Prue­ba de ma­ne­jo PORS­CHE Dri­ving Ex­pe­rien­ce

Ins­truc­to­res cer­ti­fi­ca­dos por Pors­che, una familia de de­por­ti­vos ale­ma­nes y un cir­cui­to de ca­rre­ras son las ma­te­rias que ha­cen di­ver­ti­do un día de apren­di­za­je

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Mar­cos Mar­tí­nez mar­cos.mar­ti­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

Pa­sar de un mo­de­lo a otro es la fór­mu­la so­ña­da pa­ra pro­bar­los. Gua­te­ma­la re­ci­bió a los de­por­ti­vos ale­ma­nes.

No hay sis­te­ma que nos sal­ve de un per­can­ce cuan­do abu­sa­mos de la ve­lo­ci­dad aun­que ten­ga­mos en­tre ma­nos al de­por­ti­vo más avan­za­do del pla­ne­ta. Has­ta el mo­men­to na­die ha po­di­do ven­cer a la fí­si­ca, por lo que el ex­ce­so de ve­lo­ci­dad po­dría su­pe­rar la ca­pa­ci­dad de aga­rre de un neu­má­ti­co o el tra­ba­jo de la sus­pen­sión, por ejem­plo, y de­jar­nos fue­ra de la au­to­pis­ta o ha­cer­nos dar trom­pos y de­jar li­sas las llan­tas. Por ello Pors­che dis­po­ne de un com­ple­to pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra que sus clien­tes co­noz­can las ca­pa­ci­da­des di­ná­mi­cas de sus ju­gue­tes y au­men­ten su se­gu­ri­dad al vo­lan­te al sa­ber evi­tar un fe­nó­meno pe­li­gro­so o res­pon­der an­te uno re­pen­tino.

Es fá­cil que mo­de­los tan ve­lo­ces co­mo el 911 o un 718 nos den una des­car­ga de adre­na­li­na, nos ha­gan ga­nar con­fian­za y, fi­nal­men­te, ha­cer­nos sen­tir co­mo pi­lo­tos ex­pe­ri­men­ta­dos ca­pa­ces de ir ca­da vez más y más rá­pi­do. Por eso cur­sos co­mo és­te son guías im­pres­cin­di­bles pa­ra to­do aquél que tie­ne la for­tu­na de des­per­tar con un es­pé­ci­men ori­gi­na­rio de Stutt­gart en su ca­sa.

Jun­to al Pors­che Road Show Ex­pe­rien­ce, la fir­ma de de­por­ti­vos tam­bién tie­ne el pro­gra­ma Pors­che Sport Dri­ving School. La di­fe­ren­cia es que en el pri­me­ro los en­tu­sias­tas tie­nen la opor­tu­ni­dad de pro­bar en un cir­cui­to, y en con­di­cio­nes con­tro­la­das, di­fe­ren­tes mo­de­los, des­de un Ca­yen­ne has­ta un ex­plo­si­vo 911 GT3. El se­gun­do es un pro­gra­ma in­te­gral de adies­tra­mien­to y ca­pa­ci­ta­ción, igual­men­te im­par­ti­do por ins­truc­to­res cer­ti­fi­ca­dos por la mar­ca, con­for­ma­do por di­fe­ren­tes ni­ve­les y en el

que ca­da asis­ten­te pue­de ha­cer­lo con su pro­pio au­to y lo­grar un víncu­lo más fuer­te.

UNA NA­CIÓN QUE SOR­PREN­DE

Gua­te­ma­la fue el país ele­gi­do pa­ra el Pors­che Road Show Ex­pe­rien­ce 2018. Las ga­nas por co­no­cer es­ta na­ción cen­troa­me­ri­ca­na, des­cu­brir sus pai­sa­jes y ha­cer­lo a bor­do de un Pors­che que­da­ron muy por de­ba­jo de las im­pre­sio­nan­tes pos­ta­les que tie­ne re­ser­va­das pa­ra los mi­les de tu­ris­tas que re­ci­be ca­da año.

Dos días po­drían pa­re­cer cor­tos pa­ra do­mar cien­tos de ca­ba­llos de po­ten­cia en un cir­cui­to; sin em­bar­go, el vue­lo de po­co me­nos de dos ho­ras ha­ce que la tra­ve­sía sea muy pla­cen­te­ra. Lue­go de co­mer en la Ciu­dad de Gua­te­ma­la en la zo­na 9, la más ele­gan­te y ex­clu­si­va de la ca­pi­tal, par­tí rum­bo a Escuintla, en un tra­yec­to cer­cano a los 100 ki­ló­me­tros pe­ro que pue­de com­ple­tar­se en más de dos ho­ras de­bi­do a la aus­te­ra red, tan­to carretera co­mo de vías, en la ca­pi­tal. La se­gun­da colapsa fá­cil­men­te de­bi­do a que ca­re­ce de ejes via­les, por lo que sa­lir de la ciu­dad en ho­ra pi­co es igual de es­tre­san­te que en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

