10 PUN­TOS PO­SI­TI­VOS Y NE­GA­TI­VOS

Cuan­do se or­ga­ni­za un Mun­dial hay dos ca­ras de la mo­ne­da. Ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les dan ra­zo­nes pa­ra hos­pe­dar el even­to y por qué no es lo ideal.

El Economista (México) - DxT - - PORTADA - Ma­ri­sol Ro­jas

Atra­vés de la mi­ra­da de cin­co ex­per­tos, El Eco­no­mis­ta plan­tea dos es­ce­na­rios cuan­do se or­ga­ni­za un me­ga­even­to de­por­ti­vo. Por pri­me­ra oca­sión en la his­to­ria un país de Eu­ro­pa del Es­te or­ga­ni­za­rá un Mun­dial. Ru­sia, con Vla­di­mir Pu­tin en el po­der y con el fut­bol, ten­drá la po­si­bi­li­dad de mos­trar­se an­te el mun­do. ¿Qué nos di­ce la his­to­ria y las pro­yec­cio­nes a fu­tu­ro so­bre la con­ve­nien­cia de or­ga­ni­zar un Mun­dial?

PO­SI­TI­VOS

1. MOS­TRAR­SE EN EL MA­PA GLO­BAL

“Es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra cual­quier país. Ru­sia, en su ca­so, ya ha si­do se­de de otros even­tos de­por­ti­vos que lo han pues­to en el ma­pa”. (MA­NUEL VETH)

* Or­ga­ni­za­ron los Jue­gos Olím­pi­cos de So­chi 2014, los más cos­to­sos en la his­to­ria, con una in­ver­sión de US51,000 mi­llo­nes. La or­ga­ni­za­ción del Mun­dial tu­vo un cos­to to­tal de US11, 800 mi­llo­nes.

2. BE­NE­FI­CIOS A LAR­GO PLA­ZO:

Los an­fi­trio­nes de­ben en­ten­der an­tes si los cos­tos del even­to se re­fle­ja­rán en be­ne­fi­cios. Es im­por­tan­te te­ner una vi­sión a lar­go pla­zo de lo que ca­da ciu­dad ne­ce­si­ta y des­pués usar el Mun­dial pa­ra lo­grar­lo”. (MARK WIL­SON)

* En ca­so de que Nor­tea­mé­ri­ca or­ga­ni­ce el Mun­dial de fut­bol en el 2026, se po­dría ge­ne­rar más de US5,000 mi­llo­nes en ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca a cor­to pla­zo y 40,000 em­pleos de acuer­do con un es­tu­dio rea­li­za­do por The Bos­ton Con­sul­ting Group.

3. EVEN­TO UNI­FI­CA­DOR:

En mu­chos lu­ga­res del mun­do es­to re­pre­sen­ta el fut­bol co­mo de­por­te. El equi­po ne­ce­si­ta lle­var va­lo­res cen­tra­les a la so­cie­dad y pro­mo­ver pun­tos de vis­ta uni­ver­sa­les co­mo la equi­dad, la de­di­ca­ción y el tra­ba­jo en equi­po”. (MARK WIL­SON)

* La Aso­cia­ción Pe­rua­na de Agen­cia de Via­jes y Tu­ris­mo pre­ci­só que son más de 35,000 pe­rua­nos que via­ja­rán a Ru- sia. Cla­si­fi­có des­pués de 36 años a un Mun­dial

4. EX­PE­RIEN­CIA PA­RA EVI­TAR CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA:

“En el ca­so de Ru­sia, el país ya pa­só por una cri­sis eco­nó­mi­ca an­tes de lle­gar a es­te Mun­dial y na­ve­gó con éxi­to a tra­vés de ella. En ese sen­ti­do, Ru­sia se­rá di­fe­ren­te que, por ejem­plo, Bra­sil o Gre­cia con sus cri­sis eco­nó­mi­cas des­pués de al­ber­gar gran­des even­tos de­por­ti­vos”. (MA­NUEL VETH)

* La Agen­cia Fe­de­ral de Tu­ris­mo de Ru­sia (Ros­tu­rizm) apun­ta que al­re­de­dor de 1,5 mi­llo­nes de hinchas fo­rá­neos visitarán Ru­sia du­ran­te el Mun­dial, y ca­da uno de ellos se gas­ta­rá cer­ca de 1500 dó­la­res.

