CLIEN­TES EN PE­LI­GRO

El Economista (México) - Estrategias - - EDITORIAL -

Ca­da día cre­cen más los ca­sos don­de usua­rios del ser­vi­cio ban­ca­rio son vul­ne­ra­dos en su se­gu­ri­dad al apli­car­les co­bros in­de­bi­dos en sus tar­je­tas de cré­di­to o dé­bi­to, ya sea por un te­ma de hac­keo en sus cuen­tas o in­clu­so por in­efi­cien­cia en los pro­to­co­los de la mis­ma ins­ti­tu­ción cuan­do el afec­ta­do ha­ce la pri­me­ra lla­ma­da pa­ra aler­tar so­bre una si­tua­ción anor­mal.

Ha­ce unos días un lec­tor y al­to di­rec­ti­vo del sec­tor au­to­mo­triz nos na­rra­ba que a pe­sar de ha­ber re­por­ta­do el ro­bo de más de 30,000 pe­sos en una de sus tar­je­tas de cré­di­to de Ci­tiba­na­mex a la lí­nea te­le­fó­ni­ca del mis­mo ban­co, los de­lin­cuen­tes pu­die­ron usar los plás­ti­cos y to­do por­que el per­so­nal de di­cha ins­ti­tu­ción no hi­zo de ma­ne­ra co­rrec­ta el blo­queo y los fo­lios que les otor­ga­ron no con­te­nían los cua­tro dí­gi­tos de verificación. Es im­por­tan­te sa­ber que un fo­lio de­be con­te­ner 18 dí­gi­tos, que co­rres­pon­den al día, mes, año com­ple­to, ho­ra con se­gun­dos y cua­tro dí­gi­tos de verificación.

En otro ca­so, un clien­te de BBVA Ban­co­mer fue hac­kea­do en una de sus tar­je­tas de dé­bi­to, la cual des­co­no­cía que exis­tía por­que te­nía más de dos dé­ca­das de ha­ber­la can­ce­la­do. A di­cha cuen­ta, los ci­ber­de­lin­cuen­tes lo­gra­ron apli­car­le un prés­ta­mo por 127,000 pe­sos y des­pués re­par­tir la ma­yor par­te del re­cur­so a di­fe­ren­tes ban­cos. El afec­ta­do lo­gró dar­se cuen­ta del ro­bo a las po­cas ho­ras de­bi­do a no­ti­fi­ca­cio­nes en su ce­lu­lar y re­por­tar el he­cho; sin em­bar­go, el ban­co no hi­zo el blo­queo de la cuen­ta hac­kea­da por­que tam­bién des­co­no­cían su exis­ten­cia al ini­cio.

En am­bos ca­sos, ¿quién asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad del di­ne­ro ro­ba­do? ¿Has­ta dón­de lle­ga la se­gu­ri­dad y la res­pon­sa­bi­li­dad de un ban­co? ¿El per­so­nal ban­ca­rio es­tá ca­pa­ci­ta­do an­te el au­men­to de la de­lin­cuen­cia? La Con­du­sef es la ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de de­fen­der a es­tos y a to­dos los usua­rios que pa­san por la mis­ma si­tua­ción, pe­ro su tiem­po de res­pues­ta tam­bién es lar­go y re­quie­re de mu­chos re­qui­si­tos. Mien­tras los ban­cos no se res­pon­sa­bi­li­cen y ga­ran­ti­cen se­gu­ri­dad a sus clien­tes, el de­cre­ci­mien­to en sus flu­jos se­rá su fru­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.