Ren­ta­bi­li­da­des pa­sa­das no ga­ran­ti­zan las fu­tu­ras

El Economista (México) - Estrategias - - CLOSE UP - POR FER­NAN­DO LU­QUE* fer­nan­do.lu­que@mor­nings­tar.com

LOS IN­VER­SIO­NIS­TAS tie­nen ten­den­cia a con­si­de­rar los re­sul­ta­dos pa­sa­dos ob­te­ni­dos por un de­ter­mi­na­do ges­tor co­mo prue­ba de su ha­bi­li­dad y sue­len, por lo tan­to, con­fiar­le su di­ne­ro (hay una re­la­ción cla­ra en­tre ren­ta­bi­li­dad pa­sa­da y flu­jos ne­tos de fon­dos). Pe­ro la to­ma de ries­gos que per­mi­tió a un ges­tor su­pe­rar al mer­ca­do y a sus com­pe­ti­do­res en el pa­sa­do re­cien­te no es en ab­so­lu­to una ga­ran­tía de que se­gui­rá ha­cién­do­lo bien en el fu­tu­ro. El fac­tor suer­te, por ejem­plo, pue­de ser una par­te muy im­por­tan­te de la ex­pli­ca­ción de los éxi­tos del pa­sa­do.

Mor­nings­tar reali­zó ha­ce al­gu­nos años un es­tu­dio so­bre es­te te­ma pa­ra me­dir la ido­nei­dad de se­lec­cio­nar ges­to­res en fun­ción de su ren­ta­bi­li­dad pa­sa­da (el es­tu­dio se efec­tuó en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro pue­de per­fec­ta­men­te tras­la­dar­se a otros mer­ca­dos). El aná­li­sis com­pa­ra­ba di­fe­ren­tes es­tra­te­gias im­ple­men­ta­das por los ges­to­res ame­ri­ca­nos res­pec­to a sus co­rres­pon­dien­tes ca­te­go­rías Mor­nings­tar y eva­lua­ba los fac­to­res que más ha­bían con­tri­bui­do a la ren­ta­bi­li­dad de los fon­dos ana­li­za­dos.

Las con­clu­sio­nes del es­tu­dio son las si­guien­tes. Pri­me­ro, hay una evi­den­cia de que una bue­na ren­ta­bi­li­dad pa­sa­da pue­de con­ti­nuar a corto pla­zo. En el ca­so de los fon­dos de ren­ta va­ria­ble, es­te efec­to pue­de de­ber­se a la ex­po­si­ción de los fon­dos a com­pa­ñías de ti­po mo­men­tum (es de­cir com­pa­ñías que mues­tran la ma­yor for­ta­le­za), en lu­gar de las pro­pias ha­bi­li­da­des de se­lec­ción del ges­tor.

Pe­ro tam­bién se de­mues­tra que a lar­go pla­zo no exis­te una re­la­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre la ren­ta­bi­li­dad pa­sa­da y la ren­ta­bi­li­dad fu­tu­ra (la fa­mo­sa co­le­ti­lla de “ren­ta­bi­li­da­des pa­sa­das no ga­ran­ti­zan ren­ta­bi­li­da­des fu­tu­ras” que de­be apa­re­cer en cual­quier pu­bli­ci­dad de fon­dos mu­tuos). El es­tu­dio tam­bién de­mues­tra que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, las po­si­bi­li­da­des de ele­gir un ges­tor que lo ha­rá me­jor que el mer­ca­do son las mis­mas si ese ges­tor se si­túa en el pri­mer quin­til (20% de los me­jo­res ges­to­res) o en el úl­ti­mo quin­til de su ca­te­go­ría. Por úl­ti­mo, tam­bién se de­mues­tra (tam­po­co es una sor­pre­sa) que la ta­sa de su­per­vi­ven­cia es más al­ta en­tre los ges­to­res “ga­na­do­res” en el pa­sa­do que en­tre los “per­de­do­res”. Ade­más, la di­fe­ren­cia en­tre los dos gru­pos au­men­ta con la du­ra­ción de la ob­ser­va­ción de las ren­ta­bi­li­da­des pa­sa­das.

En de­fi­ni­ti­va, el es­tu­dio in­vi­ta fuer­te­men­te a los in­ver­sio­nis­tas de lar­go pla­zo a no con­si­de­rar úni­ca­men­te la ren­ta­bi­li­dad pa­sa­da co­mo cri­te­rio pa­ra se­lec­cio­nar un fon­do. És­tos ha­rían me­jor en com­bi­nar el aná­li­sis de los re­sul­ta­dos pa­sa­dos con otros fac­to­res cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos, co­mo los cos­tes, la ca­li­dad del pro­ce­so de in­ver­sión, el equi­po de ges­tión y la de­fen­sa de los in­tere­ses de los in­ver­sio­nis­tas.

FO­TO: SHUTTERSTOCK

*Fer­nan­do Lu­que, edi­tor de Mor­nings­tar Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.