5. RE­CU­PE­RAR SU REPU­TACIÓN:

“En el Mun­dial, Ru­sia po­drá lim­piar su ima­gen, tras las acu­sa­cio­nes de do­pa­je de Es­ta­do del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI) y de la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je (WADA), por­que FIFA esa res­pon­sa­ble de los con- tro­les an­ti­do­pa­je. El do­pa­je es un te­ma me­diá­ti­co olím­pi­co que pro­pio del Mun­dial, don­de has­ta el mo­men­to no se ha man­cha­do el fut­bol”. (MA­NUEL VETH)

*El in­for­me McLaren se­ña­ló a 1,000 atle­tas ru­sos en 30 de­por­tes con acu­sa­cio­nes de do­pa­je de Es­ta­do en­tre 2012 y 2015.

6. PRO­PA­GAN­DA:

“Lu­ga­res co­mo Ka­zán, Ta­tars­tan, Sa­ransk, Mor­do­via, in­ten­ta­rán usar el even­to pa­ra co­mer­cia­li­zar sus mar­cas re­gio­na­les”. (MA­NUEL VETH)

* La Co­pa del mun­do po­dría te­ner un im­pac­to to­tal en la eco­no­mía ru­sa de ca­si US31,000 mi­llo­nes.

7. USO DE ES­TA­DIOS EXIS­TEN­TES:

“Mu­chos de los paí­ses in­tere­sa­dos en or­ga­ni­zar la Co­pa del mun­do tie­nen una ri­ca cul­tu­ra fut­bo­lís­ti­ca y fa­ci­li­da­des. En el fu­tu­ro se­ría bueno si fue­ra su­fi­cien­te con una me­nor re­mo­de­la­ción a los es­ta­dios”. (MARK WIL­SON)

* Yon de Lui­sa, di­rec­tor de la can­di­da­tu­ra 2026 por Mé­xi­co, ase­gu­ró ha­ce unos me-

ses a la re­vis­ta For­bes que la ven­ta­ja de al­ber­gar el Mun­dial en nues­tro país, EU y Ca­na­dá es que to­dos los es­ta­dios ya es­tán cons­trui­dos.

8. DIS­TRAC­CIÓN:

“En un país de­mo­crá­ti­co, en el que la po­bla­ción da la bien­ve­ni­da al Mun­dial, el even­to es una gran dis­trac­ción , un mo­ti­vo pa­ra sa­lir de la ciu­dad”. (LEO­NID RAGOZIN)

* En el Mun­dial de Ale­ma­nia 2006 la agen­cia de no­ti­cias DW in­di­có que 6 de ca­da 10 ale­ma­nes apro­ba­ron el even­to en su país. Pa­ra el Mun­dial 2026, la en­cues­ta­do­ra Ip­sos se­ña­ló que de 1,000 re­si­den­tes de Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá el ni­vel de acep­ta­ción más al­ta fue la de los me­xi­ca­nos, con 83%.

9. CONS­TRUC­CIÓN DE IN­FRA­ES­TRUC­TU­RA NO DE­POR­TI­VA:

“La in­fra­es­truc­tu­ra que se ne­ce­si­ta pa­ra el even­to no ne­ce­sa­ria­men­te es la de­por­ti­va, co­mo fe­rro­ca­rri­les, ae­ro­puer­tos, es de­cir desa­rro­llo eco­nó­mi­co que ser­vi­rá pa­ra el fu­tu­ro”. (DMITRY SHMIDKO)

* El go­bierno ru­so asig­nó US5,000 mi­llo­nes pa­ra el trans­por­te.

10. CO­NE­XIÓN EN­TRE PER­SO­NAS:

“Que una Co­pa del mun­do se jue­gue por ejem­plo en Qa­tar, es un fac­tor que co­nec­ta a las per­so- nas con Me­dio Orien­te”. (JA­MES MONTAGUE)

* Qa­tar se con­ver­ti­rá en el pri­mer an­fi­trión del Me­dio Orien­te en re­ci­bir un Mun­dial, en 2022.

NE­GA­TI­VOS

1. INS­TA­LA­CIO­NES COS­TO­SAS:

“Ne­ce­si­tan ofre­cer a FIFA lu­ga­res de pri­mer mun­do pa­ra que pue­dan ser ele­gi­dos. FIFA es due­ña de la Co­pa mun­dial, en­ton­ces los paí­ses de­ben se­guir sus es­tán­da­res, ya sea que la Fe­de­ra­ción cam­bie sus pa­rá­me­tros o mu­chos paí­ses de­ci­di­rán que no va­le la pe­na in­ver­tir”. (MARK WIL­SON)

* La guía pa­ra el pro­ce­so de elec­ción de la se­de de la Co­pa del mun­do de la FIFA 2026 pi­de que los can­di­da­tos cum­plan con nue­ve re­qui­si­tos: es­ta­dios, cam­pos de en­tre­na­mien­to, alo­ja­mien­to, trans­por­te, un cen­tro de me­dios pa­ra co­ber­tu­ra in­ter­na­cio­nal, lu­ga­res pa­ra los fes­ti­va­les con los fans, una pre­dic­ción de los cos­tos del tor­neo, un es­ti­ma­do de los in­gre­sos por la ven­ta de bo­le­tos y pa­que­tes de hos­pi­ta­li­dad.

