EL LLA­MA­DO DEL ÉXI­TO

Un cros­so­ver com­pac­to que mar­ca­rá un nue­vo ca­pí­tu­lo pa­ra la mar­ca: mo­tor tur­bo de 237 hp y pla­ta­for­ma ex­clu­si­va.

El Economista (México) - Autos - - POR­TA­DA - Marcos Martínez marcos.mar­ti­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

Ha­ce unos me­ses te con­té so­bre el nue­vo cros­so­ver de Cadillac cuan­do fue pre­sen­ta­do a la pren­sa mun­dial du­ran­te el Au­to Show de Nue­va York. Has­ta ese mo­men­to me ha­bía pa­re­ci­do el me­jor es­ce­na­rio por el gla­mour y el ai­re de dis­tin­ción que se vi­ve en la gran man­za­na, y en es­pe­cial en la Cadillac Hou­se, ubi­ca­da en Man­hat­tan. Sin em­bar­go y tras co­no­cer­lo en una ciudad que es­tá al nor­te de Es­ta­dos Uni­dos, muy cer­ca de la fron­te­ra con Ca­na­dá, com­pren­do por qué el Cadillac XT4 se di­ri­gi­rá a un nue­vo mer­ca­do pa­ra atraer clien­tes a los que an­tes no se ha­bía vis­to cer­ca de la mar­ca.

CO­RRIEN­TE DE IN­NO­VA­CIÓN

Pa­ra vo­lar a Seattle hay que pre­pa­rar una bue­na lis­ta de mú­si­ca y lle­var in­for­ma­ción so­bre nues­tro des­tino pa­ra con­sul­tar­la y dis­fru­tar nues­tra vi­si­ta al má­xi­mo. ¡El tra­yec­to su­pera las cua­tro ho­ras en avión! El Mu­seo de Ar­te Pop es sin du­da uno de los lu­ga­res que de­be­rás vi­si­tar; una de sus más in­tere­san­tes ex­po­si­cio­nes es Mar­vel, Uni­ver­se of Super He­roes, que te lle­va a tra­vés de la his­to­ria de es­ta editorial crea­do­ra de al­gu­nos de los su­per­hé­roes más po­pu­la­res co­mo Iron Man, Spi­de­rman o Hulk. Pe­ro no es la úni­ca, hay otras de­di­ca­das a te­má­ti­cas co­mo la del gru­po de grun­ge Nir­va­na y en la que se re­sal­ta el pa­pel que tu­vo es­ta ciudad en el gé­ne­ro mu­si­cal cu­yo boom fue en los años 90. Pe­ro ¿por qué no te he con­ta­do so­bre el nue­vo XT4? Por­que an­tes de ha­blar de él quie­ro po­ner­te en contexto y que ima­gi­nes la at­mós­fe­ra que ro­deó al XT4, con­si­de­ran­do que con es­ta ciudad se em­pa­tan los ai­res crea­ti­vos e in­no­va­do­res tan­to del lu­gar co­mo los de es­te cros­so­ver es­ta­dou­ni­den­se. El es­ti­lo van­guar­dis­ta y de lu­jo de la mar­ca que se man­tie­ne in­tac­to aho­ra bus­ca­rá clien­tes de me­nor edad y con un es­ti­lo de vi­da que, si bien es cos­mo­po­li­ta, tam­bién se ca­rac­te­ri­za por adop­tar nue­vos há­bi­tos.

ES­PE­CIAL

El XT4 se co­lo­ca co­mo el pri­me­ro en la lis­ta de cros­so­vers y SUV de Cadillac, y por­que es­tre­na una pla­ta­for­ma desa­rro­lla­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra ella aun­que pa­sa­rán al­gu­nos me­ses has­ta que lle­gue al­gún otro mo­de­lo del gru­po Ge­ne­ral Mo­tors que eche mano de es­te avan­za­do pro­yec­to de in­ge­nie­ría. La ra­zón pa­ra cons­truir una pla­ta­for­ma fue­ron al­gu­nas de las ne­ce­si­da­des di­ná­mi­cas que se iden­ti­fi­ca­ron en su mo­men­to co­mo tren mo­tor, sis­te­ma de trac­ción y ta­ma­ño.

