No te­ne­mos por qué ser in­je­ren­cis­tas

Lo que sí se pue­de ha­cer es ex­hor­tar a que el con­flic­to in­terno de Ve­ne­zue­la se re­suel­va por la vía pa­cí­fi­ca, ase­gu­ra

El Economista (México) - Los Políticos - - En Voz De - Por Die­go Ba­di­llo y Lidia Aris­ta Fo­to: Zu­lley­ka Ho­yo

MARICELA CON­TRE­RAS JU­LIÁN Mé­xi­co no de­be in­ter­ve­nir en los con­flic­tos in­ter­nos de Ve­ne­zue­la o de al­gún otro país. Así lo man­da­ta la Cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca, plan­teó Maricela Con­tre­ras.

En entrevista, la pre­si­den­ta de la se­gun­da Co­mi­sión de Tra­ba­jo: Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, De­fen­sa Na­cio­nal y Edu­ca­ción Pú­bli­ca de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te, di­jo que por años Mé­xi­co ha he­cho efec­ti­va la doc­tri­na Es­tra­da, la cual evi­ta in­vo­lu­crar­se en la po­lí­ti­ca in­ter­na de otros paí­ses, y gra­cias a ello, se con­vir­tió en una na­ción con au­to­ri­dad mo­ral y pres­ti­gio.

“Co­mo me­xi­ca­nos no te­ne­mos por qué ser in­je­ren­cis­tas. Nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior es­tá man­da­ta­da por la Cons­ti­tu­ción y ha­bla de una tradición de po­lí­ti­ca ex­te­rior tra­di­cio­nal que ha he­cho una gran es­cue­la, que tu­vo un gran liderazgo en el pa­sa­do, fue al­go ca­rac­te­rís­ti­co de Mé­xi­co y que ade­más le dio un gran pres­ti­gio a nues­tro país, es de­cir la no in­je­ren­cia”.

La tam­bién dipu­tada fe­de­ral del PRD con­si­de­ró que fue un gran error lo ocu­rri­do du­ran­te la pa­sa­da asam­blea ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) don­de el can­ci­ller Luis Vi­de­ga­ray pro­pu­so una de­cla­ra­ción con­jun­ta so­bre la cri­sis por la que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la. “Es un gran error don­de he­mos que­da­do en ri­dícu­lo por­que ade­más con una gran pre­po­ten­cia el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Luis Vi­de­ga­ray, alar­deó que se iba a pro­bar y en­ca­be­zó con una bra­vu­co­ne­ría una re­so­lu­ción que al fi­nal no al­can­zó los vo­tos ne­ce­sa­rios”.

Con­tre­ras Ju­lián plan­teó que la no in­ter­ven­ción en con­flic­tos in­ter­nos de otros paí­ses per­mi­tió a Mé­xi­co ser me­dia­dor, co­mo su­ce­dió en El Sal­va­dor, na­ción que es­tu­vo por 12 años en gue­rra ci­vil. “La doc­tri­na Es­tra­da per­mi­tió que Mé­xi­co pu­die­ra ser un me­dia­dor en­tre las par­tes, pe­ro cuan­do Mé­xi­co se po­ne del la­do de una de las par­tes pier­de au­to­ri­dad de po­der plan­tear, des­de la pers­pec­ti­va de la no in­ter­ven­ción, un pa­pel que ayu­de a re­sol­ver los con­flic­tos de otras na­cio­nes”.

La po­lí­ti­ca pe­rre­dis­ta co­men­tó que ese in­ten­to de in­ter­ven­ción en Ve­ne­zue­la co­lo­ca a Mé­xi­co en una po­si­ción par­cial. Ade­más di­jo que es evi­den­te que el go­bierno me­xi­cano ca­re­ce de au­to­ri­dad pa­ra pe­dir san­cio­nar a un país por un con­flic­to in­terno, cuan­do en el pro­pio te­rri­to­rio hay pro­ble­má­ti­cas que no se han po­di­do re­sol­ver co­mo la des­apa­ri­ción de los 43 es­tu­dian­tes de la es­cue­la nor­mal de Ayot­zi­na­pa.

“En el ca­so de Ve­ne­zue­la me apa­re­ce que ha si­do muy des­afor­tu­na­da la par­ti­ci­pa­ción de Mé­xi­co, en esa tradición his­tó­ri­ca de res­pe­to a las si­tua­cio­nes in­ter­nas de los otros paí­ses en tér­mi­nos del con­flic­to po­lí­ti­co”.

Di­jo que des­de Mé­xi­co, lo que sí se pue­de ha­cer es ex­hor­tar a que el con­flic­to in­terno de Ve­ne­zue­la se re­suel­va por la vía pa­cí­fi­ca.

Agre­gó que el ar­tícu­lo 89, frac­ción dé­ci­ma, es­ta­ble­ce los cri­te­rios so­bre los cua­les Mé­xi­co se pue­de guiar en ma­te­ria de re­la­cio­nes ex­te­rio­res co­mo son: la au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos; la no in­ter­ven­ción; la so­lu­ción pa­cí­fi­ca de con­tro­ver­sias; la pros­crip­ción de la ame­na­za o el uso de la fuer­za en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les; la igual­dad ju­rí­di­ca de los Es­ta­dos; la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra el desa­rro­llo; el res­pe­to, la pro­tec­ción y pro­mo­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, y la lu­cha por la paz y la se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­na­les.

Es­te con­flic­to en Ve­ne­zue­la de­ja pa­ra Mé­xi­co la ex­pe­rien­cia de que hay que bus­car so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas que per­mi­tan el desa­rro­llo pa­ra el país y bie­nes­tar pa­ra los me­xi­ca­nos, abun­dó.

Re­cri­mi­nó que Mé­xi­co ha­ya aban­do­na­do sus re­la­cio­nes con Amé­ri­ca La­ti­na, pa­ra ple­gar­se más a Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.