POR­TA­FO­LIO DE ANÁ­LI­SIS

Jo­sé Car­los Fe­mat y Ro­dol­fo Salazar - TLC 2.0 ¿Bi­la­te­ral o tri­la­te­ral?.

El Economista (México) - Estrategias - - PORTADA - JO­SÉ C. FE­MAT Y RO­DOL­FO SALAZAR*

EL ANUN­CIO DE LA CON­CLU­SIÓN de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra un nue­vo acuer­do co­mer­cial en­tre Mé­xi­co y los Es­ta­dos Uni­dos, en el que to­da­vía se des­co­no­ce si se­rá bi­la­te­ral o tri­la­te­ral, vie­ne a es­ta­ble­cer las nue­vas re­glas de la com­ple­ja re­la­ción en­tre dos na­cio­nes di­sím­bo­las, cer­ca­nas geo­grá­fi­ca­men­te, pe­ro dis­tan­tes, co­mo en su mo­men­to la de­fi­nió el pe­rio­dis­ta Alan Ri­ding. Por ello es im­por­tan­te ana­li­zar no úni­ca­men­te los as­pec­tos más re­le­van­tes que se acor­da­ron a ni­vel bi­la­te­ral, sino tam­bién la im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca que tie­ne man­te­ner la re­la­ción tri­la­te­ral an­te un es­ce­na­rio ca­da vez más glo­ba­li­za­do y un Mé­xi­co con gran­des ne­ce­si­da­des so­cia­les y eco­nó­mi­cas por re­sol­ver.

LOS RE­TOS PA­RA MÉ­XI­CO

Han si­do am­plia­men­te di­fun­di­dos los tér­mi­nos más im­por­tan­tes al­can­za­dos al fi­nal de las ne­go­cia­cio­nes bi­la­te­ra­les en­tre Mé­xi­co y los Es­ta­dos Uni­dos, des­ta­can­do los te­mas en don­de hu­bo ma­yo­res dis­cre­pan­cias du­ran­te las mis­mas. Has­ta co­no­cer los tex­tos fi­na­les del acuer­do, que en su mo­men­to se so­me­te­rá a la apro­ba­ción de las Cá­ma­ras de Se­na­do­res de los res­pec­ti­vos paí­ses, só­lo en­ton­ces va­mos a co­no­cer los tér­mi­nos y con­di­cio­nes ne­go­cia­dos en­tre am­bas na­cio­nes y va­lo­rar con ma­yor pre­ci­sión el im­pac­to pa­ra Mé­xi­co.

El ca­pí­tu­lo au­to­mo­triz ha si­do uno de los más con­tro­ver­sia­les du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes, por la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca que tie­ne es­ta in­dus­tria en la crea­ción de em­pleos, ge­ne­ra­ción de di­vi­sas, in­cor­po­ra­ción de va­lor agre­ga­do, rea­li­za­ción de in­ver­sio­nes, crea­ción de em­pre­sas pro­vee­do­ras de au­to­par­tes, en­tre otras.

De acuer­do con lo de­cla­ra­do re­cien­te­men­te por el sub­se­cre­ta­rio de Co­mer­cio Ex­te­rior, Juan Car­los Ba­ker, se ha es­ta­ble­ci­do un pe­rio­do de ajus­te de tres años pa­ra la en­tra­da en vi­gor de la re­gla de ori­gen, que pa­sa­rá de 62.5 a 75% de con­te­ni­do re­gio­nal. Adi­cio­nal­men­te, nues­tro país acep­tó que 40% de con­te­ni­do de un au­to­mó­vil o 45% de con­te­ni­do de una ca­mio­ne­ta se ma­nu­fac­tu­re con mano de obra pa­ga­da a 16 dó­la­res o más por la ho­ra tra­ba­ja­da, si­tua­ción que pa­ra Mé­xi­co es com­pli­ca­do, ya que ac­tual­men­te se pa­ga a 3 dó­la­res la ho­ra.

In­du­da­ble­men­te, son re­qui­si­tos na­da fá­ci­les de cum­plir en los tres años de ajus­te que se es­ta­ble­cie­ron, ya que en el ca­so del con­te­ni­do re­gio­nal una bue­na par­te de la pro­vee­du­ría de par­tes y com­po­nen­tes pro­vie­ne de Asia, es­pe­cial­men­te de Chi­na, lo que im­pli­ca­rá el gran es­fuer­zo por desa­rro­llar en el corto y me­diano pla­zo a la pro­vee­du­ría na­cio­nal, lo cual, si lo ana­li­za­mos po- si­ti­va­men­te, a la lar­ga es una gran área de opor­tu­ni­dad pa­ra in­cor­po­rar­le ma­yor va­lor agre­ga­do a los au­to­mó­vi­les que se ex­por­tan a Nor­tea­mé­ri­ca, así co­mo pa­ra es­ta­ble­cer po­lí­ti­cas pú­bli­cas en ma­te­ria de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que per­mi­tan ge­ne­rar ma­yor pro­vee­du­ría me­xi­ca­na, con el con­se­cuen­te efec­to mul­ti­pli­ca­dor que ge­ne­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de nue­vas em­pre­sas.

