DE­TER­MI­NE EL VA­LOR DE SU POR­TA­FO­LIO

EL VA­LOR DE UNA DI­VI­SA EN COM­PA­RA­CIÓN CON OTRA PUE­DE GE­NE­RAR PÉR­DI­DAS O GA­NAN­CIAS EN SUS IN­VER­SIO­NES

El Economista (México) - Estrategias - - PATRIMONIO - REDACCIÓN estrategias@ele­co­no­mis­ta.mx

El mun­do de las in­ver­sio­nes es im­pre­de­ci­ble, son mu­chos los fac­to­res por los cua­les se pue­den ob­te­ner gran­des ga­nan­cias o te­ner pér­di­das con­si­de­ra­bles y uno de ellos es el ti­po de cam­bio.

De acuer­do con el por­tal Fi­nan­zas­prac­ti­cas.com.mx, es re­co­men­da­ble ana­li­zar las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas del en­torno don­de se invierte. Es de­cir, no hay que co­lo­car los re­cur­sos en paí­ses don­de no se ten­ga un am­plio co­no­ci­mien­to del con­tex­to so­cial o eco­nó­mi­co que se vi­ve, pues es­to pue­de pro­vo­car pér­di­das en el va­lor la in­ver­sión.

En ese sen­ti­do, la pla­ta­for­ma fi­nan­cie­ra plan­tea que las con­di­cio­nes de es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y so­cial ge­ne­ran una ma­yor cer­ti­dum­bre en los re­sul­ta­dos de las in­ver­sio­nes, con­tra­rio en aque­llos lu­ga­res don­de hay cam­bios brus­cos en las fi­nan­zas o al­gu­nos otros fac­to­res que pue­dan afec­tar su eco­no­mía.

Aun­que es­tas cir­cuns­tan­cias tam­bién po­drían re­sul­tar en gran­des ga­nan­cias, pues, a ma­yor ries­go, pue­de ge­ne­rar más uti­li­da­des y esos paí­ses ines­ta­bles, en mu­chas oca­sio­nes, bus­can atraer la in­ver­sión ofre­cien­do al­tos ren­di­mien­tos y ga­ran­tías que en oca­sio­nes pue­den no cum­plir­se, ése se­ría el ries­go a to­mar.

TI­POS DE RIES­GO DE CAM­BIO

La ex­po­si­ción al ries­go de transac­ción. Pro­vie­ne de la pro­pia ope­ra­ción co­mer­cial de ad­qui­rir o ven­der bie­nes o ser­vi­cios a cam­bio de una mo­ne­da ex­tran­je­ra en una fe­cha de­ter­mi­na­da. La ex­po­si­ción al ries­go de tra­duc­ción o ries­go con­ta­ble. Se de­ter­mi­na de la for­ma en que las con­ven­cio­nes con­ta­bles re­fle­jan la ope­ra­ción co­mer­cial en las que in­ter­vie­ne una mo­ne­da ex­tran­je­ra, don­de pue­de exis­tir una va­ria­ción en la uti­li­dad que real­men­te se ob­tu­vo. La ex­po­si­ción al ries­go eco­nó­mi­co. Mues­tra có­mo los co­bros y pa­gos va­rían al mo­di­fi­car­se los ti­pos de cam­bio, es el ca­so de las im­por­ta­cio­nes que se li­qui­dan al mo­men­to de re­ci­bir­las. Si en ese pro­ce­so la mo­ne­da se de­pre­cia en re­la­ción a la mo­ne­da del país don­de ad­qui­ri­mos esos pro­duc­tos, nues­tro cos­to se­rá ma­yor en pro­por­ción di­rec­ta con el in­cre­men­to su­fri­do.

¿DE QUé FOR­MA SE DE­PEN­DE DE ES­TE TI­PO DE CAM­BIO?

Las di­fe­ren­cias de la ofer­ta y la de­man­da de una mo­ne­da im­pli­can al­te­ra­ción del pre­cio o ti­po de cam­bio. Es­te fe­nó­meno se ori­gi­na por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias: El co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de bie­nes. Por la ad­qui­si­ción en otros paí­ses, el ma­yor con­su­mo de pro­duc­tos o ser­vi­cios de una na­ción ori­gi­na una ma­yor de­man­da de su mo­ne­da.

• La in­ver­sión. Cuan­do se va­ría la can­ti­dad de re­cur­sos fi­nan­cie­ros que se co­lo­can en el ex­te­rior, tan­to en in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas co­mo en fi­nan­cie­ras. Es el mis­mo ca­so del pun­to an­te­rior, só­lo que aquí la de­man­da es de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros, lo que ori­gi­na que el mer­ca­do bus­que la di­vi­sa de ese país pa­ra in­ver­tir.

Es­pe­cu­la­ción. Ba­sa­da en la ad­qui­si­ción de mo­ne­das o ven­ta de la mis­ma con la es­pe­ran­za de ob­te­ner una ga­nan­cia en el cam­bio de una di­vi­sa por otra. És­ta es la ma­ne­ra en que los gran­des ca­pi­ta­les del mun­do pue­den al­te­rar su va­lor, al com­prar su­mas im­por­tan­tes de la mo­ne­da se­lec­cio­na­da, es­ca­sea y ori­gi­na que la de­man­da au­men­te de esa for­ma su va­lor.

El ar­bi­tra­je. Con­sis­te en ad­qui­rir la di­vi­sa en un mer­ca­do por un pre­cio in­fe­rior e ins­tan­tá­nea­men­te ven­der­la en otro dis­tin­to más ca­ra. Con lo que se con­si­gue una ga­nan­cia se­gu­ra.

El ries­go fi­nan­cie­ro, que exis­te por no con­si­de­rar un po­si­ble cam­bio en el va­lor de una mo­ne­da en re­la­ción con el va­lor mo­ne­ta­rio de la in­ver­sión que reali­ce­mos, pue­de cau­sar des­via­cio­nes im­por­tan­tes en el re­sul­ta­do pro­yec­ta­do.

Si tie­ne un por­ta­fo­lio de in­ver­sio­nes que in­clu­ya va­rias mo­ne­das, o pien­sa re­cu­rrir en una prác­ti­ca de es­te ti­po, el por­tal re­co­mien­da acu­dir con un ase­sor ex­pe­ri­men­ta­do en transac­cio­nes glo­ba­les, ya que ellos tie­nen la in­for­ma­ción ade­cua­da a la que di­fí­cil­men­te po­drá ac­ce­der un in­ver­sio­nis­ta prin­ci­pian­te. (Con in­for­ma­ción fi­nan­zas­prac­ti­cas.com.mx)

FO­TO AR­CHI­VO

LAS DI­VI­SAS PUE­DEN DE­TER­MI­NAN EL VA­LOR DE UNA IN­VER­SIóN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.