TIE­RRA DE GI­GAN­TES

Una ru­ta crea­da en los años 50 es hoy el más du­ro cam­po de prue­bas del mun­do pa­ra cual­quier to­do te­rreno. Más de 30 ki­ló­me­tros de cas­ti­go fue­ron su­pe­ra­dos por los Jeep Wran­gler Rubicon sin ha­ber­se es­for­za­do de más

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Mar­cos Martínez / mar­cos.martinez@ele­co­no­mis­ta.mx

Es­ta ru­ta no ad­mi­te a dé­bi­les ni a te­me­ro­sos. Por eso los Wran­gler Rubicon son los úni­cos que pue­den com­ple­tar 35 ki­ló­me­tros de tor­tu­ra.

Hoy te voy a con­tar de un even­to or­ga­ni­za­do por Jeep en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro an­tes de pa­sar a es­ta his­to­ria quie­ro com­par­tir­te una re­fle­xión: en el vue­lo de re­gre­so des­de San Fran­cis­co a la Ciu­dad de Mé­xi­co, pla­ti­qué con mi ami­go y co­le­ga Ma­rio Ros­si, de otro co­no­ci­do me­dio es­pe­cia­li­za­do en el te­ma au­to­mo­triz, que es­te via­je ha­bía si­do has­ta aho­ra uno de los me­jo­res del año, si no es que el me­jor. Así de emo­cio­nan­te fue pa­ra no­so­tros es­ta ex­pe­rien­cia que hoy com­par­ti­ré con­ti­go. Y más allá de que seas fa­ná­ti­co del off

road, ca­da uno de los mo­men­tos vi­vi­dos a bor­do de un Wran­gler Rubicon, es­toy se­gu­ro, te eri­za­rían la piel o pon­drán a prue­ba tu va­lor pa­ra su­pe­rar la in­ter­mi­na­ble can­ti­dad de desafíos que se pre­sen­ta­ron en dos días de con­duc­ción ex­tre­ma.

La par­te más emo­cio­nan­te ocu­rrió has­ta el es­ta­do de Ca­li­for­nia, muy cer­ca del la­go Tahoe, pe­ro an­tes de lle­gar a la par­te cen­tral, por ca­sua­li­dad las emo­cio­nes a bor­do de un Jeep co­men­za­ron en el mis­mo ins­tan­te que tres co­le­gas pe­rio­dis­tas más, el ge­ren­te de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de FCA Mé­xi­co y yo per­di­mos el vue­lo en­tre San Fran­cis­co y Reno, Ne­va­da, por la len­ti­tud en el pro­ce­so de per­mi­so de en­tra­da otor­ga­do Mi­gra­ción de Es­ta­dos Uni­dos. Só­lo fue ne­ce­sa­rio ren­tar un Jeep Wran­gler Saha­ra pa­ra via­jar du­ran­te más de seis ho­ras y dis­fru­tar de pos­ta­les co­mo ver al fon­do la is­la de Al­ca­traz, re­co­rrer par­te de la her­mo­sa ciu­dad de San Fran­cis­co o cir­cu­lar por el im­po­nen­te Bay Bridge que co­nec­ta a San Fran­cis­co con Oa­kland. To­das es­tas imá­ge­nes fue­ron úni­cas gra­cias al te­cho sec­cio­na­do del Wran­gler que qui­ta­mos des­de el mis­mo mo­men­to de su­bir las ma­le­tas, pa­ra dis­fru­tar de la tra­ve­sía.

MÁS QUE PIE­DRAS Y POL­VO

El sue­ño de to­do ex­pe­di­cio­na­rio se ha­ce reali­dad en es­te lu­gar. El ob­je­ti­vo de es­te via­je fue par­ti­ci­par y com­ple­tar el Rubicon Trail, una ru­ta de 22 mi­llas (35 ki­ló­me­tros) di­se­ña­da pa­ra desafiar a los con­duc­to­res y en­tu­sias­tas del 4x4. Por es­ta ra­zón via­ja­mos has­ta los lí­mi­tes del es­ta­do de Ca­li­for­nia con Ne­va­da en don­de Jeep pre­pa­ró dos días de con­duc­ción en los que pe­rio­dis­tas de Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co con­du­ci­ría­mos los mo­de­los Jeep Wran­gler Rubicon de dos y cua­tro puer­tas con la ta­rea de com­pro­bar sus ca­pa­ci­da­des y re­sis­ten­cia.

Es fá­cil en­con­trar fau­na sal­va­je co­mo osos.

