JEEP WRANGLER SAHA­RA

El más ca­paz de los ex­plo­ra­do­res apren­dió a ser más con­si­de­ra­do con sus pa­sa­je­ros. Es­tre­na equi­pa­mien­to.

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Marcos Mar­tí­nez marcos.mar­ti­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

Siem­pre he se­ña­la­do la im­por­tan­cia de conducir un au­to en un am­bien­te to­tal­men­te di­fe­ren­te al que se tu­vo du­ran­te su pre­sen­ta­ción a me­dios. Ge­ne­ral­men­te se tra­ta de au­to­pis­ta o ca­rre­te­ra, al­go de off road (si es­ta­mos an­te un to­do te­rreno) y muy po­cos ki­ló­me­tros en ciu­dad. Por ello, te quie­ro pla­ti­car del Wrangler Saha­ra, un ju­gue­te que sin du­da es­tá re­ser­va­do pa­ra la di­ver­sión del fin de se­ma­na pe­ro que sin pro­ble­mas pue­de pa­sar por tu au­to del día a día.

NUN­CA DE IN­CÓG­NI­TO

La uni­dad de prue­ba co­rres­pon­dió al pa­que­te Saha­ra, es de­cir, uno an­tes del más com­ple­to de­no­mi­na­do Ru­bi­con. Cir­cu­lar en una ciu­dad co­mo la de Mé­xi­co en un au­to de se­me­jan­tes di­men­sio­nes es ca­si co­mo ha­cer­lo en un aco­ra­za­do. Des­de el pues­to de con­duc­ción se tie­ne la sen­sa­ción de do­mi­nar por com­ple­to el ho­ri­zon­te y gra­cias a la al­tu­ra del pues­to de con­duc­ción es más fá­cil ma­ne­jar y mo­ver­se en­con­tran­do los me­jo­res es­pa­cios.

Otra de­ta­lle que se no­ta ape­nas te subes es que lla­ma la aten­ción co­mo po­cos. Creo que eso es por su ima­gen ru­da pe­ro pu­li­da pa­ra lu­cir al día y, por mo­men­tos, has­ta ex­tra­va­gan­te. Es­to su­ce­de por la úl­ti­ma re­no­va­ción de diseño que su­frió ape­nas a fi­na­les del año pa­sa­do cuan­do fue pre­sen­ta­do en el Sa­lón de Los Án­ge­les. El re­di­se­ño ex­te­rior le vino per­fec­to so­bre to­do por­que la nue­va pa­rri­lla, fa­ros de­lan­te­ros y pa­ra­gol­pes tie­nen una per­fec­ta com­bi­na­ción en­tre fuer­za y buen gus­to. Por los la­dos no hay mu­cho que se­ña­lar por­que es un gran acier­to que su ima­gen ro­bus­ta se man­ten­ga in­tac­ta; tal vez só­lo ha­ya que agre­gar que los ri­nes es­tre­na­ron diseño. En la par­te tra­se­ra si­gue la con­fi­gu­ra­ción de un quin­to ac­ce­so di­vi­di­do en dos sec­cio­nes con el me­da­llón y la puer­ta so­bre la que des­can­sa la llan­ta de re­pues­to.

PIÉRDETE CON ES­TI­LO

Me­jo­res plás­ti­cos, una ima­gen “sua­vi­za­da” y un en­co­mia­ble ni­vel de ar­ma­do son só­lo al­gu­nos de los pun­tos a fa­vor del nue­vo Wrangler. A ello le si­guen las pan­ta­llas de 7” y 8.4”. La pri­me­ra es­tá en el clús­ter y di­gi­ta­li­za to­da la in­for­ma­ción pro­ve­nien­te de la compu­tado­ra co­mo con­su­mos, sis­te­ma de trac­ción en tiem­po real, brú­ju­la o el sis­te­ma de so­ni­do. La ubi­ca­da en la con­so­la cen­tral fa­ci­li­ta el con­trol de to­dos los sis­te­mas de en­tre los que des­ta­ca el Ucon­nect en su cuar­ta ge­ne­ra­ción. Ade­más, ya tie­ne Ap­ple Car­Play y An­droid Au­to.

