Chihuahua,

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada -

Chihuahua pa­re­ce es­tar en el cen­tro del ma­re­mág­num que vie­ne. Ha­ce 30 años, era un fo­co ro­jo pa­ra el PRI, por­que se sabía que ahí el PAN ga­na­ría la elec­ción pre­si­den­cial. Dos años an­tes, en 1986, el PRI hi­zo to­do pa­ra im­pe­dir que el pa­nis­ta Fran­cis­co Ba­rrio ga­na­se la gu­ber­na­tu­ra. Y jun­to a Ba­rrio es­ta­ba Javier Co­rral, en­ton­ces un jo­ven pa­nis­ta ague­rri­da­men­te an­ti-PRI. El frau­de elec­to­ral en Chihuahua fue el pre­lu­dio de los su­ce­sos de 1988: el pun­to de in­fle­xión que obli­gó a pen­sar en la trans­for­ma­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co cor­po­ra­ti­vo-clien­te­lar de par­ti­do do­mi­nan­te con una de­mo­cra­cia pro­ce­di­men­tal a una de­mo­cra­cia mo­der­na, con un sis­te­ma plu­ri­par­ti­dis­ta al­ter­nan­do en el po­der, pren­sa li­bre y eco­no­mía de mer­ca­do. Tres dé­ca­das des­pués, la me­ta no se ha cum­pli­do. Se han cons­trui­do mu­chas ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas en ese lap­so; aun así, hoy en­fren­ta­mos un es­ce­na­rio en don­de el an­ti­guo par­ti­do he­ge­mó­ni­co, des­pués de años de al­ter­nan­cia, pre­ten­de man­te­ner­se en el po­der, pe­ro a di­fe­ren­cia de los años 80, sin un desem­pe­ño eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co re­la­ti­va­men­te efi­cien­te, y de se­gu­ri­dad, me­jor ni ha­bla­mos. El Es­ta­do no im­par­te jus­ti­cia, no sien­ta las ba­ses pa­ra un de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co más equi­ta­ti­vo, la mano li­bre del mer­ca­do no ha ayu­da­do a re­du­cir dis­pa­ri­da­des, ni el sis­te­ma elec­to­ral y de par­ti­dos ha ga­ran­ti­za­do una lu­cha po­lí­ti­ca lim­pia. Eso sí, se han he­cho re­for­mas im­por­tan­tes cu­yos efec­tos aún no ve­mos, mien­tras la in­fla­ción cam­pea a sus an­chas. ¿Có­mo pre­ten­den los priistas ga­nar el vo­to ciu­da­dano?

La trans­fe­ren­cia de re­cur­sos eti­que­ta­dos pa­ra el sec­tor edu­ca­ti­vo chihuahuen­se a las cam­pa­ñas del PRI en el 2016 es un re­su­men de mu­chas de las tram­pas po­si­bles pa­ra eter­ni­zar­se en el po­der.

¿Có­mo es que el go­bierno de Javier Co­rral pu­do ob­te­ner la in­for­ma­ción de los re­cur­sos des­via­dos pa­ra las cam­pa­ñas del PRI, lo que no só­lo in­cri­mi­na al ex­go­ber­na­dor César Duar­te y a su equi­po, sino que to­có al ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PRI, Ale­jan­dro Gutiérrez, en pri­sión des­de el pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, y a va­rios cons­pi­cuos priistas, den­tro y fue­ra del sec­tor ha­cen­da­rio?

Com­pa­ra­do con el Pe­mex­ga­te del 2000, 1,500 mi­llo­nes de pe­sos pro­ce­den­tes de las arcas del sin­di­ca­to pe­tro­le­ro, 250 mi­llo­nes de pe­sos pa­re­cen po­co. Pe­ro si en el 2000 los priistas du­da­ban so­bre la po­si­bi­li­dad de per­der, hoy la de­rro­ta pa­re­ce más cer­ca­na.

