NE­CE­SI­TA A LOS ABUE­LOS…

EL PRE­SEN­TE es con­se­cuen­cia de nues­tro pa­sa­do, di­cen los fi­ló­so­fos. Nos he­mos en­car­ga­do de man­dar al ol­vi­do a mu­chos de nues­tros hom­bres ma­yo­res sien­do ellos una gran Biblioteca de Ale­jan­dría. ¿Qué se­ría de Just Fon­tai­ne, Pus­kas, Leo­ni­das, Ob­du­lio, Ca­sa­rí

El Economista (México) - DxT - - OPINIÓN - Ivan Pé­rez ivan.pe­rez@ele­co­no­mis­ta.mx

An­tes de que ter­mi­ne de pre­gun­tar, Don Raúl al­za la voz y me in­te­rrum­pe en el te­lé­fono: —No, no, jo­ven; a ver, us­ted de­be sa­ber al­go: la his­to­ria y la tra­di­ción no sir­ven pa­ra na­da… Si eso que di­ce es ver­dad, y en un mun­do que co­rre tan rá­pi­do, don­de na­da se apren­de de me­mo­ria, to­do es pa­sa­je­ro, la tec­no­lo­gía nos ofre­ce nue­vos pro­duc­tos ca­da 15 mi­nu­tos, es pro­ba­ble que en unos 80 o 100 años po­cos re­cuer­den quién fue Mes­si, co­mo hoy po­cos sa­ben quién es Just Fon­tai­ne. Si eso su­ce­de, se­rá muy tris­te. Don Raúl es Don Raúl Cár­de­nas, el téc­ni­co que hi­zo gran­de a Cruz Azul, quien ju­gó tres Mun­dia­les y di­ri­gió a Mé­xi­co en 1970. Ga­nó 15 tí­tu­los co­mo en­tre­na­dor y ha­ce 14 años, en la mis­ma lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, me pre­gun­tó: —Ha­ce tiem­po que no me ha­blan, ¿có­mo lle­gó a mí? ¿Por qué es im­por­tan­te te­ner y es­cu­char a nues­tros a nues­tros abue­los?

EN EL 2016, una en­cues­ta de Ga­bi­ne­te de Co­mu­ni­ca­ción Es­tra­té­gi­ca con­clu­yó que só­lo 2.4% de los me­xi­ca­nos con­si­de­ra­ba que se tra­ta­ba “bien” a los adul­tos ma­yo­res y 42% creía que eran mal­tra­ta­dos. En el mun­do, ca­si 11 de ca­da 100 per­so­nas son abue­los, adul­tos ma­yo­res, an­cia­nos, per­so­nas de la ter­ce­ra edad, pe­ro so­bre to­do, son una Biblioteca de Ale­jan­dría de los re­cuer­dos. En­tre el 2030 y el 2050 se­re­mos un país con ma­yo­ría de ca­be­zas blan­cas, arru­gas en la piel y si la co­sa si­gue co­mo es­tá, ha­brá mu­chos dia­bé­ti­cos e hi­per­ten­sos, pe­ro tam­bién el fut­bol se­gui­rá sien­do el de­por­te más po­pu­lar. Se­gún el Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción, en nues­tro país hay al me­nos 13 mi­llo­nes de per­so­nas ma­yo­res de 60 años y mu­chos de ellos em­pe­za- ron a sa­ber del Mun­dial por la ra­dio y los pe­rió­di­cos. “Yo es­cu­cha­ba por la W el Mun­dial”. Don Ma­nuel tie­ne 80 años, va to­dos los días a su pues­to de aba­rro­tes en el mer­ca­do de los Cam­pe­si­nos al sur de la ciu­dad. Ya no co­bra, ni des­pa­cha, pe­ro cuan­do las cuen­tas no le sa­len a sus so­bri­nos, él las ha­ce de me­mo­ria. Y ca­si to­do el día es­cu­cha la ra­dio. “An­tes veía más par­ti­dos por te­le­vi­sión, pe­ro aho­ra pre­fie­ro car­gar es­te ra­dio —su tran­sis­tor es­tá vie­jo, no tie­ne la ta­pa don­de van las pi­las, pe­ro un pe­da­zo de te­la ad­he­si­va so­lu­cio­na el pro­ble­ma—. Yo es­cu­cha­ré el Mun­dial por aquí”. ¿Us­ted cree que las se­lec­cio­nes me­xi­ca­nas de an­tes ju­ga­ban con pa­sión? —Con hue­vos, jo­ven; con hue­vos, me res­pon­de. ¿Y no hay hue­vos hoy ya en­ton­ces? —Me acuer­do que por mu­chos años la Se­lec­ción per­día y per­día par­ti­dos en los Mun­dia­les, pe­ro uno es­ta­ba ahí, bus­can­do que me­tie­ran un go­le­ci­to pa­ra fes­te­jar al­go. Y uno veía que le chin­ga­ban du­ro, bo­ni­to. Hoy les gus­ta co­brar y na­da más. “Tiem­pos pa­sa­dos siem­pre fue­ron me­jo­res”, es una fra­se que se­gu­ro en el fut­bol me­xi­cano no apli­ca. An­tes, en las co­pas del Mun­do, per­der era una cos­tum­bre, afor­tu­na­da­men­te ya no es así. Pe­ro en cam­bio, an­tes, si una per­so­na te im­por­ta­ba, te me­mo­ri­za­bas su te­lé­fono, y hoy eso ya no ocu­rre.