Ha­blan­do jus­ta­men­te de sus di­men­sio­nes lle­ga a un lar­go to­tal de 4,599 mi­lí­me­tros por 1,947

por an­cho y 1,605 mi­lí­me­tros de al­to con una dis­tan­cia en­tre ejes de 2,778. La XT5, su her­ma­na ma­yor, tie­ne un lar­go to­tal de 4,824 mi­lí­me­tros y una dis­tan­cia en­tre ejes de 2,857. Que­da cla­ro que se tra­ta en­ton­ces de un cros­so­ver com­pac­to. Al ser así tie­ne la ven­ta­ja de no­tar­se más ju­ve­nil y ágil, ade­más de que el di­se­ño que iden­ti­fi­ca a Cadillac le con­fie­re una ima­gen que en­can­ta­rá a más de uno por su fres­cu­ra.

LA CA­SA MAN­DA

Pa­ra Mé­xi­co lle­ga­rá la ver­sión Pre­mium Lu­xury FWD, por lo que tie­ne de­ta­lles ex­te­rio­res re­ser­va­dos só­lo pa­ra ella. En es­te ni­vel se da un lu­gar pre­pon­de­ran­te al lu­jo, por lo que no­ta­rás una gran pre­sen­cia de cro­mo en to­da su ca­rro­ce­ría. Uno de los ele­men­tos en los que me­jor se apli­có el aca­ba­do ti­po es­pe­jo es en la pa­rri­lla por­que su for­ma ti­po es­cu­do al­ber­ga pe­que­ños pun­tos cro­ma­dos que en con­jun­to le dan una ima­gen tri­di­men­sio­nal. Es­te mis­mo ter­mi­na­do se ex­tien­de a las ba­rras por­ta equi­pa­je del te­cho, al con­torno ex­te­rior de las ven­ta­ni­llas, a las ma- ni­jas así co­mo a las sa­li­das de es­ca­pe.

Pa­ra mi gus­to, lo que me­jor le vie­ne es el len­gua­je de di­se­ño que iden­ti­fi­ca a Cadillac plas­ma­do en sus uni­da­des de ilu­mi­na­ción, tan­to de­lan­te­ras co­mo tra­se­ras. No se tra­ta so­la­men­te de la for­ma de los fa­ros y las ca­la­ve­ras con sus lí­neas muy es­ti­li­za­das a lo lar­go de la fas­cia o de la puer­ta de la ca­jue­la sino tam­bién por la com­po­si­ción de su in­te­rior que gra­cias a la ilu­mi­na­ción led crean un se­llo que iden­ti­fi­ca a Cadillac en cual­quier lu­gar. Ade­más, en el fren­te las lu­ces son diur­nas de po­si­ción, por lo que siem­pre des­ta­ca­rá es­te mo­de­lo en me­dio de la ciudad.

Otros de los ras­gos de ima­gen pro­pios de la ver­sión pa­ra nues­tro país se­rán los ri­nes de alu­mi­nio cro­ma­dos de 18” y las mol­du­ras sa­ti­na­das que no­ta­rás en las fas­cias y a los cos­ta­dos.

LU­JO SIN ABU­RRI­MIEN­TO

A pri­me­ra vis­ta, es no­to­ria una gran me­jo­ra en aca­ba­dos e in­te­gra­ción de ma­te­ria­les so­bre to­do en el ta­ble­ro; es­tá cu­bier­to de piel, por lo que su su­per­fi­cie es ade­más sua­ve al tac­to y agra­da­ble a la vis­ta por­que múl­ti­ples cos­tu­ras so­bre­sa­len a lo lar­go de su cuer­po y de­fi­nen muy bien los tres ni­ve­les en los que es­tá or­ga­ni­za­do ha­cien­do que la pan­ta­lla cen­tral de 8” se dis­tin­ga so­bre los de­más ele­men­tos.

Los aca­ba­dos pla­tea­dos que de­fi­nen a su ex­te­rior por tra­tar­se del pa­que­te Pre­mium Lu­xury se lle­van tam­bién al ha­bi­tácu­lo y se ma­te­ria­li­zan en un am­bien­te de so­fis­ti­ca­ción. Así, los bo­to­nes aco­mo­da­dos en una lí­nea cur­va a lo lar­go de la con­so­la cen­tral se be­ne­fi­cian del plás­ti­co sa­ti­na­do al igual que las sa­li­das del sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción o al­gu­nas otras zo­nas del in­te­rior.