La oro­gra­fía de la re­gión re­sul­ta im­po­nen­te. Tres vol­ca­nes: de Fue­go, de Agua y Pa­ca­ya, (los dos pri­me­ros, ac­ti­vos) fue­ron los guar­dia­nes de una jor­na­da de ve­lo­ci­dad en el au­tó­dro­mo Pe­dro Co­fi­ño. La pis­ta con una ex­ten­sión de 2,400 me­tros y ubi­ca­da a una al­tu­ra de 347 MSNM me re­ci­bió acom­pa­ña­da por los di­fe­ren­tes mo­de­los Pors­che co­mo Ma­can, la nue­va ge­ne­ra­ción de Ca­yen­ne, el co­di­cia­do 911 en sus va­rian­tes Tur­bo, GT3, Tar­ga 4S, Ca­rre­ra S, y el coupé de cua­tro puer­tas Pa­na­me­ra e-Hy­brid y Pa­na­me­ra Sport Tu­ris­mo.

An­tes de po­ner­me al vo­lan­te, el equi­po de ins­truc­to­res im­par­tió as­pec­tos teó­ri­cos re­fe­ren­tes a la co­rrec­ta po­si­ción de ma­ne­jo, a la im­por­tan­cia de si­tuar el asien­to a la dis­tan­cia más se­gu­ra de vo­lan­te y pe­da­les, per­mi­tien­do que tan­to bra­zos co­mo pier­nas es­tén siem­pre fle­xio­na­dos pa­ra man­te­ner el con­trol so­bre el vehícu­lo y co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad en ca­so de un im­pac­to. De igual for­ma, de­ta­lla­ron ca­da uno de los ejer­ci­cios con in­di­ca­cio­nes pre­ci­sas, ta­les co­mo: ve­lo­ci­dad a la que se de­be rea­li­zar ca­da uno, for­ma­to de par­ti­ci­pa­ción de ca­da asis­ten­te y la ven­ta­ja de do­mi­nar­los pa­ra ha­cer nues­tra con­duc­ción co­ti­dia­na más se­gu­ra.

CON­DUC­CIÓN ON ROAD

La pri­me­ra par­te del día fue un pa­seo al­re­de­dor del cir­cui­to. Cer­ca de 20 ki­ló­me­tros fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra pro­bar Pa­na­me­ra e-Hy­brid, Pa­na­me­ra Sport Tu­ris­mo y Ca­yen­ne. En el pri­mer tra­mo por au­to­pis­ta des­cu­brí la co­mo­di­dad y prac­ti­ci­dad de Sport Tu­ris­mo. Pa­ra al­gu­nos co­le­gas de otros me­dios se tra­ta de un di­se­ño ex­tra­ño que po­co be­ne­fi­cia al mo­de­lo; sin em­bar­go, su ni­vel de prac­ti­ci­dad es muy al­to por­que tie­ne la vi­si­bi­li­dad muy al­ta en cual­quier di­rec­ción y por­que la al­tu­ra ex­tra en la

ca­jue­la per­mi­te un ma­yor vo­lu­men de car­ga. A esa con­ve­nien­cia hay que su­mar el tac­to de­por­ti­vo del V6 Tur­bo que desa­rro­lla 330 ca­ba­llos de fuer­za.

Por su par­te el Pa­na­me­ra e-Hy­brid es un ejem­plo de efi­cien­cia. El fun­cio­na­mien­to del tren hí­bri­do prio­ri­za el mo­do eléc­tri­co y con él es po­si­ble ro­dar 50 ki­ló­me­tros y has­ta una ve­lo­ci­dad de 120 km/h sin ha­cer fun­cio­nar el mo­tor de com­bus­tión. Co­mo en to­do au­to de pro­pul­sión eléc­tri­ca o hí­bri­da, es ne­ce­sa­rio acos­tum­brar­se al tac­to del pe­dal del freno por­que los cua­tro dis­cos apro­ve­chan las eta­pas de des­ace­le­ra­ción pa­ra re­cu­pe­rar la ener­gía y ali­men­tar a la ba­te­ría.

CON­DUC­CIÓN EN CIR­CUI­TO

La sec­ción más téc­ni­ca del cir­cui­to fue re­ser­va­da pa­ra los coupés de la mar­ca. Así es­tu­vie­ron a mi dis­po­si­ción los 718 Cay­man S, 911 Tar­ga, 911 Tur­bo y 911 GT3. Tan­das de cua­tro vuel­tas al man­do de ca­da mo­de­lo sir­vie­ron pa­ra des­cu­brir el com­por­ta­mien­to tan di­fe­ren­te de ca­da uno. A eso hay que su­mar que los or­ga­ni­za­do­res de­li­mi­ta­ron la tra­yec­to­ria ideal me­dian­te conos. De esa for­ma apren­dí a tra­zar me­jor, en­con­tran­do el ápex de ca­da cur­va, ace­le­ran­do gra­dual­men­te al sa­lir de ca­da una y obli­gan­do a que mis ojos cen­tra­ran la vi­sión en el si­guien­te cono, con lo que es po­si­ble ga­nar tiem­po al an­ti­ci­par­nos a la cur­va o la rec­ta que es­tá fren­te a no­so­tros.