En lo que se re­fie­re al re­qui­si­to pa­ra ele­var el pa­go a 16 dó­la­res la ho­ra a los tra­ba­ja­do­res de la in­dus­tria au­to­mo­triz, sig­ni­fi­ca­ría en una pri­me­ra ins­tan­cia una re­duc­ción de los vo­lú­me­nes ex­por­ta­dos y da­ría pau­ta a que só­lo lo cum­plie­ran las plan­tas au­to­mo­tri­ces es­ta­ble­ci­das en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Sin em­bar­go, al igual que en el pun­to an­te­rior, tam­bién es una gran área de opor­tu­ni­dad pa­ra que pau­la­ti­na­men­te no só­lo es­ta in­dus­tria, sino to­dos los sec­to­res pro­duc­ti­vos, tien­dan a in­cre­men­tar los sa­la­rios que se les pa­gan a los tra­ba­ja­do­res.

Por mu­chos años, la com­pe­ti­ti­vi­dad de los sec­to­res pro­duc­ti­vos del país, es­pe­cial­men­te los vin­cu­la­dos a la ex­por­ta­ción, han ba­sa­do su éxi­to en el ba­jo cos­to de la mano de obra, pe­ro tam­bién de­be re­co­no­cer­se que es­ta si­tua­ción no pue­de ni de­be man­te­ner­se per­ma­nen­te­men­te, so­bre to­do si ana­li­za­mos los ele­va­dos ni­ve­les de po­bre­za de la po­bla­ción, que to­da­vía per­sis­ten a ni­vel na­cio­nal. Es don­de se­gu­ra­men­te el nue­vo go­bierno que ten­dre­mos a par­tir de di­ciem­bre ten­drá que de­fi­nir po­lí­ti­cas pú­bli­cas que me­jo­ren el ni­vel de vi­da de la po­bla­ción y que al mis­mo tiem­po pro­mue­van la crea­ción de nue­vas em­pre­sas.

LA IM­POR­TAN­CIA DEL PAC­TO TRI­LA­TE­RAL

Has­ta el cie­rre de la edi­ción de es­te ar­tícu­lo to­da­vía se des­co­no­ce si Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá lo­gra­ría zan­jar sus di­fe­ren­cias en te­mas co­mo el ac­ce­so a pro­duc­tos lác­teos, in­dus­trias cul­tu­ra­les, así co­mo la eli­mi­na­ción del Ca­pí­tu­lo 19, Re­so­lu­ción de Con­tro­ver­sias, que el pri­mer país pre­ten­de eli­mi­nar y que apa­ren­te­men­te en la ne­go­cia­ción con Mé­xi­co nues­tro país ce­dió en es­te pun­to con la es­pe­ran­za de que Ca­na­dá lo man­ten­ga, por lo cual a la fe­cha no se tie­ne gran in­for­ma­ción so­bre el par­ti­cu­lar.

Adi­cio­nal­men­te, es de par­ti­cu­lar im­por­tan­cia man­te­ner la alian­za tri­la­te­ral, tan­to des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co co­mo des­de el pun­to de vis­ta es­tra­té­gi­co con vi­sión de los pró­xi­mos años, en un mun­do con blo­ques co­mer­cia­les cre­cien­tes. Re­pre­sen­ta con­ti­nuar con el ac­ce­so a uno de los mer­ca­dos más gran­des del mun­do, con más de 482 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en­tre los tres paí­ses, 28% del PIB mun­dial y 16% del co­mer­cio glo­bal.

Pa­ra el fu­tu­ro de nues­tro país no só­lo de­be sig­ni­fi­car man­te­ner una alian­za con sus so­cios más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos años, sino tam­bién la opor­tu­ni­dad de di­ver­si­fi­car sus mer­ca­dos y apro­ve­char los tra­ta­dos co­mer­cia­les que se tie­nen sus­cri­tos con otras na­cio­nes. Tam­bién es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra que es­tos me­ca­nis­mos no só­lo ge­ne­ren be­ne­fi­cios pa­ra al­gu­nos sec­to­res ex­por­ta­do­res, sino que real­men­te sir­van de ins­tru­men­to de desa­rro­llo y ele­ven el ni­vel de vi­da de la po­bla­ción, que tan­ta fal­ta ha­ce.

Co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias en: por­ta­na­li­sis@gmail.com

*Ro­dol­fo Salazar es eco­no­mis­ta con pos­gra­do en Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas.

*Jo­sé C. Fe­mat es eco­no­mis­ta con pos­gra­do en His­to­ria y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.