No­so­tros sí co­no­ce­mos la MA­GIA DEL MUN­DIAL

LOS NI­ñOS no sa­ben que el fut­bol es una in­dus­tria, ne­go­cio y que hay mu­chas co­sas en jue­go. Ellos pien­san en sus ído­los, en sus pro­me­sas a los abue­los, a las tías y se ima­gi­nan co­sas que los adul­tos ya no

El Economista (México) - DxT - - OPINIÓN - Ma­ri­sol Ro­jas y Eduar­do Her­nán­dez

-Bra­sil va a ga­nar el Mun­dial. —No, Mé­xi­co.

—Sí, Mé­xi­co por­que va a aplas­tar a Ale­ma­nia.

—Sí ga­na­re­mos co­mo me­xi­ca­nos por­que que­re­mos po­ner­nos to­dos fe­li­ces ¡por la vic­to­ria de la de­rro­ta de Ale­ma­nia (sic)!

Aa­ron, Leo, Abril, Les­lie y Mau­ri­cio se arre­ba­tan la pa­la­bra pa­ra con­tes­tar a la pre­gun­ta ¿Quién va a ga­nar es­te Mun­dial? Los cin­co es­tán sen­ta­dos en el pas­to de las can­chas de fut­bol del de­por­ti­vo Lean­dro Va­lle, el más pe­que­ño tie­ne sie­te años y el más gran­de 10.

Al­re­de­dor de 80 ni­ños ju­ga­ron en es­tas can­chas un sá­ba­do por la ma­ña­na, to­dos pa­tea­ron el ba­lón y en­tre­na­ron con la ilu­sión de ser el úni­co ele­gi­do pa­ra to­mar de la mano a un ju­ga­dor de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na y acom­pa­ñar­lo en su en­tra­da a la can­cha del es­ta­dio Luzh­ni­ki en Mos­cú, don­de Mé­xi­co y Ale­ma­nia tie­nen el pri­mer par­ti­do del Mun­dial.

ME­GAN VIVIANA

Hues­ca Mar­tí­nez se di­bu­jó con cra­yo­las de co­lo­res acom­pa­ña­da de un ju­ga­dor de fut­bol. Es­tán en me­dio de la can­cha, so­bre el cés­ped -con las dos por­te­rías en ca­da ex­tre­mo- pin­tó nu­bes, un sol, un ba­lón co­lor ver­de, corazones, ca­ri­tas fe­li­ces y es­cri­bió: “Yo quie­ro ir a Ru­sia por­que nun­ca he via­ja­do en avión, es una ex­pe­rien­cia nue­va, nun­ca he co­no­ci­do nin­gún país ni he ido a ver par­ti­dos de fut­bol, por eso quie­ro ir”.

Co­mo en edi­cio­nes mun­dia­lis­tas an­te­rio­res, el pro­gra­ma Pla­yer Es­cort ‘Vi­ve tu Sue­ño’ lle­va­rá a un ni­ño me­xi­cano al Mun­dial. A Me­gan le die­ron la noticia di­rec­ti­vos de McDo­nald’s y de Glo­rias del De­por­te, pro­yec­to que tra­ba­ja con ni­ños en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

“Ten­go nue­ve años, vi­vo con mi ma­má, mi abue­la. No sé có­mo ha­blan los ru­sos ¿es muy di­fí­cil? Y si veo al Chi­cha­ri­to (…) mmm (...) No sé qué de­cir­le, me pon­go ner­vio­sa, le agra­de­ce­ría por la opor­tu­ni­dad”.

La fun­da­ción Ch­ris­tel House Mé­xi­co la apo­ya en su edu­ca­ción, la directora del colegio ex­pli­ca que Me­gan vi­ve en una zo­na de la ciu­dad muy in­se­gu­ra, en un pe­que­ño cuar­to, y es bue­na es­tu­dian­te. A su edad, opi­na que el fut­bol le ha ayu­da­do a ser res­pon­sa­ble “por­que el de­por­te ha­ce me­jo­res per­so­nas”.

EN EL

pas­to sin­té­ti­co del de­por­ti­vo La Fra­ga­ta, en Co­yoa­cán, en­tre­na An­dré Te­ja­do. Em­pe­zó pa­tean­do el ba­lón en la sa­la de su abue­lo y aho­ra lle­va tres me­ses ju­gan­do en la es­cue­la de fut­bol de Bo­rus­sia Dort­mund. Ha­ce un año que su abue­lo ya no es­tá con él.

“Sien­to su vi­bra en ca­da jue­go. El fut­bol me ha ayu­da­do a ser más res­pon­sa­ble, a apu­rar­me más a mi ta­rea y me ha da­do más ami­gos”.

Da­vid, de­fen­sa del Dort­mund, lle­va cin­co go­les en el tor­neo in­ter­es­co­lar. Di- ce que ca­da vez que ano­ta pien­sa en su tía. “Una se­ma­na an­tes de mi cum­plea­ños fa­lle­ció mi tía, ella me de­cía que soy un gran ju­ga­dor y pues siem­pre pien­so en ella an­tes de ju­gar”.

El fut­bol tam­bién une a quie­nes ya no es­tán jun­tos.

