Trump y la ma­yo­ría si­len­cio­sa

El Economista (México) - Los Políticos - - Indicadores - CON LA POS­TU­RA DE Emiliano Ro­drí­guez Ma­za *

NO SÓ­LO GA­NÓ Do­nald Trump, Hi­llary Clin­ton per­dió, y de ma­ne­ra ro­tun­da. Que ha­ya per­di­do con­tra un can­di­da­to tan de­fec­tuo­so es una ver­da­de­ra ver­güen­za y un even­to sís­mi­co pa­ra la po­lí­ti­ca ac­tual. Una cam­pa­ña que te­nía a to­dos los me­dios de su la­do per­dió con­tra un can­di­da­to que no pu­do te­ner me­nos pre­pa­ra­ción, que ru­ti­na­ria­men­te in­sul­tó a sus opo­nen­tes, a ins­ti­tu­cio­nes y a mu­je­res que lo ro­dea­ban. Que es­to ha­ya ocu­rri­do tie­ne que ha­cer­nos pen­sar: Si Do­nald Trump no era un buen can­di­da­to, ¿qué tan ma­la era Hi­llary Clin­ton?

Es muy fá­cil pa­sar por al­to una ver­dad un tan­to ob­via: el vo­to de Trump pro­vino del re­sen­ti­mien­to y el enojo, de la fal­ta de diá­lo­go y de la de­ses­pe­ra­ción, no só­lo del ra­cis­mo o la mi­so­gi­nia (los cua­les cla­ra­men­te exis­ten y es­ta­ban pre­sen­tes en la cam­pa­ña de Trump). Pen­sar que cer­ca de 50% de un país es ra­cis­ta es só­lo una sa­li­da fá­cil. Es im­po­si­ble que mu­chos es­ta­dos que vo­ta­ron por un can­di­da­to de co­lor y pro­gre­si­vo ha­ce ocho y cua­tro años se vol­vie­ran ra­cis­tas.

To­dos sa­be­mos lo que en ver­dad pien­sa la iz­quier­da de quie­nes vo­ta­ron por Trump: creen que son me­jo­res que ellos. Pien­san que va­len más, que ha­ber ido a la uni­ver­si­dad los ha­ce me­jo­res, que en­tien­den la reali­dad que ellos vi­ven. Creen que leer más li­bros jus­ti­fi­ca su vi­sión des­pec­ti­va de la cla­se tra­ba­ja­do­ra blanca ¿Qué ocu­rrió? Es­ta gen­te no se de­jó in­sul­tar más, se le­van­tó con un enor­me gri­to que sa­cu­dió las elec­cio­nes. Vo­ta­ron por el can­di­da­to que pro­me­tía ata­car a las éli­tes po­lí­ti­cas y aca­dé­mi­cas que en­ri­que­cie­ron mien­tras ellos se ha­cían ca­da vez más po­bres. Cuan­do al­za­ron la mano pa­ra ex­pre­sar su des­con­ten­to, les re­cor­da­ban que eran ra­cis­tas y que te­nían “pri­vi­le­gios”, por lo que sus crí­ti­cas fue­ron ig­no­ra­das. Vo­ta­ron, en tiem­pos de de­ses­pe­ra­ción, por la úni­ca per­so­na que pa­re­cía ha­cer­les ca­so, in­clu­so si se tra­ta de un char­la­tán.

El error más gran­de de es­ta elec­ción de la su­pues­ta iz­quier­da ilus­tra­da, la cual cre­yó que se vo­ta­ba por Fa­ce­book, fue in­sul­tar a la oposición y ol­vi­dar­la, y peor aun, erró­nea­men­te su­pu­so que la opi­nión im­por­ta­ba lo su­fi­cien­te pa­ra cam­biar un re­sul­ta­do inevi­ta­ble. Al fi­nal de cuen­tas, es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, su “al­ta cul­tu­ra”, o el apo­yo de do­ce­nas de ce­le­bri­da­des no fue­ron su­fi­cien­tes. Ga­nó el can­di­da­to que re­pre­sen­ta (su­pues­ta­men­te) a aque­llos “de­plo­ra­bles” que se atre­vie­ron a no com­par­tir sus opi­nio­nes. Trump ga­nó, Clin­ton per­dió, y mi ge­ne­ra­ción no tie­ne a quién cul­par más que a ella mis­ma. Asu­mie­ron de­ma­sia­do, pen­sa­ron que de­gra­dar e in­sul­tar a su oposición (la enor­me ma­yo­ría si­len­cio­sa) les ayu­da­ría, no se die­ron cuen­ta de que hi­cie­ron más fuer­te a Trump. Na­die dia­lo­gó con la oposición. La cen­su­ra y la co­rrec­ción po­lí­ti­ca no lo­gra­ron na­da, y mien­tras los “in­te­lec­tua­les” no vean es­to y co­mien­cen una ver­da­de­ra dis­cu­sión sin ca­ta­lo­gar a sus opo­nen­tes, po­de­mos es­pe­rar más even­tos mo­nu­men­ta­les co­mo el Bre­xit o la vic­to­ria de Do­nald Trump en los años si­guien­tes.

*Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.