RAM 2500

HD EDI­TION TUNGSTEN

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Mar­cos Mar­tí­nez mar­cos.mar­ti­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

Un pa­la­cio ro­dan­te que toma la for­ma de un pick up. El V8 de 6.4 li­tros pa­re­ce pe­que­ño an­te su des­co­mu­nal ta­ma­ño.

El mo­de­lo de es­ta se­ma­na es un cla­ro ejem­plo de que un vehícu­lo de tra­ba­jo pue­de ser igual o más re­fi­na­do que uno Pre­mium. Pa­ra ello, RAM do­tó de to­dos los ele­men­tos de con­fort con los que dis­po­ne pa­ra ha­cer de la RAM 2500 un pick up que te lle­va­rá co­mo si se tra­ta­se del se­dán más ex­clu­si­vo.

TRA­BA­JO CON ETI­QUE­TA

Lo pri­me­ro es no ol­vi­dar que se tra­ta de una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo y es­to es ne­ce­sa­rio acla­rar­lo por­que, en un pri­mer contacto, po­drías re­nun­ciar a la idea de me­ter­lo a un ca­mino ac­ci­den­ta­do o a po­ner más de me­dia to­ne­la­da en el área de car­ga. El RAM 2500 HD so­por­ta eso y más. Su des­co­mu­nal ta­ma­ño exi­ge con­tar con el es­pa­cio ne­ce­sa­rio pa­ra ma­nio­brar. Tan só­lo el lar­go al­can­za los 6 me­tros mientras que la al­tu­ra re­gis­tra 174 cm. Es­to se tra­du­ce a que des­de el asien­to del con­duc­tor pa­re­ce que es­tás al man­do de un tras­atlán­ti­co. Aun­que muy po­de­ro­so y ve­loz.

Al por­tar la denominación Tungsten, es­te pick up se ha­ce acree­dor a de­ta­lles que no en­con­tra­re­mos en otros mo­de­los de la marca co­mo la enor­me parrilla cro­ma­da, ri­nes de alu­mi­nio de do­ble aca­ba­do con 20”, lu­ces led de po­si­ción, es­tri­bos, mol­du­ras cro­ma­das y los anagra­mas LI­MI­TED en di­fe­ren­tes zo­nas de to­da la ca­rro­ce­ría.

SA­LA RO­DAN­TE

Por mu­cho el in­te­rior es la me­jor par­te que nos pue­de ofre­cer es­ta edi­ción es­pe­cial. La razón es que no­ta­rás un ni­vel de ex­clu­si­vi­dad que no es co­mún en es­te ti­po de vehícu­los. No es fá­cil des­cri­bir­lo por­que hay ele­men­tos pa­ra des­ta­car, co­mo la piel en to­do el in­te­rior, el control eléc­tri­co pa­ra los asien­tos de­lan­te­ros con ajus­tes de cli­ma­ti­za­ción y ca­le­fac­ción, mientras que pa­ra los tra­se­ros só­lo con ca­le­fac­ción. Le si­guen los bol­sos de cue­ro co­lo­ca­dos en los res­pal­dos de la pri­me­ra fi­la que ade­más tie­nen he­bi­llas tal co­mo las ta­le­gas o al­for­jas que se uti­li­za­ban en los ca­ba­llos pa­ra trans­por­tar ví­ve­res o do­cu­men­tos im­por­tan­tes. No pue­den ol­vi­dar­se las cos­tu­ras y gra­ba­dos en la con­so­la cen­tral, así co­mo el vo­lan­te mul­ti­fun­ción con ca­le­fac­ción, por si fal­ta­ra al­go.

Los tra­yec­tos se tor­nan muy có­mo­dos de­bi­do a la ha­bi­ta­bi­li­dad que tie­ne ca­da una de las pla­zas por­que, aun­que las bu­ta­cas de­lan­te­ras va­yan muy atrás, no hay problema pa­ra aco­mo­dar las pier­nas en la se­gun­da fi­la. El sis­te­ma de au­dio es­tá fir­ma­do por Al­pi­ne y es­tá con­for­ma­do por nue­ve bo­ci­nas y un am­pli­fi­ca­dor que se su­ma al sis­te­ma Ucon­nect que per­mi­te en­la­zar el te­lé­fono gra­cias a las in­ter­faz An­droid Au­to y Ap­ple Ca­rP­lay. Ade­más, la con­so­la de 8.4” sir­ve co­mo mo­ni­tor pa­ra pro­yec­tar la in­for­ma­ción del sis­te­ma de na­ve­ga­ción o el de la asis­ten­cia de es­ta­cio­na­mien­to.

RE­SIS­TE LO QUE SEA

De­ba­jo del co­fre, y el res­pon­sa­ble de que el RAM 2500 HD Tungsten pue­da con lo que le pon­gas en­fren­te, es un blo­que V8 HEMI con un des­pla­za­mien­to de 6.4 li­tros, el más gran­de de la fa­mi­lia he­mis­fé­ri­ca. Desa­rro­lla 410 ca­ba­llos de po­ten­cia mientras que el par al­can­za las 429 lb–pie y, es­ta fuen­te de po­der es­tá aso­cia­da a una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de seis ve­lo­ci­da­des. Con es­tas ar­mas su ca­pa­ci­dad de car­ga es de 1,245 ki­los y la de arras­tre es de 6,840; así que si pien­sas mu­dar­te y lle­var, li­te­ral­men­te, tu ca­sa con­ti­go, el RAM 2500 HD se­rá tu me­jor ayu­da.

Por si fue­ra po­co, cuen­ta con dos com­par­ti­men­tos lla­ma­dos RAM Box a los cos­ta­dos de la ca­ja; ade­más de te­ner ce­rra­du­ra, ofre­cen un vo­lu­men con­si­de­ra­ble co­mo pa­ra guar­dar ob­je­tos que po­drían res­tar­nos es­pa­cio en el in­te­rior co­mo un back­pack o he­rra­mien­tas ma­nua­les.

Tal vez el úni­co pe­ro es el con­su­mo. Y no por­que es­pe­re­mos que lo ha­ga co­mo un com­pac­to, sino por­que to­do cues­ta y en es­te ca­so tan­to con­fort, es­pa­cio y ex­clu­si­vi­dad en ver­dad lo ha­cen. En ca­rre­te­ra en­cuen­tra un am­bien­te có­mo­do pa­ra des­pla­zar­se pe­ro lo me­jor es no abu­sar de la ve­lo­ci­dad y man­te­ner­se en un ran­go de 120–140 km/h. Du­ran­te una prue­ba en la que re­co­rrí 967 ki­ló­me­tros (ma­yo­ri­ta­ria­men­te en au­to­pis­ta), el con­su­mo pro­me­dio fue de 6.45 km/l.

CON­CLU­SIÓN

No es fá­cil nom­brar­la co­mo la me­jor pa­ra el tra­ba­jo por­que su ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer­te sen­tir có­mo­do no tie­ne pa­re­ci­do. Es gi­gan­tes­ca, por lo que to­mar en cuen­ta sus di­men­sio­nes es ne­ce­sa­rio en ca­so de que pien­ses lle­var­te un ejem­plar co­mo és­te. Ofre­ce trac­ción 4x4 y pa­ra ac­ti­var­la só­lo es ne­ce­sa­rio gi­rar un se­lec­tor por lo que re­sul­ta ca­si im­pa­ra­ble a don­de sea que la lle­ves. Lo úni­co a con­si­de­rar es su pe­so vehi­cu­lar de 3,290 ki­lo­gra­mos que exi­ge aten­ción al vo­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.