2. aban­dono de es­ta­dios:

“La pre­gun­ta es qué pa­sa­rá con al­gu­nos de los es­ta­dios en Ru­sia. Se de­be te­ner cui­da­do de no co­me­ter el mis­mo error que otros paí­ses”. (MA­NUEL VETH)

* Un año des­pués del Mun­dial de Bra­sil, en el 2015, el Es­ta­dio Na­cio­nal de Bra­si­lia fue uti­li­za­do co­mo es­ta­cio­na­mien­to pa­ra au­to­bu­ses, cos­tó US500 mi­llo­nes su cons­truc­ción.

3. RA­CIS­MO:

“Com­pren­der el ra­cis­mo es, en mu­chos sen­ti­dos, la ba­se pa­ra tra­tar de erra­di­car­lo. En Ru­sia el ra­cis­mo tie­ne su apa­ri­ción du­ran­te la Unión So­vié­ti­ca. He ha­bla­do con fans ru­sos so­bre los can­tos de mono y di­cen que ayu­da a ga­nar a su equi­po por­que dis­trae a la opo­si­ción. Mu­chas ve­ces esos fa­ná­ti­cos no en­tien­den que lo que es­tán can­tan­do es ra­cis­ta”. (MA­NUEL VETH)

* El in­for­me anual de an­ti­dis­cri­mi­na­ción Fa­re Net­work y el Cen­tro So­va con se­de en Mos­cú re­por­ta­ron 19 in­ci­den­tes de cán­ti­cos abu­si­vos es­ta tem­po­ra­da, es de­cir, nue­ve ca­sos más que el año an­te­rior.

4. EL EFEC­TO DE VITALY MUTKO:

“Se ha ba­ja­do del co­mi­té or­ga­ni­za­dor pa­ra cam­biar par­te del da­ño que cau­só. Fue una de­ci­sión co­rrec­ta por par­te de los or­ga­ni­za­do­res”. (MA­NUEL VETH)

* En di­ciem­bre del 2017, Vitaly Mutko, un al­to fun­cio­na­rio ru­so, re­nun­ció co­mo je­fe del co­mi­té or­ga­ni­za­dor de la Co­pa mun­dial. Dos días an­tes, di­mi­tió co­mo pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ru­sa de Fut­bol pa­ra des­viar las crí­ti­cas por las acu­sa­cio­nes de do­pa­je, he­chas por la WADA y el COI, ale­ga­ron que Mutko, quien se desem­pe­ñó co­mo mi­nis­tro de de­por­tes de Ru­sia du­ran­te los Jue­gos, par­ti­ci­pó en un pro­gra­ma de do­pa­je pa­tro­ci­na­do por el Es­ta­do du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de 2014 en So­chi.

5. PRO­BLE­MA AM­BIEN­TAL:

Al­gu­nos even­tos tie­nen una mi­sión am­bien­tal pa­ra re­uti­li­zar y re­ci­clar. Es­pe­ro que la FIFA sea am­bien­tal­men­te cons­cien­te y exi­ja a los paí­ses an­fi­trio­nes que to­men me­di­das pa­ra es­tar aten­tos en eso. Los paí­ses que ha­cen una ofer­ta pa­ra el even­to tam­bién pue­den te­ner una pla­ta­for­ma prin­ci­pal de me­jo­ra am­bien­tal”. (MARK WIL­SON)

*El Mun­dial 2014 pro­du­jo 2.7 mi­llo- nes de to­ne­la­das de CO2 (dió­xi­do de car­bono), ca­si el do­ble de las 1.6 mi­llo­nes de to­ne­la­das del cam­peo­na­to de Sudáfrica 2010 y tres ve­ces más que Ale­ma­nia 2006. De acuer­do a la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal de Es­ta­dos Uni­dos, equi­va­le a la con­ta­mi­na­ción ge­ne­ra­da por 534,000 vehícu­los du­ran­te un año.

