¿Có­mo pre­pa­rar­se pa­ra la pró­xi­ma caí­da?

El Economista (México) - Estrategias - - ACTIVOS NETOS -

LAS CAÍ­DAS su­fri­das por los mer­ca­dos en la pri­me­ra mi­tad del mes de fe­bre­ro han pues­to en aler­ta a mu­chos in­ver­sio­nis­tas. Las bol­sas se han re­cu­pe­ra­do al­go des­de en­ton­ces, pe­ro na­da ga­ran­ti­za que no pue­dan re­pe­tir­se en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Cuan­do ocu­rren es­tos even­tos, al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas sien­ten la obli­ga­ción de ac­tuar. Pe­ro reac­cio­nar sin pen­sar es la me­jor ma­ne­ra de co­me­ter erro­res y com­pro­me­ter su ges­tión fi­nan­cie­ra. Le pro­po­ne­mos cin­co pa­sos a se­guir pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos y ac­tuar con sen­ti­do.

Si su por­ta­fo­lio es una fuen­te de in­gre­sos, de­be ase­gu­rar­se de que el ni­vel de li­qui­dez es ade­cua­do en re­la­ción con sus gas­tos, al me­nos en el cor­to y me­diano pla­zo. Si tie­ne que re­equi­li­brar su car­te­ra pa­ra ob­te­ner efec­ti­vo, pue­de ha­cer­lo, pe­ro de una ma­ne­ra dis­ci­pli­na­da. Ven­da ac­cio­nes que han evo­lu­cio­na­do más allá de sus ob­je­ti­vos, por ejem­plo, y no ven­da in­dis­cri­mi­na­da­men­te sim­ple­men­te por­que las co­ti­za­cio­nes han caí­do.

Si us­ted no ne­ce­si­ta di­ne­ro con ur­gen­cia, lo me­jor es no ac­tuar a me­nos que sus po­si­cio­nes es­tén de­ma­sia­do ale­ja­das de sus ob­je­ti­vos. Si cam­bia fuer­te­men­te su dis­tri­bu­ción de car­te­ra, sus ob­je­ti­vos a largo pla­zo tam­bién cam­bian. An­tes de ac­tuar, pre­gún­te­se si su nue­vo por­ta­fo­lio le per­mi­ti­rá al­can­zar sus me­tas a 10, 20 o 30 años. Aque­llos que pre­pa­ran, por ejem­plo, su ju­bi­la­ción de­ben te­ner una par­te de su pa­tri­mo­nio en ac­cio­nes pa­ra al­can­zar sus me­tas fi­nan­cie­ras. En el cor­to pla­zo, es­to crea vo­la­ti­li­dad, pe­ro ese es el pre­cio a pa­gar pa­ra con­se­guir un ren­di­mien­to en­vi­dia­ble en el largo pla­zo.

Re­cuer­de que cuan­do se pro­du­ce una co­rrec­ción, el mar­gen de se­gu­ri­dad pa­ra man­te­ner ac­cio­nes au­men­ta, lo cual es una bue­na noticia pa­ra los in­ver­sio­nis­tas a largo pla­zo. En ge­ne­ral, los mo­vi­mien­tos de pá­ni­co son bue­nas opor­tu­ni­da­des pa­ra com­prar ac­cio­nes a ba­jo pre­cio, siem­pre que uno tie­ne una idea cla­ra del va­lor ra­zo­na­ble de lo que com­pra.

En lí­nea con lo di­cho an­te­rior­men­te, cuan­to más al­to sea el des­cuen­to res­pec­to al pre­cio ob­je­ti­vo de un tí­tu­lo de ca­li­dad (con una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va al­ta o me­dia), ma­yor se­rá la opor­tu­ni­dad de in­ver­sión. Una co­rrec­ción pue­de ofre­cer la po­si­bi­li­dad de com­prar tí­tu­los de ca­li­dad a buen pre­cio. Sin em­bar­go, de­be re­cor­dar que pa­ra los va­lo­res de ca­li­dad, el des­cuen­to ofre­ci­do de mo­men­to (sal­vo si lle­ga­mos a pá­ni­cos co­mo los del 2008 o el 2011) no es muy im­por­tan­te, por lo que de­be­mos ser cau­tos y muy se­lec­ti­vos.

Si le ga­na el es­trés, re­ba­je la pre­sión. Dis­po­ner de una vál­vu­la de se­gu­ri­dad es útil cuan­do real­men­te no pue­de so­por­tar la pre­sión del mer­ca­do. Ven­der 5% de su car­te­ra de ac­cio­nes pa­ra dis­po­ner de di­ne­ro en efec­ti­vo pue­de ser una so­lu­ción. Es­to ali­via­rá la pre­sión, al mis­mo tiem­po que no ce­de­rá al pá­ni­co ven­dien­do la to­ta­li­dad de sus po­si­cio­nes. No mi­rar las pan­ta­llas o las in­for­ma­cio­nes fi­nan­cie­ras tam­bién pue­de ayu­dar a evi­tar el rui­do del mer­ca­do.

FO­TO: AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.