Pa­san­do a los ele­men­tos de con­fort y tec­no­ló­gi­cos que se dis­po­nen en el in­te­rior, hay que em­pe­zar por la pan­ta­lla de 4.2” ubi­ca­da en el clús­ter; en ella, co­mo ocu­rre ya en una bue­na par­te de mo­de­los exis­ten­tes en el mer­ca­do, el con­duc­tor po­drá es­tar al tan­to de in­for­ma­ción or­ga­ni­za­da en di­fe­ren­tes te­má­ti­cas. Así po­drá con­sul­tar la pre­sión de los neu­má­ti­cos, la es­ta­ción de ra­dio sin­to­ni­za­da, los re­sul­ta­dos del odó­me­tro par­cial o to­tal, en­tre otros. Por su par­te los asien­tos de­lan­te­ros (re­cu­bier­tos en piel) tie­nen ajus­tes eléc­tri­cos; pa­ra el con­duc­tor son ocho vías po­si­bles mien­tras que pa­ra el acom­pa­ñan­te son seis. Me fal­ta men­cio­nar­te que hay me­mo­rias de po­si­ción con las que se ar­chi­van la po­si­ción de las bu­ta­cas y de los es­pe­jos ex­te­rio­res.

La pan­ta­lla cen­tral de 8”, ade­más de ser a co­lor y sen­si­ble al tac­to, ofre­ce las in­ter­fa­ces Ap­ple Ca­rP­lay y An­droid Au­to, así co­mo la tec­no­lo­gía Cadillac User Ex­pe­rien­ce 3.0. La re­no­va­da pla­ta­for­ma CUE 3.0 ha­ce que la ex­pe­rien­cia en­tre el usua­rio y su vehícu­lo sea más sim­ple, agra­da­ble y rá­pi­da. Es­to se no­ta en la nue­va or­ga­ni­za­ción e iden­ti­dad vi­sual de los íco­nos que re­pre­sen­tan a ca­da uno de los sis­te­mas del au­to, a la for­ma co­mo ac­ti­va­mos sis­te­mas co­mo la cli­ma­ti­za­ción, in­ter­ac­tua­mos con otros co­mo la na­ve­ga­ción o que va­ria­mos cons­tan­te­men­te co­mo el sis­te­ma de au­dio.

Por lo que se re­fie­re a las sen­sa­cio­nes en el in­te­rior, pue­do de­cir­te que un tra­ba­jo er­go­nó­mi­co pro­fun­do se no­ta en las ban­cas de­lan­te­ras en

“El sis­te­ma Teen

Dri­ver per­mi­te que el pa­dre de fa­mi­lia con­fi­gu­re pa­rá­me­tros co­mo lí­mi­te de ve­lo­ci­dad, del vo­lu­men del sis­te­ma de au­dio o aler­ta por uso del cin­tu­rón de se­gu­ri­dad”

áreas tan es­pe­cí­fi­cas co­mo el apo­yo y co­mo­di­dad que brin­dan los res­pal­dos o la su­per­fi­cie de con­tac­to del asien­to. Es fá­cil aco­mo­dar­se, ya que por un la­do es­tán los re­gla­jes pa­ra la bu­ta­ca pe­ro tam­bién la opor­tu­ni­dad de mo­di­fi­car la co­lum­na de la di­rec­ción al po­si­cio­nar al vo­lan­te de la ma­ne­ra que sea más se­gu­ra pa­ra con­du­cir. La vi­si­bi­li­dad ha­cia el fren­te no tie­ne que­ja al­gu­na in­clu­so ha­cia los cos­ta­dos; pa­ra la par­te tra­se­ra lo me­jor es au­xi­liar­se de la pan­ta­lla y de la cá­ma­ra que nos asis­te en ma­nio­bras de re­ver­sa.

En la se­gun­da fi­la, se­gún in­for­ma­ción de Cadillac hay 1,004 mi­lí­me­tros disponibles pa­ra las pier­nas; lo que te pue­do de­cir es que a pe­sar de que los asien­tos de­lan­te­ros es­tén co­lo­ca­dos muy atrás, no hay pro­ble­mas pa­ra aco­mo­dar­se. Por las di­men­sio­nes pro­pias de un cros­so­ver com­pac­to, lo me­jor es aco­mo­dar a dos adul­tos en la se­gun­da fi­la y de­jar al es­pa­cio cen­tral co­mo área co­mún des­ple­gan­do el re­po­sa­bra­zos.

