter­mi­na­rá por de­cep­cio­nar­te. Si bien el vo­lan­te es mul­ti­fun­ción, no tie­ne cu­bier­ta de piel y, co­mo prin­ci­pal ele­men­to en con­tra, no tie­ne paletas de cam­bio pa­ra la trans­mi­sión. De mis­ma for­ma ca­re­ce de cá­ma­ra de re­ver­sa y de sen­sor de pro­xi­mi­dad tra­se­ro; es­to, su­ma­do al enor­me ale­rón tra­se­ro, pro­vo­ca que es­ta­cio­nar­te o avan­zar en re­ver­sa sea ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­do.

El apar­ta­do de in­foen­tre­te­ni­mien­to tie­ne sis­te­mas co­mo el Hon­da link com­pa­ti­ble con Ca­rP­lay, An­droid Au­to y Si­ri 4 Eyes Free, in­ter­faz de au­dio USB. El cli­ma­ti­za­dor es de dos zo­nas, el freno de es­ta­cio­na­mien­to es eléc­tri­co, y el ac­ce­so es Smart Entry Key­less con en­cen­di­do por bo­tón.

PRUE­BA DE MA­NE­JO

Si bien el 1.5 li­tros de cua­tro ci­lin­dros tur­bo­car­ga­do le da ale­gría al Ci­vic Cou­pé, tam­bién hay que se­ña­lar la mar­ca­da pre­sen­cia del tur­bo­lag. Por arri­ba de las 1,800 – 2,000 rpm en­con­tra­rás su me­jor desem­pe­ño.

La trans­mi­sión CVT pa­ra mu­chos ca­re­ce de emo­ción. Por mi par­te pre­fie­ro des­ta­car que es un ex­ce­len­te alia­do del mo­tor, pues per­mi­te que la en­tre­ga de po­ten­cia se sus­ci­te rá­pi­da y li­neal­men­te.

CON­CLU­SIÓN

Des­de mi pun­to de vis­ta, Ci­vic Cou­pé man­tie­ne la bue­na repu­tación que los Hon­da tie­nen en cuan­to a con­duc­ción, ca­li­dad de ma­te­ria­les y buen ar­ma­do in­te­rior. Que­da a de­ber por mu­cho co­mo un vehícu­lo que, por el ni­cho en el que se en­cuen­tra, de­be ser lo más cer­cano a un ca­pri­cho. La fal­ta de un equi­pa­mien­to es­pe­cí­fi­co lo po­ne en des­ven­ta­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.