El in­ver­sio­nis­ta dis­ci­pli­na­do

El Economista (México) - Estrategias - - TRADING -

HAY UNA CO­SA que ca­da vez ten­go más cla­ra en el mun­do de las in­ver­sio­nes y es que pa­ra ser un buen in­ver­sio­nis­ta (y no ha­blo de ob­te­ner un re­sul­ta­do su­pe­rior al mer­ca­do sino de con­se­guir a lar­go pla­zo los ob­je­ti­vos fi­nan­cie­ros que uno se ha plan­tea­do) el ele­men­to di­fe­ren­cia­dor no es sa­ber ele­gir los fon­dos (o las ac­cio­nes, ETF, etc) me­jor que los de­más, es te­ner más dis­ci­pli­na que los de­más.

Cuan­do uno ana­li­za las car­te­ras de fon­dos de los in­ver­sio­nis­tas se da cuen­ta de que en la ma­yo­ría de los ca­sos al­go ha ido mal en la cons­truc­ción de es­tas car­te­ras. Es fá­cil en­con­trar­se con in­ver­sio­nis­tas que han acu­mu­la­do sie­te fon­dos de ren­ta va­ria­ble de to­dos los co­lo­res y un mis­mo nú­me­ro de fon­dos de ren­ta fi­ja. Pue­de que me equi­vo­que, pe­ro lo más pro­ba­ble es que es­tos in­ver­sio­nis­tas han ido acu­mu­lan­do esos fon­dos, po­co a po­co, al ca­lor de los mer­ca­dos que más ca­len­ta­ban en el mo­men­to de su in­cor­po­ra­ción. Es­tá cla­ro que es­ta for­ma de cons­truir una car­te­ra no es óp­ti­ma y que es­tos in­ver­sio­nis­tas no tie­nen dis­ci­pli­na a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes de in­ver­sión. Y, sin em­bar­go, no es tan di­fí­cil te­ner dis­ci­pli­na a la ho­ra de com­prar o ven­der sus fon­dos de in­ver­sión.

Pa­ra po­der te­ner dis­ci­pli­na, evi­den­te­men­te, uno de­be te­ner un “sis­te­ma de in­ver­sión”, unas re­glas que uno pue­da apli­car in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tras emo­cio­nes y de la pro­pia evo­lu­ción de los mer­ca­dos. Con es­to úl­ti­mo no quie­ro de­cir que el com­por­ta­mien­to de un ti­po de ac­ti­vo no pue­da in­fluir en las re­glas de in­ver­sión; por su­pues­to que pue­den, pe­ro esas re­glas de­ben es­tar prees­ta­ble­ci­das. Uno de­be sa­ber qué ha­cer si un ti­po de ac­ti­vo se com­por­ta de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. En es­te sen­ti­do, un sis­te­ma per­fec­ta­men­te dis­ci­pli­na­do es el co­no­ci­do co­mo el buy and hold, o com­prar y man­te­ner (uno sa­be exac­ta­men­te qué ha­cer —es de­cir, na­da— en cual­quier si­tua­ción de mer­ca­do), sis­te­ma que pue­de ser per­fec­cio­na­do con un sis­te­ma de re­ba­lan­ceo pe­rió­di­co, por ejem­plo.

A mi jui­cio, pa­ra po­der apli­car un sis­te­ma dis­ci­pli­na­do, ese sis­te­ma de­be te­ner sen­ti­do pa­ra el que lo uti­li­za. Hay mu­chos in­ver­so­res, por ejem­plo, que apli­can un sis­te­ma va­lue, pe­ro es­toy se­gu­ro de que aque­llos in­ver­so­res que lo apli­can no só­lo es­tán con­ven­ci­dos de las bon­da­des del va­lue in­ves­ting sino que ade­más en­tien­den per­fec­ta­men­te los fun­da­men­tos so­bre los que se ba­sa.

Otro as­pec­to cla­ve de una co­rrec­ta dis­ci­pli­na in­ver­so­ra es que no tra­te de an­ti­ci­par­se a la evo­lu­ción de los mer­ca­dos. Na­die sa­be có­mo pue­den res­pon­der los mer­ca­dos a de­ter­mi­na­dos even­tos, pe­ro sí es im­por­tan­te sa­ber qué va a ha­cer uno si se pro­du­ce una de­ter­mi­na­da si­tua­ción. El ca­rác­ter re­pe­ti­ti­vo y has­ta cier­to pun­to au­to­má­ti­co es aquí fun­da­men­tal. Las re­glas que uno ha es­ta­ble­ci­do de­ben apli­car­se en to­das cir­cuns­tan­cias. Es lo que evi­ta in­ter­fe­ren­cia por par­te de las emo­cio­nes.

En con­clu­sión, si quie­re con­ver­tir­se en un me­jor in­ver­sor ne­ce­si­ta­rá te­ner una ma­yor dis­ci­pli­na in­ver­so­ra. El có­mo ha­cer­lo es un te­ma muy per­so­nal. No hay un sis­te­ma de in­ver­sión me­jor que otro. De­be­rá bus­car uno que se adap­te a sus ne­ce­si­da­des y par­ti­cu­la­ri­da­des per­so­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.