LA VI­TA­LI­DAD DEL TUR­BO

El mo­tor de 2 li­tros de des­pla­za­mien­to tie­ne la pe­cu­lia­ri­dad de con­tar con un tur­bo­com­pre­sor de do­ble en­tra­da (Twin Scroll) que per­mi­te una me­jor in­yec­ción del ai­re ha­cia los ci­lin­dros. Es­ta tec­no­lo­gía avan­za­da (y un po­co más cos­to­sa), per­mi­te ob­te­ner ma­yor po­ten­cia de un mo­tor de me­nor ci­lin­dra­da co­mo el ca­so de es­te 2 li­tros. Una de las no­ve­da­des en tér­mi­nos de in­ge­nie­ría es el sis­te­ma TriPo­wer con el que se ob­tie­ne un con­su­mo más efi­cien­te de com­bus­ti­ble al va­riar la aper­tu­ra de las vál­vu­las de ad­mi­sión de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des de po­ten­cia y aceleración (ba­ja, me­dia y al­ta car­ga). Los tres ni­ve­les de aper­tu­ra es­tán de­ter­mi­na­dos por tres le­vas de di­fe­ren­te al­tu­ra que me­dian­te un ac­tua­dor eléc­tri­co que re­co­rre el ár­bol lon­gi­tu­di­nal­men­te per­mi­te que ca­da vál­vu­la ha­ga con­tac­to con la le­va que co­rres­pon­da al mo­men­to.

La po­ten­cia ge­ne­ra­da es de 237 ca­ba­llos de po­ten­cia (118.5 ca­ba­llos por li­tro de des­pla­za­mien­to) y un par mo­tor de 258 lb–pie. Es­tá aso­cia­do a una trans­mi­sión de nue­ve ve­lo­ci­da­des con cam­bios en el vo­lan­te y con la mo­da­li­dad S (Sport) que ge­ne­ra que el mo­tor al­can­ce un ma­yor ni­vel de re­vo­lu­cio­nes.

AL VO­LAN­TE

Mues­tra múl­ti­ples sen­sa­cio­nes al vo­lan­te gra­cias a los tres mo­dos de con­duc­ción que pue­de ofre­cer de­bi­do a la ges­tión elec­tró­ni­ca. El apar­ta­do que más lla­mó mi aten­ción fue el tac­to de la di­rec­ción por­que tie­ne un pun­to me­dio en­tre sua­vi­dad y una du­re­za que ter­mi­na por ser mo­les­ta en ma­nio­bras que de­man­dan ma­yor gi­ro del vo­lan­te. Es cier­to, re­sul­ta un tan­to ar­ti­fi­cial; sin em­bar­go, no es un fac­tor ne­ga­ti­vo.

Du­ran­te la lar­ga prue­ba de con­duc­ción, cer­ca­na a los 200 ki­ló­me­tros, des­ta­có de igual for­ma el com­por­ta­mien­to de la sus­pen­sión (aun­que en nin­gún mo­men­to cir­cu­la­mos por con­di­cio­nes de as­fal­to co­mo las que pre­do­mi­nan en nues­tro país), y du­ran­te cor­tos tra­mos si­nuo­sos pue­do de­cir­te que la fir­me­za al vo­lan­te es­tá pre­sen­te siem­pre.

So­bre la co­mo­di­dad sin du­da hay que men­cio­nar es­pe­cial­men­te al ha­bi­tácu­lo y al ni­vel de her­me­ti­ci­dad gra­cias al Ac­ti­ve Noi­se Can­ce­lla­tion por­que per­mi­te dis­fru­tar del sis­te­ma de so­ni­do (dis­po­ni­ble con sie­te par­lan­tes) o de pla­ti­car con tus acom­pa­ñan­tes. Por su par­te el te­cho pa­no­rá­mi­co ha­ce más ale­gre la at­mós­fe­ra in­te­rior.

El nue­vo Cadillac XT4 lle­ga­rá a los dis­tri­bui­do­res a me­dia­dos del mes de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.