IS­LA DE LAS AVES

Cer­ca de la ca­pi­tal del país, es­te par­que re­crea­ti­vo tie­ne di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des pa­ra sus vi­si­tan­tes. La aven­tu­ra 4x4 nos lle­vó a cru­zar pro­fun­dos ríos

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Re­dac­ción au­tos@ele­co­no­mis­ta.mx

La aven­tu­ra de es­ta se­ma­na lle­vó a los ex­pe­di­cio­na­rios a cru­zar ríos en un pa­ra­je ubi­ca­do en el Es­ta­do de Mé­xi­co.

La úl­ti­ma aven­tu­ra nos lle­vó has­ta el es­ta­do de Du­ran­go y sin te­mor a equi­vo­car­me la de­cla­ro co­mo una de las más atrac­ti­vas en lo que va del año. Sin em­bar­go, la enor­me dis­tan­cia a re­co­rrer pa­ra quie­nes par­ti­mos des­de el cen­tro de la Re­pú­bli­ca de­man­dó mu­cha re­sis­ten­cia y por tan­to, al fi­nal re­sul­tó al­go ex­te­nuan­te.

NO TAN LE­JOS

Pa­ra equi­li­brar la lis­ta de si­tios a vi­si­tar en cuan­to a le­ja­nía, pre­pa­ra­mos una ru­ta en el Es­ta­do de Mé­xi­co que im­pac­tó a los aven­tu­re­ros por su sin­gu­la­ri­dad y ni­vel de di­fi­cul­tad. Se tra­tó de la Is­la de las Aves, un si­tio tu­rís­ti­co ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Atla­co­mul­co y que se en­cuen­tra a apro­xi­ma­da­men­te dos ho­ras con 10 mi­nu­tos des­de la Ciu­dad de Mé­xi­co. En es­te par­que re­crea­ti­vo, que es­tá en me­dio de la pre­sa Jo­sé Tri­ni­dad Fa­be­la, ade­más de po­der ob­ser­var aves de dis­tin­tas es­pe­cies co­mo pa­lo­mas o ga­lli­nas de gui­nea, tam­bién se pue­den rea­li­zar ac­ti­vi­da­des co­mo cam­ping, sen­de­ris­mo o ren­ta de ca­ba­ñas.

Una de las ven­ta­jas de es­te si­tio es que al ha­ber di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des los miem­bros de ca­da tri­pu­la­ción tu­vie­ron más op­cio­nes de di­ver­sión ade­más de la pro­pia ru­ta. A las 9 de la ma­ña­na del sá­ba­do pa­sa­do sa­li­mos des­de la Ha­cien­da la Pu­rí­si­ma con rum­bo al po­bla­do de San­tia­go; des­pués de 20 mi­nu­tos de

tra­yec­to aban­do­na­mos la vía pa­ra di­ri­gir­nos a nues­tro des­tino a tra­vés de un ca­mino de te­rra­ce­ría. En­tre lo­da­za­les, ho­yos pro­fun­dos y zan­jas, el uso de la re­duc­to­ra fue in­mi­nen­te, la sus­pen­sión ar­ti­cu­la­ba al má­xi­mo pa­ra no per­der pi­so y con la asis­ten­cia del blo­queo de di­fe­ren­cial (el cual aco­pla las dos fle­chas al mis­mo tiem­po) ase­gu­ra­mos evi­tar la pér­di­da de trac­ción.

Lue­go de los pri­me­ros ejer­ci­cios, los in­te­gran­tes de es­ta tra­ve­sía hi­ci­mos un al­to pa­ra co­mer en me­dio de un am­bien­te de amis­tad y con­vi­ven­cia. Lue­go del des­can­so y pa­ra ter­mi­nar el día los equi­pos se alis­ta­ron pa­ra cru­zar la­gu­nas y ríos, don­de fue esen­cial el equi­pa­mien­to adi­cio­nal co­mo el snor­kel o con­tar con el se­lla­do de par­tes die­léc­tri­cas. Las in­mer­sio­nes su­pe­raron los 1.40 me­tros de pro­fun­di­dad. La ex­pe­di­ción se dio por ter­mi­na­da cuan­do lle­ga­mos al ho­tel se­de al­re­de­dor de las 10 de la no­che y tras ha­ber su­pe­ra­do in­ci­den­tes co­mo dos vehícu­los con llan­tas pon­cha­das y un mo­tor con pro­ble­mas por en­tra­da de agua.

CÓ­MO CON­DU­CIR POR UN RÍO

La pro­fun­di­dad de­ter­mi­na­rá si es ne­ce­sa­rio con­tar con snor­kel; si su­pera los 70 cen­tí­me­tros se­rá obli­ga­do equi­par la to­ma de ai­re ele­va­da. Al cru­zar la ve­lo­ci­dad de­be ser cons­tan­te, pa­ra que la ola que ge­ne­ra­mos no vuel­va con­tra no­so­tros y suba por el co­fre, lo que su­pon­dría un ries­go de en­tra­da de agua. A eso hay que su­mar el avan­zar en la mis­ma di­rec­ción de la co­rrien­te en­gra­nan­do la pri­me­ra mar­cha de pre­fe­ren­cia. Si an­tes de su­mer­gir­nos tu­vi­mos mu­cha ac­ti­vi­dad con el vehícu­lo, lo me­jor es de­jar en­friar el mo­tor. Una vez su­pe­ra­do el río es ne­ce­sa­rio pre­sio­nar el pe­dal del freno en va­rias oca­sio­nes mien­tras avan­za­mos len­ta­men­te pa­ra se­car los discos y las pas­tas de freno.

La ru­ta su­peró los 115 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y es­tu­vo di­ri­gi­da una vez más por Go­ri­la, el Jeep pre­pa­ra­do por Mo­par

El par­que es­tá a po­co más de dos ho­ras de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ca­da tri­pu­la­ción es­co­gió ac­ti­vi­da­des de re­creo adi­cio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.