IN­CLU­SIÓN

FUN­DA­MEN­TAL, LA TRANS­FOR­MA­CIÓN DI­GI­TAL PA­RA EL DE­SA­RRO­LLO DEL SIS­TE­MA.

El Economista (México) - Estrategias - - PORTADA - PA­TRI­CIA OR­TE­GA / EN­VIA­DA pa­tri­cia.or­te­ga@ele­co­no­mis­ta.mx

Ju­ri­qui­lla, Qro. Exis­te la gran ne­ce­si­dad de cre­cer en ma­te­ria de in­clu­sión fi­nan­cie­ra en el país y en Amé­ri­ca La­ti­na y se han de­tec­ta­do que se pue­de ace­le­rar a tra­vés del uso de big da­ta, con­si­de­ra Pa­blo An­tón Díaz, ge­ren­te de In­ves­ti­ga­ción del Cen­ter for Fi­nan­cial In­clu­sion at Ac­cion.

Du­ran­te la cuar­ta con­ven­ción de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de So­fi­pos (Am­so­fi­po), An­tón co­men­tó que la lla­ma­da re­vo­lu­ción di­gi­tal se ha in­ten­si­fi­ca­do con la pro­li­fe­ra­ción de los equi­pos con ac­ce­so a In­ter­net y el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial en la can­ti­dad de da­ta que se ge­ne­ra en to­do el mun­do. “El uni­ver­so di­gi­tal se du­pli­ca en ta­ma­ño apro­xi­ma­da­men­te ca­da dos años y ca­da vez au­men­ta más la ca­pa­ci­dad y po­si­bi­li­dad de re­co­lec­tar, es­truc­tu­rar y ana­li­zar in­for­ma­ción de ma­ne­ra con­ti­nua y en tiem­po real”.

Di­jo que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras que no lo­gren ca­pi­ta­li­zar la ex­plo­sión ac­tual de da­ta pa­ra ex­pan­dir y me­jo­rar su ofer­ta de pro­duc­to pa­ra los sec­to­res más po­pu­la­res, y con­ti­núen uti­li­zan­do sus pro­ce­sos de siem­pre, em­pe­za­rán ca­da vez más a dis­mi­nuir su par­ti­ci­pa­ción en mer­ca­dos exis­ten­tes y

9 DE SEP­TIEM­BRE ES­TI­MAN QUE SE PU­BLI­QUE LA RE­GU­LA­CIÓN SE­CUN­DA­RIA QUE SE APLI­CA­RÁ A FIN­TECH

2,500 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS EN EL MUN­DO NO CUEN­TAN CON AC­CE­SO A SER­VI­CIOS FI­NAN­CIE­ROS DE CA­LI­DAD

per­de­rán la opor­tu­ni­dad de com­pe­tir en los mer­ca­dos nue­vos.

“La trans­for­ma­ción di­gi­tal de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras se ace­le­ra ca­da vez más, y va­rias en­ti­da­des ya lle­van la de­lan­te­ra en es­te pun­to. Por lo tan­to, ca­da vez se tor­na más im­por­tan­te que to­das se su­men a es­te pro­ce­so y em­pie­cen a adop­tar las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra me­jo­rar su efi­cien­cia ope­ra­ti­va, ex­pan­dir su mer­ca­do po­ten­cial y en­ten­der me­jor las ne­ce­si­da­des reales de sus clien­tes”.

Con­si­de­ró que el con­cep­to de “in­clu­sión” no só­lo se re­fie­re a nue­vos pro­duc­tos y ca­na­les de dis­tri­bu­ción. Se tra­ta tam­bién de re­ima­gi­nar, con la ayu­da de he­rra­mien­tas (di­gi­ta­les), nue­vas ma­ne­ras pa­ra brin­dar mi­cro­mo­men­tos de va­lor pa­ra los más de 2,500 mi­llo­nes de per­so­nas sin ac­ce­so fi­nan­cie­ro que exis­ten to­da­vía en el mun­do.

