RU­TA 4X4 Wes­tern

Durango tie­ne al­gu­nos de los sitios más atrac­ti­vos de Mé­xi­co. Es­tos aven­tu­re­ros des­cu­brie­ron su en­can­to.

El Economista (México) - Autos - - POR­TA­DA - Re­dac­ción / au­tos@ele­co­no­mis­ta.mx

La aven­tu­ra del pa­sa­do fin de se­ma­na nos lle­vó a un es­ta­do cu­ya ca­pi­tal es­tá de­cla­ra­da co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO (Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Educación, la Cien­cia y la Cultura). Vic­to­ria de Du­ran­go re­ci­bió a nues­tro con­tin­gen­te com­pues­to por 14 vehícu­los Jeep pa­ra com­ple­tar una de las travesías más atrac­ti­vas por sus pai­sa­jes del año.

De es­ta for­ma, 12 fa­mi­lias más el equi­po de Bos­co’s Cam­pa prac­ti­ca­mos el de­por­te del off

road en una ru­ta en la que dis­fru­ta­mos si­tios que a cual­quie­ra trans­por­ta­rían en el tiem­po a la épo­ca de la Re­vo­lu­ción, así co­mo a de­jar vo­lar a la ima­gi­na­ción con pos­ta­les nun­ca an­tes vis­tas, to­do ello fo­men­tan­do la con­vi­ven­cia fa­mi­liar y el res­pe­to por la na­tu­ra­le­za.

ARRAN­CA­MOS

El vier­nes 14 de sep­tiem­bre, a pri­me­ra ho­ra, ca­da uno de los con­duc­to­res y je­fes de fa­mi­lia hi­cie­ron una úl­ti­ma re­vi­sión a fon­do de sus uni­da­des en el pa­tio prin­ci­pal del ho­tel se­de pa­ra en­fren­tar los cien­tos de ki­ló­me­tros a su­pe­rar en dos días de aven­tu­ras. A di­fe­ren­cia de otros even­tos de es­te ti­po, en Bos­co’s Camp hay li­ber­tad de que par- ti­ci­pen fa­mi­lias y me­no­res de edad con só­lo dos con­di­cio­nes: que si­gan las ins­truc­cio­nes de los lí­de­res de ru­ta y que to­dos los ocu­pan­tes de ca­da uni­dad uti­li­cen el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad du­ran­te to­do el tra­yec­to y ac­ti­vi­da­des.

Una vez que ter­mi­na­mos el desa­yuno par­ti­mos al­re­de­dor de las 8:30 de la ma­ña­na ha­cia el no­roes­te de la ciudad pa­ra com­ple­tar un tra­yec­to de apro­xi­ma­da­men­te 45 mi­nu­tos en el que pa­sa­mos por los po­bla­dos de La Flor y los Ála­mos pa­ra lle­gar has­ta nues­tro des­tino: el Ca­ñón del Ála­mo.

Co­mo en to­dos nues­tros even­tos con­ta­mos con el apo­yo de las au­to­ri­da­des lo­ca­les. Es­ta oca­sión no fue la ex­cep­ción y per­so­na­li­da­des del mu­ni­ci­pio die­ron el arran­que de sa­li­da. “Que­re­mos pro­mo­ver el tu­ris­mo eco­ló­gi­co en la Sierra Ma­dre de Du­ran­go, que co­noz­can las di­fe­ren­tes op­cio­nes que te­ne­mos en el es­ta­do. Es­ta­mos rea­li­zan­do una se­rie de pro­gra­mas pa­ra in­cen­ti­var el tu­ris­mo en la re­gión y que co­noz­can las di­fe­ren­tes for­mas de prac­ti­car­lo”, fue el men­sa­je de sa­li­da de la li­cen­cia­da Mar­ce­la Hol­guín He­rre­ra, ti­tu­lar de la Di­rec­ción de Ca­li­dad y Ser­vi­cios Tu­rís­ti­cos de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo y Ci­ne­ma­to­gra­fía, di­vi­sión que fue crea­da pa­ra fo­men-

tar el eco­tu­ris­mo y el res­pe­to por el en­torno y la na­tu­ra­le­za.

Así y es­col­ta­dos por la po­li­cía mu­ni­ci­pal los 14 Jeep en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes: Wran­gler Tj, JK y el to­tal­men­te nue­vo JL, de má­xi­ma trac­ción, nos en­fi­la­mos rum­bo a la Sierra li­de­ra­dos por el Go­ri­lla, nues­tro Jeep ac­ce­so­ri­za­do a to­pe por Mo­par pa­ra con­quis­tar el Ca­ñón del Ála­mo. Ade­más, pa­ra to­dos los par­ti­ci­pan­tes re­sul­tó aún más atrac­ti­vo ese fin de se­ma­na por­que re­ci­bie­ron con­se­jos y con­vi­vie­ron con Ap­daly López, ga­na­dor de la Ba­ja 1000 del año pa­sa­do y ga­na­dor de la Ba­ja 500 edi­ción 2018.

