Pla­nes de lar­go pla­zo blin­dan a las armadoras

Pro­yec­tos de las fir­mas au­to­mo­tri­ces tras­cien­den ad­mi­nis­tra­cio­nes po­lí­ti­cas; ven­ta­jas pro­duc­ti­vas de Mé­xi­co no des­apa­re­ce­rán

El Economista (México) - Industria Automotriz - - Análisis - Ro­ber­to Mo­ra­les ro­ber­to.mo­ra­les@ele­co­no­mis­ta.mx

La in­te­gra­ción pro­duc­ti­va que han al­can­za­do Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos en el sec­tor au­to­mo­triz no se des­ba­ra­ta­rá ba­jo la Pre­si­den­cia de Do­nald Trump, aun si lo­gra im­ple­men­tar par­te de su agen­da pro­tec­cio­nis­ta.

La in­cer­ti­dum­bre en el sec­tor se ha di­si­pa­do y los pro­ta­go­nis­tas re­va­lo­ran los prin­ci­pios eco­nó­mi­cos e in­dus­tria­les pa­ra di­men­sio­nar pre­sio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co que dis­tor­sio­nan sus pla­nes y el desem­pe­ño del sec­tor.

Ana­lis­tas y pro­ta­go­nis­tas del sec­tor coin­ci­den en que las de­ci­sio­nes de ne­go­cio en Mé­xi­co tie­nen pro­yec­ción más allá de un pe­rio­do pre­si­den­cial de cua­tro u ocho años.

Aki­ra Ya­ma­da, em­ba­ja­dor de Ja­pón en Mé­xi­co, afir­mó “El pro­yec­to de To­yo­ta en Gua­na­jua­to pa­ra en­sam­blar el Co­ro­lla se pla­neó ha­ce una dé­ca­da”.

“Los pun­tos fuer­tes (ven­ta­jas pro­duc­ti­vas) de Mé­xi­co no van a cam­biar, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que pa­se en EU”.

Una plan­ta au­to­mo­triz du­ra por lo me­nos 30 años y la pró­xi­ma fá­bri­ca de To­yo­ta en Gua­na­jua­to “va a so­bre­pa­sar la ad­mi­nis­tra­ción de Es­ta­dos Uni­dos”, pun­tua­li­zó No­bu­zo Jun Ume­mu­ra, vi­ce­pre­si­den­te de To­yo­ta Amé­ri­ca.

“Pa­ra esa plan­ta, cu­ya cons­truc­ción ini­ció a fi­na­les del año pa­sa­do, lle­ga­rán 20 pro­vee­do­res en el país, que ge­ne­ra­rán ca­si 10,000 em­pleos. A par­tir de ju­lio del 2019 co­men­za­rá a pro­du­cir 200,000 uni­da­des anua­les, atra­yen­do en el clús­ter a sie­te com­pa­ñías au­to­mo­tri­ces que da­rán em­pleo a 1,500 per­so­nas”, ex­pli­có.

de lar­go pla­zo

En no­viem­bre del 2016, To­yo­ta co­lo­có la pri­me­ra pie­dra de su ar­ma­do­ra Co­ro­lla en Apa­seo el Gran­de, Gua­na­jua­to. Ofre­ció in­ver­tir ca­si 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res en el pro­yec­to y, en enero pa­sa­do, ra­ti­fi­có sus pla­nes, al tiem­po que anun­ció in­ver­sio­nes por 10,000 mi­llo­nes de dó­la­res en EU en los pró­xi­mos cin­co años. Co­mo par­te de ese plan, To­yo­ta en­sam­bla­rá el nue­vo se­dán Camry en Ken­tucky. To­das esas de­ci­sio­nes se pro­du­je­ron lue­go de que, al ini­cio del 2017, el pre­si­den­te Do­nald Trump, ame­na­zó a To­yo­ta de im­po­ner un im­pues­to a las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de au­tos Co­ro­lla, un super ven­tas de la mar­ca, pro­du­ci­dos en Mé­xi­co, si la em­pre­sa cons­truía su plan­ta en Gua­na­jua­to.

in­dus­tria re­gio­nal

En el ca­pí­tu­lo de au­to­par­tes, las armadoras ha­cen sus pe­di­dos con una an­ti­ci­pa­ción de al­re­de­dor de cua­tro años, la cual im­pli­ca que, por lo me­nos en el pe­rio­do del go­bierno de Trump, la pro­vee­du­ría de par­tes au­to­mo­tri­ces no se­ría mo­di­fi­ca­da en gran me­di­da con­fir­mó Jai­me Se­rra Pu­che, pre­si­den­te de SAI Con­sul­to­res, en un even­to or­ga­ni­za­do por Ox­ford Bu­si­ness Group en la Ciu­dad de Mé­xi­co,

Allí mis­mo, No­bu­zo Jun Ume­mu­ra afir­mó que Mé­xi­co im­por­ta au­to­par­tes y au­tos pro­du­ci­dos en EU, en plan­tas de In­dia­na, Te­xas, Ken­tucky, Mi­si­si­pi, des­ta­có la in­te­gra­ción en­tre los dos paí­ses.

Es pre­ci­sa­men­te la me­ticu­losa in­te­gra­ción pro­duc­ti­va bi­na­cio­nal con Es­ta­dos Uni­dos en el sec­tor au­to­mo­tor lo que be­ne­fi­cia­rá tam­bién a Mé­xi­co, en ca­so de que el ve­cino país lo­gre un me­jor ac­ce­so a mer­ca­dos co­mo el de Chi­na.

Si efec­ti­va­men­te se lo­gra­ra un ma­yor cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses al mer­ca­do chino, uno de los sec­to­res con ma­yor po­ten­cial pue­de ser el equi­po de trans­por­te (in­clui­dos au­to­mo­triz y ae­ro­náu­ti­co) por­que fue el ma­yor ex­por­ta­dor de Es­ta­dos Uni­dos a ese des­tino en el 2016, con un mon­to de 25,500 mi­llo­nes de dó­la­res.

Las adua­nas es­ta­dou­ni­den­ses co­bran un aran­cel de 2.5% a los au­tos ori­gi­na­rios de Chi­na, mien­tras que es­te país asiá­ti­co fi­ja una ta­sa de 25%, de con­for­mi­dad con sus com­pro­mi­sos en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio.

(Las ven­ta­jas pro­duc­ti­vas de Mé­xi­co) no van a cam­biar in­de­pen­dien­te­men­te de lo que pa­se en Es­ta­dos Uni­dos”.

Aki­ra Ya­ma­da,

em­ba­ja­dor de Ja­pón en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.