RE­CE­SIÓN 2008

LA ENOR­ME PRUE­BA DE RE­SIS­TEN­CIA PA­RA LAS GRAN­DES Y PE­QUE­ÑAS ECO­NO­MÍAS.

El Economista (México) - Estrategias - - PORTADA - PA­TRI­CIA OR­TE­GA Y AL­BA SER­VÍN es­tra­te­gias@ele­co­no­mis­ta.mx

“El cre­ci­mien­to de la deu­da, en par­ti­cu­lar la pri­va­da, de los paí­ses avan­za­dos se ha ra­len­ti­za­do, pe­ro esa ra­len­ti­za­ción que­da com­pen­sa­da por una ace­le­ra­ción del en­deu­da­mien­to de los emer­gen­tes. Eso es lo que vuel­ve el sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial al me­nos tan vul­ne­ra­ble, sino más, que en el 2008”, con­si­de­ró el ex­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), Jean-Clau­de Tri­chet.

“Los al­tos ni­ve­les de deu­da pú­bli­ca glo­bal y el en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de paí­ses desa­rro­lla­dos son los pe­li­gros que en­fren­ta la eco­no­mía mun­dial”, ad­vir­tió la di­rec­to­ra del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), Ch­ris­ti­ne La­gar­de.

“Si ocu­rrie­ra una re­ce­sión, no es­ta­ría­mos par­ti­cu­lar­men­te bien po­si­cio­na­dos y es­ta­ría­mos nue­va­men­te en ce­ro”, ex­pre­só Eric Ro­sen­gren, pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de Bos­ton (Fed).

El 15 de sep­tiem­bre se cum­ple una dé­ca­da del ini­cio ofi­cial de lo que se co­no­ció co­mo la Gran Re­ce­sión, que co­men­zó con la quie­bra del ban­co es­ta­dou­ni­den­se Leh­man Brot­hers (tras 158 años de ope­rar) y ter­mi­nó con un con­ta­gio ma­si­vo al res­to del mun­do, pro­vo­can­do im­por­tan­tes caí­das en las bol­sas, cie­rre de em­pre­sas, des­em­pleo y res­ca­tes ban­ca­rios.

De acuer­do con es­pe­cia­lis­tas, pro­nos­ti­car una pró­xi­ma cri­sis no es po­si­ble, ya que exis­ten mu­chos fac­to­res pa­ra que ocu­rra; sin em­bar­go, exis­ten in­di­ca­do­res que pue­den ayu­dar a pre­de­cir ten­den­cias en las eco­no­mías y los mer­ca­dos del mun­do.

CON­SE­CUEN­CIAS

En en­tre­vis­ta pa­ra El Eco­no­mis­ta, Ge­rar­do Apa­ri­cio Ya­co­tu, di­rec­tor de la Es­cue­la Gru­po Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, ase­gu­ró que a 10 años de la cri­sis, Es­ta­dos Uni­dos ya se re­cu­pe­ró, pe­ro to­da­vía hay ves­ti­gios en al­gu­nos paí­ses de Asia y Amé­ri­ca La­ti­na.

“Hay mu­chos da­tos en es­te mo­men­to que mues­tran que a una dé­ca­da, la eco­no­mía en don­de se ge­ne­ró el epi­cen­tro prác­ti­ca­men­te es­tá cu­ra­da y for­ta­le­ci­da. Con un ím­pe­tu de se­guir cre­cien­do de una ma­ne­ra mu­cho más con­so­li­da­da”, in­di­có.

“Hay pla­zas emer­gen­tes que to­da­vía es­tán mal, pe­ro no a con­se­cuen­cia de la cri­sis del 2008, sino por el gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad que te­nían cuan­do se desató la cri­sis”.

