• Con­se­je­ro

El Economista (México) - Fondos - - Índice - POR ESTEBAN MAR­TI­NA BOGGETTO

EN LOS PAÍ­SES desa­rro­lla­dos, des­de an­tes, y en los sub­de­sa­rro­lla­dos, a par­tir de la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2007, han con­flui­do dos fe­nó­me­nos que si bien en la ac­tua­li­dad ya tie­nen efec­tos ne­ga­ti­vos po­drían ser muy de­vas­ta­do­res en el fu­tu­ro, es de­cir, en los pró­xi­mos 15 años.

Nos re­fe­ri­mos a la caí­da de las ta­sas de in­te­rés y el ren­di­mien­to de mu­chos ac­ti­vos y, por otra par­te, al en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y la enor­me pre­sión que es­to sig­ni­fi­ca so­bre los sis­te­mas de pen­sio­nes.

En los paí­ses desa­rro­lla­dos, es­te en­ve­je­ci­mien­to tu­vo lu­gar des­de la dé­ca­da de los 80. El fe­nó­meno de ta­sas ba­jas ocu­rrió es­pe­cial­men­te des­de an­tes de la cri­sis del e-bu­si­ness en el 2000. De he­cho, la pre­sión de la po­bla­ción cer­ca­na al re­ti­ro, de los enor­mes fon­dos de pen­sión e in­ver­sión que ma­ne­jan la ri­que­za acu­mu­la­da pa­ra el re­ti- ro, y la cri­sis del sis­te­ma pay as you go (don­de la nue­vas ge­ne­ra­cio­nes cu­brían las pen­sio­nes de los pen­sio­na­dos) fue­ron cau­sas prin­ci­pa­les de la cri­sis del 2000 y, aún más, de la cri­sis del 2007.

En ese en­ton­ces, la in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra creó ins­tru­men­tos que ge­ne­ra­ban más ren­di­mien­to, pe­ro con un ries­go ma­yor que nun­ca fue con­tro­la­do por los emi­so­res, por los com­pra­do­res, y mu­cho me­nos por los re­gu­la­do­res.

LLE­GA­DA DE LA CRI­SIS

A par­tir de la cri­sis del 2007, el au­men­to bru­tal de li­qui­dez y la con­trac­ción de la de­man­da han pro­vo­ca­do un des­cen­so ge­ne­ral de las ta­sas. Como ya se ha co­men­ta­do en es­te es­pa­cio, en los paí­ses desa­rro­lla­dos la ta­sa es­tá a ni­ve­les ne­ga­ti­vos, y el ba­jí­si­mo cre­ci­mien­to de la eco­no­mía ha im­pe­di­do el tan anun­cia­do au­men­to por par­te de la Fed.

¿Có­mo se perfila la si­tua­ción en Mé­xi­co? En nues­tro país, el ni­vel de las ta­sas es ba­jo y a cor­to pla­zo no cu­bren la in­fla­ción, o sea, és­ta es ma­yor que el ren­di­mien­to. El po­ten­cial de la eco­no­mía aún con la re­for­ma ener­gé­ti­ca y de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes no va más allá de pro­me­dios de 3% al año.

Si bien la po­bla­ción ya cre­ce po­co, (se pre­vé que) a me­dia­dos de los 30 des­cen­de­rá, y el PIB per cá­pi­ta cre­ce­rá, el mis­mo fe­nó­meno de­mo­grá­fi­co plantea un desafío que se an­to­ja di­fí­cil de su­pe­rar.

Sin ha­cer re­fe­ren­cia acer­ca de la ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción que vi­ve en la in­di­gen­cia o en el sec­tor de la in­for­ma­li­dad, y que no co­ti­zan en el sis­te­ma de pen­sio­nes, la si­tua­ción pa­ra los que sí co­ti­zan no pa­re­ce muy bri­llan­te.

UN RE­TO MA­YÚSCU­LO

Como es sa­bi­do, en 1997 el sis­te­ma de co­ti­za­ción exis­ten­te, que era del ti­po pay as you go, fue sus­ti­tui­do por un sis­te­ma don­de las apor­ta­cio­nes de ca­da in­di­vi­duo es in­ver­ti­do en pro­duc­tos fi­nan­cie­ros que son ma­ne­ja­dos por una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra en las so­cie­da­des de in­ver­sión pa­ra el re­ti­ro. Apar­te de las bon­da­des y pro­ble­mas de los dos sis­te­mas, en es­te ar­tícu­lo que­re­mos en­fa­ti­zar la pro­ble­má­ti­ca que afec­ta tam­bién a las pen­sio­nes pri­va­das y al aho­rro in­di­vi­dual con es­te pro­pó­si­to.

Los ba­jos ren­di­mien­tos y las ta­sas ba­jas lle­ga­ron pa­ra que­dar­se, de acuer­do a mi per­cep­ción. De la mis­ma for­ma, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pa­re­ce ha­llar­se a un ni­vel ba­jo por un tiem­po in­de­fi­ni­do. Con es­tas pre­mi­sas y el he­cho que las apor­ta­cio­nes y la ca­pa­ci­dad de aho­rro son muy re­du­ci­das, no hay for­ma de que el mon­to acu­mu­la­do al­can­ce pa­ra un re­ti­ro digno de gran par­te de la po­bla­ción.

Lo an­te­rior, su­ma­do al ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el en­ve­je­ci­mien­to ace­le­ra­do de la po­bla­ción, y el de­cre­ci­mien­to de la na­ta­li­dad, plantea un re­to ma­yúscu­lo al Es­ta­do me­xi­cano, pues có­mo se perfila el fu­tu­ro, se­rá el fac­tor de­ci­si­vo en es­te gi­gan­tes­co pro­ble­ma hu­mano y so­cial.

Es­te­ban Martina es doc­tor en Fí­si­ca por la UNAM. Su in­te­rés prin­ci­pal ha si­do la va­lua­ción y aná­li­sis de ries­go de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros, es­pe­cial­men­te op­cio­nes y otros de­ri­va­dos. Co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias en: emar­ti­na@mail­procp.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.