Tal vez el úni­co pun­to a cri­ti­car tie­ne que ver con los con­tro­les de los ele­va­lu­nas, ya que es­tá en una po­si­ción al­go in­có­mo­da por­que es­tán co­lo­ca­dos en el ta­ble­ro cen­tral y ope­rar­los sig­ni­fi­ca que ca­da bo­tón, en lu­gar de pre­sio­nar­se, de­be ja­lar­se.

Gran par­te de su en­can­to es­tá en la con­fi­gu­ra­ción del te­cho des­mon­ta­ble. Los dos asien­tos de­lan­te­ros cuen­tan con pá­ne­les in­de­pen­dien­tes que se pue­den des­mon­tar jun­tos o por se­pa­ra­do al li­be­rar unos se­gu­ros. La sec- ción más gran­de, que va des­de la se­gun­da fi­la has­ta el área de car­ga, de­man­da que dos per­so­nas lo ha­gan, bas­tan­tes mi­nu­tos dis­po­ni­bles y des­tre­za pa­ra lo­grar­lo. Re­cuer­da que ade­más las puer­tas pue­den des­mon­tar­se.

MÁS VE­LO­CI­DAD

La pues­ta a pun­to y re­con­fi­gu­ra­ción del tren mo­triz le per­mi­ten co­lo­car­se co­mo una op­ción de vehícu­lo del dia­rio, aun­que aún con re­ser­vas. La ra­zón es que re­sul­ta más fá­cil de conducir; aho­ra trans­mi­te to­tal con­fian­za en ca­rre­te­ra in­clu­so por arri­ba de los 140 km/h y la sus­pen­sión no cas­ti­ga tan­to co­mo en el pa­sa­do.

La ae­ro­di­ná­mi­ca se fa­vo­re­ció con los án­gu­los de la pa­rri­lla de sie­te ba­rras así co­mo del pa­ra­bri­sas (aho­ra li­ge­ra­men­te in­cli­na­do ha­cia atrás) aun­que ape­nas su­peran­do los 110 km/h un mo­les­to rui­do co­mien­za a co­lar­se por las unio­nes del te­cho.

Es im­por­tan­te se­ña­lar que los neu­má­ti­cos de es­ta ver­sión y su ti­po de ro­da­do ha­cen más con­for­ta­ble la ca­li­dad de mar­cha y me­jo­ran el aga­rre, aun­que si es­tás pen­san­do en el off road ex­tre­mo, lo me­jor es mi­rar el ti­po de neu­má­ti­cos del pa­que­te Ru­bi­con.

El sis­te­ma de trac­ción Com­mand Trac tie­ne una ca­ja de trans­fe­ren­cia de dos ve­lo­ci­da­des, ejes rí­gi­dos Da­na con una re­la­ción de 3.35 pa­ra el tra­se­ro. Con es­tas he­rra­mien­tas no hay to­do­te­rreno que pue­da igua­lar­te, pe­ro sí es ne­ce­sa­rio de­te­ner­se a re­vi­sar sus características, tan­to pa­ra sa­car­le el me­jor pro­ve­cho co­mo pa­ra evi­tar da­ños in­ne­ce­sa­rios a sus múl­ti­ples com­po­nen­tes.

CON­CLU­SIÓN

Nun­ca an­tes un Wrangler ha­bía ocul­ta­do su la­do ci­vil co­mo en es­ta ge­ne­ra­ción. Sus ca­pa­ci­da­des in­tac­tas aho­ra pue­den ser apro­ve­cha­das en el uso dia­rio. La co­mo­di­dad pa­ra cir­cu­lar en ciu­dad y el con­fort in­te­rior son sus prin­ci­pa­les pun­tos a fa­vor.

PA­RA EL AC­CE­SO AL ÁREA DE CAR­GA ES NE­CE­SA­RIO UN ES­PA­CIO CON­SI­DE­RA­BLE PA­RA QUE LA PUER­TA ABRA POR COM­PLE­TO

EN­TRE SUS CUA­LI­DA­DES OFF ROAD ES­TÁN UN ÁN­GU­LO DE ATA­QUE DE 44º, VEN­TRAL DE 27.8º Y DE SA­LI­DA DE 37º. LA DIS­TAN­CIA AL SUE­LO DE 27.7 CEN­TÍ­ME­TROS. LA CA­PA­CI­DAD DE VADEO ES DE 76.2 CMS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.