PRO­TO­TI­POS

Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras rea­li­zan es­fuer­zos pa­ra ali­near la ofer­ta de pro­duc­tos a las ne­ce­si­da­des del clien­te, in­cre­men­tar su efi­cien­cia, y re­du­cir cos­tos. Por ello, bus­can sco­rings de cré­di­to al­ter­na­ti­vos, alian­zas con el sec­tor fin­tech, el de­sa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des fi­nan­cie­ras y di­ne­ro elec­tró­ni­co.

El ge­ren­te de In­ves­ti­ga­ción del Cen­tro pa­ra la In­clu­sión Fi­nan­cie­ra de Ac­cion ex­pli­có que los sco­rings o me­di­cio­nes de cré­di­tos al­ter­na­ti­vos de­ben en­fo­car­se al fi­nan­cia­mien­to de la pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, ya que és­tas con­tri­bu­yen con la in­men­sa ma­yo­ría de los em­pleos en las eco­no­mías emer­gen­tes co­mo Mé­xi­co.

Di­jo que a tra­vés de alian­zas fin­tech tam­bién se pue­de for­ta­le­cer la in­clu­sión fi­nan­cie­ra, “las em­pre­sas fin­tech lo­gran es­ca­lar el al­can­ce de sus so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y ob­te­ner ac­ce­so a ca­pi­tal de cre­ci­mien­to, mien­tras que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras ob­tie­nen ayu­da y asis­ten­cia en sus es­fuer­zos por me­jo­rar su ofer­ta de va­lor, au­men­tar su efi­cien­cia ope­ra­ti­va y mi­ni­mi­zar sus cos­tos. Es­to, a su vez, tam­bién be­ne­fi­cia a los clien­tes de sec­to­res po­pu­la­res, que re­quie­ren de pro­duc­tos que sean más con­ve­nien­tes, más fá­ci­les de ac­ce­der, más fac­ti­bles y de ma­yor ca­li­dad”.

An­tón ex­pli­có que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras re­quie­ren que las in­ter­ven­cio­nes que apo­yan al for­ta­le­ci­mien­to de las ca­pa­ci­da­des fi­nan­cie­ras de los clien­tes son aque­llas cu­yo di­se­ño mues­tra aten­ción ex­plí­ci­ta al cam­bio de com­por­ta­mien­tos en los clien­tes pa­ra ha­cer un me­jor uso del pro­duc­to o ser­vi­cio fi­nan­cie­ro del que se acom­pa­ñan.

“Un ele­men­to que ha fun­cio­na­do en di­ver­sos paí­ses es el di­ne­ro elec­tró­ni­co, ya que per­mi­te ob­te­ner in­for­ma­ción mu­cho más pun­tual so­bre las vi­das fi­nan­cie­ras de sus usua­rios: cuán­to gas­tan, ca­da cuán­to, y en dón­de. “Sin em­bar­go, pa­ra que una bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca sea exi­to­sa, de­be brin­dar­le al clien­te la mis­ma fa­ci­li­dad de uso que el di­ne­ro en efec­ti­vo. Pa­ra ase­gu­rar que el di­ne­ro elec­tró­ni­co sea acep­ta­do co­mo me­dio de pa­go en to­das par­tes, es ne­ce­sa­rio ga­ran­ti­zar la in­ter­ope­ra­bi­li­dad del sis­te­ma en­tre dis­tin­tos ac­to­res fi­nan­cie­ros. De lo con­tra­rio, los usua­rios de la pla­ta­for­ma tar­de o tem­prano ter­mi­na­rán re­vir­tien­do al uso del efec­ti­vo”, con­clu­yó Pa­blo An­tón Díaz.

“LAS INS­TI­TU­CIO­NES FI­NAN­CIE­RAS QUE NO APRO­VE­CHEN EL MO­MEN­TO TEC­NO­LÓ­GI­CO SE VAN A QUE­DAR REZAGADAS”.

PA­BLO AN­TÓN DÍAZ, GE­REN­TE DEL CEN­TRO DE IN­CLU­SIÓN FI­NAN­CIE­RA DE AC­CIÓN.

FO­TO: CORTESíA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.