El di­rec­ti­vo ex­pli­có que den­tro de lo res­ca­ta­ble fue­ron las mo­di­fi­ca­cio­nes que se hi­cie­ron a la ley pa­ra que se que­da­ran en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro los par­ti­ci­pan­tes que ver­da­de­ra­men­te lo me­re­cían, em­pre­sas que lo ha­bían he­cho bien, que sí se ha­bían de­bi­li­ta­do pe­ro que se­guían a ofre­cien­do sus ser­vi­cios de in­ter­me­dia­ción de ma­ne­ra efi­cien­te pa­ra que la eco­no­mía cre­cie­ra.

Apa­ri­cio Ya­co­tu se­ña­ló que pa­ra Mé­xi­co el im­pac­to fue una prue­ba de re­sis­ten­cia que lle­vó a la crea­ción de po­lí­ti­cas an­ti­cí­cli­cas por par­te del go­bierno de Fe­li­pe Cal­de­rón, que los

ban­cos re­sis­tie­ron, y que ade­más fue­ron una vál­vu­la de es­ca­pe pa­ra gran­des con­sor­cios en el mun­do que gra­cias a que te­nían una su­cur­sal en el país pu­die­ron sa­lir de la cri­sis.

LAS TA­SAS

Por su par­te, Eduardo Lo­ria, pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de la UNAM, con­si­de­ró que aun­que la re­ce­sión del 2008 no fue la más lar­ga, sí ha si­do la más pro­fun­da y la que ma­yo­res efec­tos tu­vo en el lar­go pla­zo, ya que in­clu­so al­gu­nos paí­ses no han lo­gra­do re­to­mar una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es­ta­ble, pro­duc­to de la glo­ba­li­za­ción.

“La ta­sa real era po­si­ti­va, lo que de­ci­dió la Fed fue ba­jar las ta­sas de in­te­rés pa­ra au­men­tar la de­man­da efec­ti­va y des­de en­ton­ces te­ne­mos la ta­sas ne­ga­ti­vas. Cuan­do, vien­do que ha­bía pro­ble­mas de es­pe­cu­la­ción en el sec­tor de vi­vien­da, sube los ti­pos, no sa­be­mos si eso pre­ci­pi­tó o re­du­jo los efec­tos de la cri­sis del 2008”.

El es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ró que un co­lap­so eco­nó­mi­co no se pue­de pre­de­cir; sin em­bar­go, sí se pue­de apren­der y es­tu­diar de las va­ria­bles que han lle­va­do al mun­do a si­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas com­pli­ca­das.

LOS NINJAS

Asi­mis­mo Ja­mel Ke­vin San­do­val, ca­te­drá­ti­co de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de la UNAM, se­ña­ló que uno de los gran­des cues­tio­na­mien­tos de la Gran Re­ce­sión es por qué los ninjas (per­so­nas sin in­gre­sos, sin tra­ba­jo y sin pro­pie­da­des) no tu­vie­ron di­ne­ro pa­ra pa­gar sus hi­po­te­cas.

“Las hi­po­te­cas sub­pri­me no se in­ven­ta­ron en el 2008, em­pe­za­ron a crear­se a fi­na­les de 1990 y fun­cio­na­ron muy bien pe­ro, ¿qué fue lo que ge­ne­ró que los ninjas de­ja­ran de pa­gar? El gran ele­fan­te de la cri­sis es que hu­bo una cri­sis eco­nó­mi­ca que na­die vio y des­pués lle­gó la cri­sis fi­nan­cie­ra y fue cuan­do nos em­pe­za­mos a per­ca­tar”.

Ke­vin San­do­val es­ti­ma que des­de el 2000 la eco­no­mía mun­dial es­tá en­fren­tan­do cam­bios es­truc­tu­ra­les, don­de el po­ten­cial de cre­ci­mien­to es ca­da vez más ba­jo, ade­más de que las ta­sas de in­te­rés es­tán ba­jas en to­do el mun­do; au­na­do con el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción que ha­ce la gen­te aho­rre más e in­vier­ta me­nos.

Lo mis­mo es con la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, ya que con la lle­ga­da de Fa­ce­book y Uber se ha aba­ra­ta­do el ca­pi­tal y aho­ra con po­ca in­ver­sión se pue­de crear una em­pre­sa rá­pi­da­men­te.