En la con­fe­ren­cia de pren­sa del 9 de enero en la CDMX, el go­ber­na­dor de Chihuahua, Javier Co­rral, es­tu­vo acom­pa­ña­do de un gru­po de aca­dé­mi­cos, fun­cio­na­rios y ex­fun­cio­na­rios, to­dos an­ti­priis­tas de siem­pre e in­vo­lu­cra­dos en el te­ma de la trans­pa­ren­cia, al me­nos dis­cur­si­va­men­te: aca­dé­mi­cas pe­rio­dis­tas co­mo Jac­que­li­ne Pes­chard y Denise Dresser, ex­fun­cio­na­rios co­mo Jor­ge Cas­ta­ñe­da y San­tia­go Creel, pa­nis­tas co­mo Er­nes­to Ruf­fo y Juan Car­los Ro­me­ro Hicks, pe­rre­dis­tas co­mo Agus­tín Ba­sa­ve y Gua­da­lu­pe Acos­ta Na­ran­jo, un ex­con­se­je­ro del Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Elec­to­ral co­mo Al­fre­do Fi­gue­roa y un ex fis­cal elec­to­ral co­mo San­tia­go Nie­to. Arro­pa­do por es­te gru­po le­gi­ti­ma­dor, Co­rral de­nun­ció que el go­bierno fe­de­ral fre­nó la en­tre­ga de 700 mi­llo­nes de pe­sos a Chihuahua co­mo re­pre­sa­lia por la in­da­ga­to­ria que se­ña­la al hoy eva­di­do ex­go­ber­na­dor César Duar­te co­mo res­pon­sa­ble lo­cal de los des­víos, pe­ro que tam­bién in­vo­lu­cra a fun­cio­na­rios priistas y del go­bierno fe­de­ral.

Más allá de la acu­sa­ción, que in­clu­so to­có al pre­si­den­te Pe­ña, al que el chihuahuen­se con­mi­nó a ex­tra­di­tar a Duar­te, Co­rral dio una pis­ta muy in­tere­san­te so­bre el asun­to. Se­gún él, Jo­sé An­to­nio Gon­zá­lez Ana­ya, el ac­tual se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, le di­jo que los re­cur­sos se de­tu­vie­ron por baja re­cau- da­ción, pe­ro le dio a en­ten­der que las acu­sa­cio­nes con­tra va­rios priistas eran el mo­ti­vo real. ¿Se­ría po­si­ble que el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da hu­bie­se di­cho al­go así a Co­rral en una co­yun­tu­ra elec­to­ral? No pa­re­ce cohe­ren­te. ¿Y si co­mo por ahí se des­li­zó, Mi­guel Án­gel Oso­rio tu­vie­se al­go que ver? Tam­po­co pa­re­ce cohe­ren­te por­que el gol­pe fue re­ci­bi­do en pri­me­ra ins­tan­cia por un gru­po priis­ta que no es­tá con­fron­ta­do con Oso­rio… En­ton­ces ¿de dón­de sa­lió la in­for­ma­ción y por qué los pre­sun­tos im­pli­ca­dos no han po­di­do ver el ex­pe­dien­te, se­gún han ma­ni­fes­ta­do sus abo­ga­dos? La in­for­ma­ción sa­lió de Ha­cien­da, no se sa­be a car­go de quién, aun­que ya se in­ves­ti­ga a Isaac Gam­boa, ti­tu­lar de la Uni­dad de Po­lí­ti­ca y Con­trol Pre­su­pues­ta­rio, en­car­ga­do de los con­ve­nios de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co con las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas.