Por ello se de­ben ex­tre­mar pre­cau­cio­nes en el cam­pa­men­to

RU­TA LE­GEN­DA­RIA

Rubicon Trail es una ru­ta que se en­cuen­tra en el es­ta­do de Ca­li­for­nia, muy cer­ca­na al la­go Tahoe, y que fue tra­za­da en 1953 por un gru­po de ami­gos fa­ná­ti­cos de la con­duc­ción off road. Pa­ra idear­la se ba­sa­ron en la ru­ta co­no­ci­da co­mo Mc­Kin­ney-Rubicon Springs Road, que se sa­be fue la se­gui­da por los pri­me­ros via­je­ros a fi­na­les de 1890. Hoy, Rubicon Trail lle­va a otro si­tio lleno de his­to­ria, ya que des­pués de ocho ho­ras se­gui­das de ma­ne­jo en­tre ro­cas, tie­rra y ár­bo­les, los par­ti­ci­pan­tes lle­gan has­ta Rubicon Springs, un pa­ra­je que da­ta del año 1840 y que fue crea­do co­mo pun­to de des­can­so pa­ra los pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res.

SÓ­LO UN RUBICON

La edi­ción 21 del Rubicon Trail reunió a cer­ca de 40 pe­rio­dis­tas que fui­mos or­ga­ni­za­dos en tri­pu­la­cio­nes de dos per­so­nas. El fa­bri­can­te dis­pu­so de mo­de­los de dos y cua­tro puer­tas con las mo­to­ri­za­cio­nes de cua­tro ci­lin­dros, 2 li­tros, tur­bo (no dis­po­ni­ble en Mé­xi­co) y el co­no­ci­do 3.6 li­tros, V6 de 285 ca­ba­llos de po­ten­cia y un par mo­tor de 260 li­bras-pie. Pa­ra par­ti­ci­par es obli­ga­to­rio con­tar con vehícu­los con el má­xi­mo equi­pa­mien­to en el te­ma co­mo blo­quea­do­res pa­ra ejes de­lan­te­ro y tra­se­ro, neu­má­ti­cos de 33” y pro­tec­cio­nes pa­ra trans­mi­sión, mo­tor y di­fe­ren­cia­les. Por ello es que los mo­de­los Rubicon fue­ron per­fec­tos pa­ra es­ta aven­tu­ra en la que nos en­fren­ta­mos a ro­cas de al­tu­ras su­pe­rio­res a dos me­tros, gra­va con ro­cas fi­lo­sas y pen­dien­tes ma­yo­res a 25°. Sin las ca­pa­ci­da­des de es­tos mo­de­los no hu­bie­ra si­do po­si­ble tran­si­tar por los di­fe­ren­tes sen­de­ros y ca­mi­nos que com­ple­tan el Rubicon Trail. Es en es­te ti­po de am­bien­te en don­de se apre­cian sus pres­ta­cio­nes co­mo la al­tu­ra de la sus­pen­sión de 27.6 cen­tí­me­tros, los án­gu­los de ata­que de 44°, sa­li­da de 37° y ven­tral de 27.8°.

MA­NOS A LA OBRA

En el pri­mer día com­ple­ta­mos ocho ho­ras con­ti­nuas de con­duc­ción gra­cias a las ins­truc­cio­nes del equi­po de Jeep Jam­bo­ree USA, ex­per­tos que di­ri­gen a ca­da con­duc­tor en los pa­sos más com­pli­ca­dos pa­ra apli­car la téc­ni­ca de con­duc­ción es­pe­cí­fi­ca, así co­mo sa­ber có­mo ata­car los obs­tácu­los sin co­rrer el pe­li­gro de su­frir una vol­ca­du­ra o da­ñar me­cá­ni­ca­men­te al vehícu­lo. Sin un mo­de­lo con es­tas ap­ti­tu­des, no ha­bría­mos po­di­do si­quie­ra avan­zar du­ran­te los pri­me­ros me­tros por­que ape­nas los abor­da­mos tu­vi­mos que ac­ti­var la trac­ción 4x4 en el mo­do Low y cir­cu­lar por una gi­gan­tes­ca ro­ca que ofre­ció un al­to gra­do de aga­rre, lo que fa­ci­li­tó las pri­me­ras ma­nio­bras. Sin em­bar­go, su accidentada su­per­fi­cie de in­me­dia­to pu­so a prue­ba a to­dos los Jeep con in­cli­na­cio­nes, cam­bios de ángulo y pen­dien­tes en las que era im­po­si­ble vi­sua­li­zar el si­guien­te obs­tácu­lo.

Así trans­cu­rrió la jor­na­da. Pa­sos en los que más de uno de los par­ti­ci­pan­tes pen­sa­mos que no se­ría po­si­ble cru­zar y en los que los se­cos gol­pes de las ro­cas con­tra el cha­sis nos hi­cie­ron apre­tar los dien­tes y ce­rrar los ojos. Fue en es­tas si­tua­cio­nes que re­sul­tan ló­gi­cas las ba­rras pro­tec­to­ras en la par­te in­fe­rior del au­to en zo­nas tan sen­si­bles co­mo el tan­que de ga­so­li­na, el di­fe­ren­cial o la trans­mi­sión.