“El pro­ble­ma es que vi­vi­mos un cam­bio tec­no­ló­gi­co que apa­re­ció a ini­cios del 2000 y na­die se per­ca­tó de eso, los ban­cos cen­tra­les no lo vie­ron y ese cho­que fue lo que ge­ne­ró des­pués que la eco­no­mía no cre­cie­ra y los ninjas no tu­vie­ran di­ne­ro pa­ra pa­gar, los gran­des in­ven­tos que nos mo­di­fi­ca­ron la vi­da ya pa­sa­ron de lar­go, aho­ri­ta, y lo que es­ta­mos vi­vien­do, son los ren­di­mien­tos de la ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial y eso ex­pli­ca por qué no po­de­mos cre­cer mu­cho más”, opi­na el ca­te­drá­ti­co.

ES­TA­BI­LI­DAD

Por su par­te, Da­ve Laf­ferty, es­tra­te­ga en je­fe de Mer­ca­dos de Na­ti­xis IM, in­di­có que, a ex­cep­ción de los mer­ca­dos emer­gen­tes, ac­tual­men­te la ma­yo­ría de los ac­ti­vos de ries­go se es­tán desem­pe­ñan­do bien.

“La reac­ti­va­ción es len­ta pe­ro se­gu­ra, tan­to de los sec­to­res cor­po­ra­ti­vo y ban­ca­rio, jun­to con las ta­sas de in­te­rés aún ba­jas, han pro­por­cio­na­do un em­pu­je a las ga­nan­cias glo­ba­les. Mien­tras di­cho im­pul­so eco­nó­mi­co per­sis­ta en el pre­sen­te, los in­ver­sio­nis­tas po­drían con­fiar en sus pro­yec­cio­nes ha­cia el fu­tu­ro”.

Ase­gu­ró que, des­afor­tu­na­da­men­te, la ma­yo­ría de las lec­cio­nes que de­jó la cri­sis se ol­vi­da­ron rá­pi­da o con­ve­nien­te­men­te, ya que la bur­bu­ja de la deu­da pa­re­ce ha­ber he­cho po­co pa­ra re­du­cir el apa­lan­ca­mien­to sis­té­mi­co an­te las ta­sas de in­te­rés ca­si en ni­vel ce­ro.

Da­ve Laf­ferty in­di­ca que en es­te mo­men­to se ven po­cas se­ña­les de una cri­sis pró­xi­ma, ya que las po­lí­ti­cas fis­ca­les se han vuel­to más res­tric­ti­vas a la vez que las ta­sas reales se acer­ca­ron a te­rreno po­si­ti­vo y las ta­sas no­mi­na­les se apro­xi­man a la ta­sa neu­tral de los fon­dos de la Fed. Sin em­bar­go, re­co­no­ció que hay ries­gos, co­mo una sa­li­da di­fí­cil del

Bre­xit que po­dría ge­ne­rar un cho­que en la de­man­da pa­ra el Reino Uni­do.

El es­tra­te­ga en je­fe de Mer­ca­dos aña­dió que tam­bién se de­be es­tar aten­to al desem­pe­ño de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, a la cur­va de ren­di­mien­tos y a los pre­cios cí­cli­cos en las ma­te­rias pri­mas, ya que po­drían ser un in­di­ca­dor de una cri­sis cer­ca­na.

Agre­gó que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros más vul­ne­ra­bles que su­fri­rán en 2019-2020 se­rán los que se en­fo­can a ins­tru­men­tos de ren­ta va­ria­ble, una ren­ta fi­ja de ba­ja ca­li­dad cre­di­ti­cia y ac­ti­vos pri­va­dos me­nos lí­qui­dos. “Iró­ni­ca­men­te, el da­ño ya ex­pe­ri­men­ta­do por mu­chos mer­ca­dos emer­gen­tes po­dría par­cial­men­te pro­te­ger­los del im­pac­to to­tal da­do que es­to ya se ha es­ta­do des­con­tan­do”.

FO­TO: SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.