El in­ver­sio­nis­ta pa­si­vo no exis­te

El Economista (México) - Estrategias - - CLOSE UP - POR FER­NAN­DO LU­QUE* fer­nan­do.lu­que@morningstar.com

LA FRON­TE­RA EN­TRE PRO­DUC­TOS AC­TI­VOS y pro­duc­tos pa­si­vos es ca­da vez más di­fu­sa y los ges­to­res la cru­zan ale­gre­men­te de un la­do pa­ra otro. Pa­ra el in­ver­sio­nis­ta pue­de su­po­ner un pro­ble­ma en la me­di­da en que no tie­ne la ca­pa­ci­dad de dis­cer­nir con cla­ri­dad qué pro­duc­to es pu­ra­men­te pa­si­vo y qué pro­duc­to es real­men­te ac­ti­vo. En es­te as­pec­to los re­gu­la­do­res ha­rían bien en des­en­mas­ca­rar a los fon­dos lla­ma­dos clo­set in­de­xers, es de­cir, fon­dos que se li­mi­tan a re­pli­car a un de­ter­mi­na­do ín­di­ce, pe­ro co­bran­do co­mo si es­tu­vie­ran rea­li­zan­do una ges­tión ac­ti­va. En al­gún país, in­clu­so, las au­to­ri­da­des obli­gan a los fon­dos a cal­cu­lar y a pu­bli­car lo que se co­no­ce co­mo el ac­ti­ve sha­re, que es una me­di­da de lo ac­ti­vo que es el fon­do en la ges­tión de su por­ta­fo­lio o, pa­ra ser más exac­to, lo dis­tin­to que es el por­ta­fo­lio del fon­do com­pa­ra­do con el por­ta­fo­lio del ín­di­ce.

Evi­den­te­men­te, es im­por­tan­te que el in­ver­sio­nis­ta se­pa per­fec­ta­men­te en qué te­rreno es­tá ju­gan­do. Otro pro­ble­ma es la po­la­ri­za­ción ex­tre­ma en­tre la ges­tión ac­ti­va y la ges­tión ac­ti­va. Pa­re­ce que uno no pue­de ser otra co­sa que, o bien un in­ver­sio­nis­ta ac­ti­vo o bien un in­ver­sio­nis­ta pa­si­vo, co­mo si no exis­tie­ra es­pa­cio en­tre am­bas po­si­cio­nes.

Lo más na­tu­ral, y has­ta cier­to pun­to lo más re­co­men­da­ble, es com­bi­nar ges­tión ac­ti­va y ges­tión pa­si­va. ¿Por qué? Sim­ple­men­te por­que hay de­ter­mi­na­das ca­te­go­rías en las que los pro­duc­tos pa­si­vos ob­tie­nen sis­te­má­ti­ca­men­te me­jo­res re­sul­ta­dos que la me­dia de la ca­te­go­ría. Per­te­ne­cen a ca­te­go­rías en las que es más di­fí­cil que en otras ba­tir al ín­di­ce de re­fe­ren­cia. Y eso tie­ne una con­se­cuen­cia im­por­tan­te a la ho­ra de cons­truir un por­ta­fo­lio: si uno no tie­ne una gran con­vic­ción en un de­ter­mi­na­do ges­tor pa­ra cu­brir una de­ter­mi­na­da pa­ra par­te de ese por­ta­fo­lio (ya sea de ren­ta va­ria­ble o de ren­ta fi­ja) entonces lo más ló­gi­co es ele­gir un pro­duc­to de ges­tión pa­si­va con ba­jos cos­tes (no ol­vi­de que el fac­tor que más va a in­fluir en la ren­ta­bi­li­dad fu­tu­ra de un pro­duc­to son pre­ci­sa­men­te sus cos­tes). Por el con­tra­rio, si uno tie­ne la fuer­te con­vic­ción de que un ges­tor de un de­ter­mi­na­do ti­po de ac­ti­vo lo va a ha­cer me­jor que el mer­ca­do o, por lo me­nos, me­jor que la me­dia de su ca­te­go­ría, entonces tie­ne sen­ti­do apos­tar por ese ges­tor ac­ti­vo.

Por úl­ti­mo, hay que en­ten­der que, aun­que ha­ya pro­duc­tos pa­si­vos y pro­duc­tos ac­ti­vos, el in­ver­sio­nis­ta nun­ca po­drá ser y nun­ca se­rá pa­si­vo. Siem­pre ten­drá que to­mar de­ci­sio­nes, aun­que la de­ci­sión sea la de no es­tar in­ver­ti­do. Siem­pre ten­drá que ele­gir su per­fil de ries­go, y den­tro de ese per­fil de ries­go, siem­pre ten­drá que to­mar de­ci­sio­nes de dis­tri­bu­ción de ac­ti­vos: ¿qué pe­so le de­di­co a las ac­cio­nes?, ¿qué im­por­tan­cia hay que dar a los mer­ca­dos emer­gen­tes? Ca­da in­ver­sio­nis­ta ten­drá sus pro­pias res­pues­tas, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que el in­ver­sio­nis­ta pa­si­vo no exis­te.

FO­TO: SHUT­TERS­TOCK

*Fer­nan­do Lu­que, editor de Morningstar Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.