Ese día tu­vie­ron prác­ti­ca de ti­ro a gol. A Da­vid le cues­ta tra­ba­jo dis­pa­rar con la pier­na iz­quier­da y An­dré in­ten­ta per­fec- cio­nar su dis­pa­ro. En su ros­tro no hay se­ñal de frus­tra­ción, to­do se con­vier­te en ri­sas. Lo úni­co que quie­ren es me­ter un gol.

La te­ra­peu­ta in­fan­til Clau­dia So­te­lo ase­gu­ra que la me­jor for­ma pa­ra que los ni­ños res­pe­ten las re­glas es con la prác­ti­ca de un de­por­te. Les sir­ve co­mo en­tre­na­mien­to emo­cio­nal, mo­ti­va­ción pa­ra con­se­guir lo­gros y re­tos fí­si­cos.

“Los ni­ños em­pren­den nue­vos desafíos al in­ten­tar un de­por­te. Pue­de co­men­zar co­mo una mo­da, con las es­tam­pi­tas de ju­ga­do­res o ver­los en la te­le­vi­sión, pe­ro los ni­ños pue­den des­cu­brir que tie­nen ha­bi­li­da­des pa­ra ju­gar”.

Los 20 in­te­gran­tes de la ca­te­go­ría de 12 años de la es­cue­la de Bo­rus­sia Dort­mund di­vi­den su fa­vo­ri­tis­mo en­tre Mes­si y Cris­tiano y un par de ellos se de­ja lle­var por la irrup­ción de Moha­med Sa­lah.

El en­tre­na­dor de las se­lec­cio­nes me­no­res de Es­pa­ña, Ma­riano Mo­reno, ex­pli­ca: “Un ni­ño o un jo­ven son imi­ta­do­res de su ído­lo y to­dos ellos tie­nen un ído­lo co­mo fut­bo­lis­ta, lo que po­de­mos in­cul­car­les es que in­ten­ten ha­cer las mis­mas co­sas, la dis­ci­pli­na, la pa­sión y la mo­ti­va­ción. Lo fut­bo­lis­tas se con­vier­ten en ejem­plos de vi­da”.

—RI­BERY TU­VO un ac­ci­den­te, pe­ro le echó mu­chas ga­nas afue­ra y aden­tro de la can­cha: Da­vid.

—A mí me gus­tan los ju­ga­do­res que eran po­bres y aho­ra son su­per­mi­llo­na­rios, que le echa­ron ga­nas al fut­bol: An­dré.

—Mes­si jue­ga bien, pa­sa el ba­lón, pe­ro ad­mi­ro más a Ronaldo por­que me ins­pi­ra a que sea igua­li­to a él. A par­te de sus reac­cio­nes y que san­gra y to­do, ca­da que tie­ne un error lo quie­re arre­glar pa­ra ser un fut­bo­lis­ta muy fa­mo­so: Aa­ron.

—Cris­tiano se rom­pió y si­guió ju­gan­do. A mí una vez que pe­ga­ron du­ro en la pan­za y aun así se­guí ju­gan­do. Quie­ro ser gran­de co­mo él pa­ra ju­gar en un es­ta­dio: Mau­ri­cio.

EN MÉ­XI­CO, hay 32.9 mi­llo­nes de ni­ños de ce­ro a 17 años y, de ellos, 40% prác­ti­ca de­por­tes en equi­po y la mi­tad (21%) mi­ró los par­ti­dos del Mun­dial de Bra­sil 2014, de acuer­do con el in­for­me de au­dien­cia del tor­neo. Es­ta ci­fra re­pre­sen­tó el se­gun­do ín­di­ce más al­to de un to­tal de 207 paí­ses a don­de lle­gó la se­ñal del Mun­dial.

—A mí me ilu­sio­na, por­que quie­ro ex­plo­rar nue­vas ex­pe­rien­cias en par­ti­dos que hay en otra par­te del mun­do y ¡tam­bién ver có­mo aplas­ta­mos a Ale­ma­nia!

—Yo des­de chi­qui­to quie­ro ir al Mun­dial por­que ése es mi sue­ño.

To­dos es­tos ni­ños no se me­mo­ri­zan alineaciones, ni más nom­bres que Mes­si, Ronaldo, Gui­ller­mo Ochoa, Sa­lah, Chi­cha­ri­to. Uno cree con fuer­za que el me­jor ju­ga­dor de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na es Ja­vier Her­nán­dez, otro opi­na que es el por­te­ro Gui­ller­mo Ochoa “por­que él ha si­do mi ins­pi­ra­ción pa­ra po­der se­guir ade­lan­te”.

In­clu­so, con­ver­tir­se en fut­bo­lis­ta pue­de sig­ni­fi­car un tra­ba­jo de en­sue­ño.

—Quie­ro ser fut­bo­lis­ta y can­tan­te, pe­ro por aho­ra só­lo el fut­bol. No es di­fí­cil con­ver­tir­se en ju­ga­dor. El tra­ba­jo de mis sue­ños es es­tar en el equi­po de nues­tro país y ga­nar mu­chas co­pas de oro.

-De­bes prac­ti­car, apo­yar, es­for­zar­te. Si pier­des un par­ti­do no im­por­ta, si­gue in­ten­tán­do­lo has­ta que lo lo­gres.

PD: Si los adul­tos es­cu­chá­ra­mos más a los ni­ños, re­cor­da­ría­mos la ma­gia del fut­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.