LOS ABUE­LOS es­tán pa­ra re­cor­dar­nos que Pe­lé era “una bes­tia, pe­ro de ver­dad, jo­ven; una bes­tia in­con­tro­la­ble”, me di­ce Don Ma­nuel. Nues­tros vie­jos tam­bién es­tán pa­ra ha­cer­nos sa­ber que es­te mun­do no na­ció cuan­do no­so­tros apa­re­ci­mos y que si de ki­llers hay que ha­blar, de­be­mos re­cor­dar a Just Fon­tai­ne, que Ob­du­lio Va­re­la no fue un gue­rri­lle­ro sino uno de los ju­ga­do­res con más aga­llas que ha­ya exis­ti­do y que sí, Al­fre­do Di Ste­fano no fue una le­yen­da, fue una reali­dad. ¿Por qué son im­por­tan­tes nues­tros vie­jos? Un es­tu­dio de la Red de Re­vis­tas Cien­tí­fi­cas de Amé­ri­ca La­ti­na, el Ca­ri­be, Es­pa­ña y Por­tu­gal nos da al­gu­nas pis­tas: 1. Por­que se con­vier­ten en cui­da­do­res de los hi­jos de sus hi­jos. 2. Mu­chas ve­ces son sus­ti­tu­tos de los pa­dres. 3. Son los guar­dia­nes de la sa­bi­du­ría fa­mi­liar. 4. Fi­gu­ra de ter­nu­ra y amor. 5. Re­pre­sen­tan el res­pe­to y los va­lo­res fa­mi­lia­res. 6. Pro­vi­sor de ayu­da eco­nó­mi­ca. 7. Y con un po­co de suer­te, qui­zá nos cuen­ten quién era Eu­se­bio, Pus­kas o Leo­ni­das da Sil­va.

LA MAL­DI­TA cul­pa…

Ka­ri­na suel­ta una pre­gun­ta, co­mo si des­de ha­ce al­gún tiem­po la qui­sie­ra ha­cer. —Sin­ce­ra­men­te, ¿cree que el Atlas vol­ve­rá a ser cam­peón? —Even­tual­men­te, le di­je, y lue­go si­guió co­mien­do su arroz con so­ya. Di­ce que cuan­do era ni­ña co­me­tió un gra­ve error: apo­yar al To­lu­ca. Su fa­mi­lia es del mu­ni­ci­pio de Unión de San An­to­nio, en los Al­tos Ja­lis­co, y ca­si to­dos son del Atlas. “Me acuer­do mu­cho cuan­do ju­ga­ron la fi­nal con­tra el Atlas (1999) y bueno, por una u otra co­sa me la­va­ron el co­co y le fui a To­lu­ca. Me arre­pien­to”. Ella no tie­ne más de 30 años, pe­ro el pa­sa­do ya le pe­sa (al me­nos un po­co). Lo que le due­le en el al­ma es que ca­da vez que uno de sus tíos, de unos 70 años, to­ma al­gu­nas cer­ve­zas, llo­ra por­que cree que a “su Atlas”, ya no vol­ve­rá a ver­lo cam­peón. El se­ñor, di­ce ella, es un apa­sio­na­do del equi­po, su pe­lu­que­ría es­tá lle­na de ban­de­ri­nes, fo­tos y re­cuer­dos. Ade­más, pue­de re­ci­tar alineaciones y anéc­do­tas en­te­ras. El fut­bol pue­de ser po­ca co­sa, pe­ro ¿cuán­tas ve­ces nos arre­pen­ti­mos de no apo­yar a nues­tros vie­jos?

EL FI­LÓ­SO­FO po­la­co Les­zek Ko­la­kows­ki di­ce que no­so­tros, to­dos y to­do, son pa­sa­do. La reconstrucción, la re­vo­lu­ción, la in­con­gruen­cia, la reali­dad es par­te de lo que he­mos he­cho. Sin pa­sa­do no po­drías exis­tir tal y co­mo lo he­mos lo­gra­do, a ve­ces lo in­ter­pre­ta­mos me­jor que otras, pe­ro so­mos eso, un cú­mu­lo de ex­pe­rien­cias. ¿Cuán­tos re­cuer­dos no se lle­va­ría Raúl Cár­de­nas sin con­tar? Siem­pre va­le la pe­na char­lar con un vie­jo. Y si es de un Mun­dial, qué me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.