La téc­ni­ca de con­duc­ción fue siem­pre per­mi­tir que los neu­má­ti­cos de­lan­te­ros hi­cie­ran con­tac­to con las ro­cas más gran­des pa­ra no per­der trac­ción y man­te­ner al vehícu­lo en mo­vi­mien­to. Pe­ro a pe­sar de aten­der a to­das las in­di­ca­cio­nes, al­gu­nas eran tan gran­des que su­pe­raron la al­tu­ra del au­to con re­la­ción al pi­so e inevi­ta­ble­men­te ter­mi­na­ron por gol­pear a nues­tro Jeep. Sin em­bar­go, una vez que el au­to des­can­só so­bre los cos­ta­dos in­fe­rio­res, és­te gi­ra­ba ha­cia el la­do al que pre­via­men­te nos ha­bían di­ri­gi­do los ins­truc­to­res, y bas­ta­ba con sol­tar el freno y de­jar

que el Jeep por sí so­lo die­ra vuel­ta al res­ba­lar por las pie­dras. Pa­sa­das las 6 de la tar­de lle­ga­mos a Rubicon Springs, en don­de es­ta­cio­na­mos ca­da Jeep, nos ins­ta­la­mos en nues­tras tien­das de cam­pa­ña y dis­fru­ta­mos de la ce­na acom­pa­ña­dos por un pia­nis­ta que in­ter­pre­tó can­cio­nes de gé­ne­ros co­mo rock y country. El día si­guien­te, el sá­ba­do por la ma­ña­na, co­men­zó con el desa­yuno pa­ra lue­go pre­pa­rar nues­tras per­te­nen­cias, re­car­gar nues­tros vehícu­los con ga­so­li­na y ví­ve­res, pa­ra ini­ciar el ca­mino a ca­sa.

La se­gun­da jor­na­da re­qui­rió de cin­co ho­ras de in­ten­so ma­ne­jo off road has­ta lle­gar a la ca­rre­te­ra que nos lle­va­ría al ho­tel se­de, Ritz Carl­ton La­ke Tahoe. Es ne­ce­sa­rio men­cio­nar que pa­ra cir­cu­lar por es­ta ru­ta nin­gún vehícu­lo fue mo­di­fi­ca­do, ni si­quie­ra se al­te­ra­ron las pre­sio­nes de los neu­má­ti­cos. Tal vez el ma­yor es­fuer­zo que tu­vie­ron que ha­cer los Wran­gler fue ac­ti­var uno de los dos blo­quea­do­res, que en es­te ca­so fue el de­lan­te­ro, mis­mo que fue ne­ce­sa­rio en dos oca­sio­nes cuan­do “tre­pa­mos” por dos enor­mes ro­cas que ade­más de su al­tu­ra no per­mi­tie­ron ace­le­rar pre­via­men­te pa­ra to­mar im­pul­so por la cer­ca­nía del si­guien­te obs­tácu­lo al que hu­bie­ra si­do muy fá­cil gol­pear. Lue­go de cir­cu­lar por los úl­ti­mos me­tros del ca­mino de te­rra­ce­ría, nos de­tu­vi­mos pa­ra in­gre­sar en el na­ve­ga­dor la ru­ta a se­guir pa­ra el re­gre­so. Re­sul­ta im­pen­sa­ble que lue­go de so­me­ter­los a tal tra­ba­jo du­ran­te dos días se­gui­dos, los Jeep sa­lie­ron a la ca­rre­te­ra pa­ra cir­cu­lar a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 65 mph. Ni si­quie­ra fue ne­ce­sa­rio re­vi­sar las pre­sio­nes de in­fla­do.

Lue­go de po­ner a prue­ba a los mo­de­los Wran­gler Rubicon de Jeep es fá­cil en­ten­der por qué un vehícu­lo que na­ció en 1946 con fi­nes mi­li­ta­res y que man­tie­ne ca­si in­tac­to su di­se­ño ori­gi­nal es en la ac­tua­li­dad el me­jor vehícu­lo off road del mun­do.

La ru­ta es­tá abier­ta a to­do el pú­bli­co. El cos­to por per­so­na (adul­to) su­pera los 400 dó­la­res.

FICHA TÉC­NI­CA Mo­tor:V6, Pen­tas­tar, 3.6 lPo­ten­cia: 285 hpTor­que: 260 lb - pieTrans­mi­sión: Aut. 8 vel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.