6. CO­RRUP­CIÓN:

“Los gran­des even­tos siem­pre es­tán aso­cia­dos con la co­rrup­ción des­de el mo­men­to de la li­ci­ta­ción has­ta el desa­rro­llo del even­to. Mu­chos prin­ci­pios son ig­no­ra­dos, co­mo la trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos”. (MARK WIL­SON)

*Un tri­bu­nal ru­so in­di­có en no­viem­bre 2017 que el ex­vi­ce­go­ber­na­dor de San Petersburgo, Ma­rat Oga­nes­yan, ad­mi­tió que en su ges­tión (de 2013 a 2015) ayu­dó a or­ga­ni­zar el pa­go frau­du­len­to de 850,000 dó­la­res pa­ra un con­tra­to de pan­ta­lla en el es­ta­dio. En abril de 2018, el mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so Zi­ya­vu­din Ma­go­me­dov, que par­ti­ci­pó en la cons­truc­ción del es­ta­dio Bal­tic Are­na en Ka­li­nin­grad (uno de los es­ta­dios se­de del Mun­dial) fue arres­ta­do por pre­sun­ta­men­te mal­ver­sar 44 mi­llo­nes de dó­la­res en con­tra­tos de in­fra­es­truc­tu­ra del go­bierno.

7. AJUSTE EN COS­TOS:

“Los gran­des even­tos de­por­ti­vos co­mo los mun­dia­les de fut­bol o los Jue­gos Olím­pi­cos tien­den a una va­ria­ción en el cos­to de la or­ga­ni­za­ción y las se­des siem­pre ter­mi­nan ajus­tán­do­se a los gas­tos ex­tra”. (MARK WIL­SON)

* El Mun­dial 2018 tu­vo en oc­tu­bre 2017 un au­men­to en el cos­to de la or­ga­ni­za­ción de 600 mi­llo­nes de dó­la­res. El go­bierno ru­so asig­nó US6,700 mi­llo­nes al pre­su­pues­to pa­ra or­ga­ni­zar la Co­pa del Mun­do, mien­tras que US1,500 mi­llo­nes pro­ven­drán de go­bier­nos re­gio­na­les y US3,400 mi­llo­nes de em­pre­sas pri­va­das o es­ta­ta­les .

8. MUN­DIAL PA­RA VLA­DI­MIR PU­TIN:

“En un país no de­mo­crá­ti­co y au­to- ri­ta­rio co­mo es Ru­sia, las co­sas son he­chas pa­ra el go­bierno pe­ro no pa­ra la ciu­dad”. (LEO­NID RAGOZIN)

* Vla­di­mir Pu­tin y Gian­ni In­fan­tino apa­re­cen do­mi­nan­do el ba­lón en el vi­deo de la cuen­ta re­gre­si­va de 100 días pa­ra el Mun­dial 2018, don­de tam­bién se pue­de ver a va­rios ex­fut­bo­lis­tas co­mo Way­ne Roo­ney, Die­go Ma­ra­do­na, Ronaldo, Car­los Pu­yol, Jay Jay Oko­cha, en­tre otros.

9. EX­TRE­MAS ME­DI­DAS DE SE­GU­RI­DAD:

“Es un fes­ti­val que al me­nos en Mos­cú o San Petersburgo no se dis­fru­ta­rá. Au­men­ta­rá el trá­fi­co, las me­di­das de se­gu­ri­dad, los po­li­cías en la ca­lle es­ta­rán che­can­do do­cu­men­tos, in­clu­so po­drían has­ta pa­sar al aco­so. Mu­chos lu­ga­res cer­ca­dos con va­llas me­tá­li­cas, y pa­ra pa­sar se ten­drán que mos­trar per­te­nen­cias, pren­der y apa­gar los ce­lu­la­res… bueno, es una mo­les­tia”. (LEO­NID RAGOZIN)

*La guía de la FIFA so­bre el có­di­go de con­duc­ta pa­ra es­te Mun­dial de­ta­lla va­rios pun­tos que de­ben se­guir los es­pec­ta­do­res: los ar­tícu­los prohi­bi­dos, aten­der los re­qui­si­tos pa­ra el ac­ce­so a los es­ta­dios, la con­duc­ta que es­tán obli­ga­dos a se­guir y las ac­cio­nes que es­tán prohi­bi­das.

10. PRIO­RI­DAD AL DE­POR­TE PRO­FE­SIO­NAL:

“Se tien­de a in­ver­tir só­lo en el de­por­te pro­fe­sio­nal y no en el desa­rro­llo in­fan­til o del de­por­te en la so­cie­dad. Se ne­ce­si­ta­ría tam­bién in­ver­tir en otros pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con la eco­no­mía, edu­ca­ción y sa­lud de la gen­te, eso da­ría más ga­ran­tías en el fu­tu­ro. O in­ver­sión a las uni­ver­si­da­des, que ha­rán que los es­tu­dian­tes es­tén me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra so­por­tar la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal”. (DMITRY SHMIDKO)

* En enero de 2018 el Ban­co Mun­dial ur­gió a Ru­sia in­ver­tir más en edu­ca­ción y sa­lud, pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

En el 2015 du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca, el go­bierno ru­so pi­dió un re­cor­te de US481 mi­llo­nes.

Fo­to: ap

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.