Lue­go de aban­do­nar la ca­rre­te­ra, la adre­na­li­na co­men­zó a fluir de­ses­pe­ra­da­men­te, el ca­mino en desuso nos re­ci­bió con zan­jas, lo­do, cor­tes con es­ca­lo­nes don­de ca­da uno desa­rro­lló su pro­pia téc­ni­ca de acuer­do con el equi­pa­mien­to. Co­mo en ca­da oca­sión que te­ne­mos opor­tu­ni­dad de di­ver­tir­nos con nues­tros vehícu­los 4x4, el tra­ba­jo en equi­po es pri­mor­dial pa­ra cir­cu­lar en ca­ra­va­na y de es­ta for­ma es­tar pen­dien­tes de ca­da uno de los in­te­gran­tes y sus uni­da­des pa­ra au­xi­liar­nos en ca­so de un even­to. Así, y tras for­mar nues­tro con­tin­gen­te, superamos ca­da prue­ba. An­tes de lle­gar al Ca­ñón del Ála­mo en­fren­ta­mos uno de los obs­tácu­los más di­fí­ci­les de am­bos días: cru­zar un río. La pe­ri­cia, tan­to de pi­lo­tos y co­pi­lo­tos, per­mi­tió que la ca­ra­va­na Jeep cru­za­ra al otro la­do sin te­ner nin­gún per­can­ce co­mo pue­de ocu­rrir con un vehícu­lo atas­ca­do, arras­tra­do por la co­rrien­te o inun­da­do.

En es­te pri­mer día de ac­ti­vi­da­des com­ple­ta­mos el re­co­rri­do “Wes­tern”, lla­ma­do así por sus pai­sa­jes y por su pa­so a tra­vés del eco­sis­te­ma Pino-En­cino, cons­ti­tui­do por las es­pe­cies ve­ge­ta­les pi­nus y quer­cus, ade­más de pas­ti­za­les. En es­te lu­gar dis­fru­ta­mos de un cli­ma fres­co con una tem­pe­ra­tu­ra de en­tre 18 y 20°C; es­tá lo­ca­li­za­do a una al­ti­tud de 2,400 me­tros so­bre el ni­vel del mar, ubi­ca­do en­tre la Sierra Ma­dre Oc­ci­den­tal, la Orien­tal, la Fran­ja Vol­cá­ni­ca Trans­me­xi­ca­na y la Sierra Ma­dre del Sur.

Lue­go de cua­tro ho­ras de pa­seo, ac­ti­vi­da­des y ma­nio­bras 4x4, lle­ga­mos al pa­ra­je de des­can­so del lu­gar com­pues­to por múl­ti­ples ca­ba­ñas en las que des­ca­sa­mos y des­de las que ini­cia­mos el se­gun­do día de ac­ti­vi­da­des.

SE­GUN­DO OB­JE­TI­VO

El li­bro de ru­ta mar­có co­mo pun­to fi­nal la Cas­ca­da del Sal­to del Agua Llo­vi­da, que se en­cuen­tra en la Sierra del Na­yar y abar­ca cer­ca de 100,000 hec­tá­reas de ex­ten­sión.

La ru­ta, de apro­xi­ma­da­men­te 15 ki­ló­me­tros, tu­vo el mis­mo gra­do de di­fi­cul­tad que la jor­na­da an­te­rior aun­que con cier­tas di­fe­ren­cias, pues no tu­vi­mos que cru­zar un río pe­ro, por el con­tra­rio, en­fren­ta­mos un ca­mino aún más ac­ci­den­ta­do y zo­nas en las que el sen­de­ro se per­día en­tre el avan­ce de la na­tu­ra­le­za.

Al me­dio día lle­ga­mos a nues­tro des­tino, en don­de dis­fru­ta­mos de una de las me­jo­res que pue­de ofre­cer nues­tro país jus­to al pie de la cas­ca­da y con to­dos los vehícu­los for­ma­dos pa­ra to­mar una fo­to­gra­fía.

Aquí ca­da una de las tri­pu­la­cio­nes pu­do dis­fru­tar de di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des co­mo sen­de­ris­mo o ti­ro­le­sa, mien­tras que otros pre­fi­rie­ron cir­cu­lar en el la­go. El am­bien­te fa­mi­liar fue inigua­la­ble.

An­tes de ce­rrar las ac­ti­vi­da­des de es­ta ru­ta, re­gre­sa­mos al ho­tel en la ciudad de Du­ran­go, en don­de es­ta­cio­na­mos nues­tro au­tos pa­ra di­ri­gir­nos a la pla­za prin­ci­pal y dis­fru­tar de los fes­te­jos pa­trios por la con­me­mo­ra­ción de nues­tra In­de­pen­den­cia del 15 de sep­tiem­bre.

Fo­to : archivo

LI­DER DE RU­TA. La edi­ción es­pe­cial Ye­ti co­man­dó la ex­pe­di­ción.

Fo­to : archivo

IN­SU­PE­RA­BLE.So­lo Jeep pue­de su­pe­rar cual­quier te­rreno.

Bos­co’s Camp 4x4 (55) 53618500 www.bos­co­camp4x4.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.