Es­te ejer­ci­cio fue el GT3 más rá­pi­do, adic­ti­vo y di­ver­ti­do de con­du­cir; el so­ni­do de los es­ca­pes se cue­la al in­te­rior co­mo una sin­fo­nía en la que sus 500 ca­ba­llos de po­ten­cia en­dul­zan los oí­dos. Ade­más, el eje tra­se­ro lle­va a es­te de­por­ti­vo a un ni­vel de aga­rre y per­for­man­ce en las cur­vas con el que se­ría im­po­si­ble ro­dar en otro mo­de­lo.

LAUNCH CON­TROL Y FRE­NA­DO EN CUR­VAS

Se­gu­ra­men­te has ex­pe­ri­men­ta­do la pe­li­gro­sa si­tua­ción en la que en­tras a una cur­va y de­bes fre­nar a fon­do por un re­pen­tino obs­tácu­lo, ya sea un vehícu­lo de­te­ni­do o un ani­mal cru­zan­do la vía. Pa­ra ha­cer­lo más en­tre­te­ni­do, la arran­ca­da pa­ra es­te ejer­ci­cio la reali­cé con el Launch Con­trol en un 911 Tur­bo. Sus 520 ca­ba­llos de po­ten­cia lo ca­ta­pul­ta­ron has­ta una ve­lo­ci­dad su­pe­rior a los 140 km/h en una cor­ta rec­ta pa­ra lue­go en­trar a una cur­va, tam­bién de­li­mi­ta­da por conos, en la que ha­bía que pi­sar el pe­dal de freno con to­da de­ci­sión. Se­gún el ins­truc­tor de Pors­che, ese mo­de­lo rea­li­za­ría más de 700 launch con­trol du­ran­te los días que se ce­le­bra­ría el even­to y con di­fe­ren­tes con­duc­to­res.

SLA­LOM

La prue­ba fi­nal es­tu­vo com­pues­ta por un tra­mo en lí­nea rec­ta en­tre conos, tran­si­tar por una cur­va a la de­re­cha —en la que la vis­ta, el buen ti­ming pa­ra gi­rar el vo­lan­te, la ve­lo­ci­dad más idó­nea pa­ra que no ac­tua­ran los sis­te­mas de se­gu­ri­dad y así per­der tiem­po— eran cru­cia­les, dar vuel­ta en “U” pa­ra re­gre­sar al pun­to de ini­cio re­pi­tien­do el re­co­rri­do y fre­nar en un es­pa­cio re­du­ci­do sin to­car un so­lo cono. El mo­de­lo más efi­caz fue el 718 Cay­man S con su mo­tor cen­tral. El ba­lan­ce de pe­so al co­lo­car el mo­tor jus­to de­trás de los asien­tos le da un desem­pe­ño muy equi­li­bra­do que es muy no­to­rio en trans­fe­ren­cias de pe­sos tan vio­len­tas co­mo las que de­man­da un sla­lom. Cla­ro que el ejer­ci­cio tu­vo una par­ti­cu­la­ri­dad: ha­cer­lo en el me­nor tiem­po po­si­ble pa­ra ser el más rá­pi­do.

Con even­tos co­mo el Pors­che Dri­ving Ex­pe­rien­ce los clien­tes y par­ti­ci­pan­tes pue­den me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des al vo­lan­te en un en­torno se­gu­ro tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra las per­so­nas con las que de­be­mos com­par­tir las ca­lles. Ca­da uno de los ejer­ci­cios sir­ve pa­ra en­ten­der có­mo afec­ta la fí­si­ca al vehícu­lo y que va­ria­bles co­mo la ve­lo­ci­dad o el cam­bio de tra­yec­to­ria abrup­to pue­den re­sul­tar pe­li­gro­sos o in­con­tro­la­bles si no en­ten­de­mos su in­je­ren­cia so­bre un cuer­po en mo­vi­mien­to.

EL COSTO ES DE 500 DÓ­LA­RES POR PER­SO­NA ES­TE EVEN­TO SE LLE­VA A CA­BO EN DI­FE­REN­TES PAR­TES DEL MUN­DO. EN AL­GU­NOS CA­SOS SE REA­LI­ZA SO­BRE NIE­VE Y SE LE LLA­MA PORS­CHE DRI­VING EX­PE­RIEN­CE WIN­TER EL SI­GUIEN­TE EVEN­TO ES EL PORS­CHE TRACK EX­PE­RIEN­CE A CE­LE­BRAR­SE EL 7 DE ABRIL EN LEIP­ZIG, ALE­MA­NIA. TIE­NE UN COSTO DE 1,600 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.