BRI­LLO PRO­PIO

El de­por­ti­vo uti­li­ta­rio más ju­ve­nil de la mar­ca ja­po­ne­sa se mues­tra atre­vi­do. Su con­cep­to cae­rá muy bien en­tre los con­duc­to­res a quie­nes les gus­ta ser el cen­tro de aten­ción

El Economista (México) - Autos - - PRUEBA DE MANEJO -

El seg­men­to de los de­por­ti­vos uti­li­ta­rios más pe­que­ños de­be com­bi­nar di­fe­ren­tes as­pec­tos pa­ra atraer a más clien­tes y no apos­tar por uno so­lo, co­mo el del equi­pa­mien­to, el desem­pe­ño o el di­se­ño. En otras pa­la­bras, la ofer­ta de­be ser la más ten­ta­do­ra por la can­ti­dad de di­ne­ro a pa­gar. El To­yo­ta C-HR, el más pe­que­ño de la fa­mi­lia de To­yo­ta, tie­ne di­fe­ren­tes as­pec­tos a des­ta­car, pe­ro sin du­da el de la ima­gen es el que más so­bre­sa­le.

DI­SE­ÑO ÚNI­CO

En ape­nas 4.3 me­tros de lon­gi­tud, 1.8 de an­cho y 1.6 de al­to los di­se­ña­do­res ja­po­ne­ses lo­gra­ron una de las ex­pre­sio­nes más im­pac­tan­tes en el di­se­ño au­to­mo­triz. Si no lo crees así, bas­ta con mi­rar con de­te­ni­mien­to el pri­mer vo­lu­men o fren­te, que par­te des­de la fas­cia has­ta el ini­cio del pos­te A. Las cur­vas son la ba­se de su len­gua­je por­que gra­cias a ellas exis­ten la pa­rri­lla cor­po­ra­ti­va y las lu­ces prin­ci­pa­les que se ex­tien­den so­bre las sal­pi­ca­de­ras. Por los la­dos se apre­cia de me­jor for­ma el tra­ba­jo crea­ti­vo, por­que en tan cor­ta dis­tan­cia se aco­mo­da­ron ele­men­tos vi­sua­les co­mo las an­chas sal­pi­ca­de­ras (que le dan un ca­rác­ter de­por­ti­vo), las lí­neas as­cen­den­tes de las puer­tas y ven­ta­ni­llas, mis­mas que ha­cen con­tra­pe­so a la caí­da en for­ma de cur­va del te­cho. La zo­na que se­gu­ra­men­te ten­drá co­men­ta­rios a fa­vor y en con­tra tie­ne que ver con la ubi­ca­ción de las ma­ni­jas tra­se­ras; mon­ta­das en la es­qui­na su­pe­rior de la ven­ta­ni­lla son al­go in­có­mo­das de ope­rar, pe­ro dan un to­que ex­cén­tri­co al C-HR. Fi­nal­men­te, la par­te tra­se­ra tam­bién mues­tra un es­ti­lo pro­pio con el de­flec­tor mon­ta­do so­bre la ca­jue­la o por las ca­la­ve­ras en for­ma de dia­man­te que so­bre­sa­len del cuer­po y que son un pun­to de aten­ción natural.

PEN­SA­DO EN UNO

La pri­me­ra im­pre­sión es la de es­tar den­tro de una cáp­su­la por as­pec­tos co­mo el ta­ble­ro y con­tro­les dis­pues­tos al al­can­ce del con­duc­tor, el di­se­ño en­vol­ven­te que be­ne­fi­cia a los pa­sa­je­ros de­lan­te­ros y por la vi­si­bi­li­dad ha­cia los cos­ta­dos que, de­bi­do al di­se­ño de las ven­ta­ni­llas, pa­re­ce al­go li­mi­ta­da. El vo­lan­te mul­ti­fun­ción de tres ra­dios es muy có­mo­do gra­cias al gro­sor y a que es­tá fo­rra­do en piel; por la dis­po­si­ción de los con­tro­les es muy fá­cil de ope­rar y au­men­ta la se­gu­ri­dad al no te­ner que apar­tar las ma­nos. Co­mo te men­cio­né, el di­se­ño en­vol­ven­te es uno de sus me­jo­res acier­tos; si bien sus for­mas asi­mé­tri­cas re­quie­ren un pe­rio­do de adap­ta­ción, tam­bién lo es que son re­fres­can­tes y ter­mi­nan por lle­nar­te el ojo. En el cen­tro, se dis­po­ne de una pan­ta­lla tác­til de 7” que al ser a co­lor me­jo­ra la ex­pe­rien­cia a bor­do y fa­ci­li­ta su ope­ra­ción por­que rá­pi­da­men­te te adap­tas al me­nú y a sus di­fe­ren­tes he­rra­mien­tas. Por lo que se re­fie­ra a la co­mo­di­dad va­le des­ta­car el apo­yo de las bu­ta­cas de­lan­te­ras. Tie­nen ajus­tes ma­nua­les y son idea­les pa­ra tra­yec­tos lar­gos por su su­per­fi­cie de con­tac­to y por la for­ma de adap­tar­se al cuer­po hu­mano. En don­de hay re­ser­vas es en la se­gun­da fi­la, por­que si su­pe­ras 1.75 me­tros de es­ta­tu­ra es ca­si se­gu­ro que tu ca­be­za ro­ce con el te­cho. La caí­da es su­ma­men­te pro­nun­cia­da.

DI­VER­TI­DO EN SE­RIO

Gra­cias a 148 ca­ba­llos de po­ten­cia y a las 142 lbpie de par se com­ple­ta la ofer­ta de un SUV fue­ra

La elec­tró­ni­ca per­mi­te tres mo­dos de con­duc­ción: Nor­mal, Eco y Sport.

del mol­de y con in­ten­cio­nes de­por­ti­vas. Tal vez el pun­to a cri­ti­car sea la trans­mi­sión CVT, pe­ro por el otro hay que re­co­no­cer la sua­vi­dad de ope­ra­ción en ciu­dad en la que te ol­vi­das de los cons­tan­tes pa­sos en­tre mar­cha. La sus­pen­sión tie­ne una pues­ta a pun­to orien­ta­da a la de­por­ti­vi­dad, al­go muy no­to­rio en ca­mi­nos si­nuo­sos, ya que sor­pren­de por la fir­me­za que trans­mi­te al vo­lan­te.

CON­CLU­SIÓN

To­yo­ta C-HR ofre­ce una per­so­na­li­dad ex­tro­ver­ti­da pa­ra quien pre­ten­de un vehícu­lo so­bre­sa­lien­te al seg­men­to. Es­to se de­be a los fren­tes en los que sa­le bien li­bra­do: ma­ne­jo, di­se­ño ex­te­rior y equi­pa­mien­to. La prac­ti­ci­dad va en fun­ción del di­se­ño ex­te­rior. Dinámicamente no hay que­ja, siem­pre que en­ten­da­mos que no se tra­ta de un de­por­ti­vo pu­ra san­gre sino de un uti­li­ta­rio que se es­fuer­za por bri­lla en­tre sus com­pe­ti­do­res.

FOTOS: CORTESíA

CUEN­TA CON SIE­TE BOL­SAS DE AI­RE, fre­nos ABS, con­trol de trac­ción, dis­tri­bu­ción elec­tró­ni­ca de fre­na­do, asis­ten­cia de fre­na­do, mo­ni­to­reo de pre­sión de neu­má­ti­cos, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.