La in­ves­ti­ga­ción chihuahuen­se es cru­cial pa­ra ex­hi­bir la co­rrup­ción y el fa­vo­ri­tis­mo en la asig­na­ción de re­cur­sos. Pa­ra qui­tar­le el aro­ma elec­to­ral, re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble que el go­ber­na­dor chihuahuen­se acla­re por qué Ale­jan­dro Gutiérrez y de­más acu­sa­dos no han te­ni­do ac­ce­so a tra­vés de sus abo­ga­dos al ex­pe­dien­te que los in­cri­mi­na, in­de­pen­dien­te­men­te de que las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les del go­bierno de Co­rral no han, se­gún se di­ce, cum­pli­do con los pro­to­co­los de de­re­chos hu­ma­nos in­he­ren­tes a un de­bi­do pro­ce­so…. In­clu­so se ha­bla de tor­tu­ra, lo que de­ja bas­tan­te mal­pa- ra­do al go­bierno pa­nis­ta de Chihuahua.

Co­rral dio un gol­pe cer­te­ro a la lí­nea de flo­ta­ción de to­dos los gru­pos in­ter­nos del PRI y del go­bierno pe­ñis­ta, por lo que no sue­na ló­gi­co que la in­for­ma­ción ob­te­ni­da por Co­rral ha­ya si­do fil­tra­da por al­guien com­pro­me­ti­do por el go­bierno ac­tual. ¿Se­rá que la opo­si­ción tie­ne to­pos en la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da? Pue­de ser…

Lo que sí pa­sa aho­ra es que quien re­sul­ta más be­ne­fi­cia­do de to­do el sai­ne­te es Ri­car­do Ana­ya, quien a la fe­cha no ha di­cho na­da so­bre el te­ma. Eso sí, los lí­de­res del PAN, PRD y MC, ya sus­cri­bie­ron un do­cu­men­to apo­yan­do a Co­rral, un hue­so du­ro de roer que lle­ga a las úl­ti­mas con­se­cuen­cias en sus em­pe­ños. Y el su­yo es, a las cla­ras, reivin­di­car su man­da­to, por­que Chihuahua no es­tá en bue­nas con­di­cio­nes. Pe­ro qui­zá el ob­je­ti­vo cen­tral sea ayu­dar a que en el es­ce­na­rio que­den só­lo dos can­di­da­tos, eli­mi­nan­do al can­di­da­to del PRI a un le­jano ter­cer lu­gar. ¿Qué ga­na Co­rral con es­te es­cán­da­lo? Esa es qui­zá la ver­da­de­ra pre­gun­ta que nos debemos ha­cer. Por prin­ci­pio, si to­do le es fa­vo­ra­ble, le ha­brá he­cho un enor­me fa­vor a Ana­ya, el cual se­gu­ra­men­te pien­sa co­brar, cual­quie­ra que sea el re­sul­ta­do elec­to­ral. Otra ga­nan­cia es tiem­po pa­ra re­com­po­ner la si­tua­ción in­ter­na por lo me­nos de ma­ne­ra cos­mé­ti­ca pa­ra ase­gu­rar vo­tos en fa­vor de Ana­ya. Y lo ter­ce­ro tie­ne que ver con la po­si­ción que com­par­te con to­dos los per­so­na­jes que lo acom­pa­ña­ron en la rue­da de pren­sa del pa­sa­do 9 de enero: ver fue­ra al PRI de Los Pi­nos co­mo un triun­fo per­so­nal de una lu­cha de tres dé­ca­das. Eso im­pli­ca la po­si­bi­li­dad de un cambio pro­fun­do de ré­gi­men, un re­em­pla­zo de la cla­se po­lí­ti­ca y, si es po­si­ble, con el an­sia­do fin del PRI, el me­jor es­ce­na­rio pa­ra la alian­za Por Mé­xi­co al Fren­te, aun­que de to­dos mo­dos es­tá Ló­pez Obra­dor co­mo ele­fan­te en la sa­la. Ha­brá que se­guir a Javier Co­rral y ob­ser­var qué tan­tos re­fle­jos tie­nen los con­ten­dien­tes pa­ra res­pon­der a los gol­pes que pro­pi­na­rán por do­quier las fuer­zas bá­si­cas de los par­ti­dos que in­te­gran el Fren­te. Mien­tras, hay que ver qué pa­sa en los es­ta­dos que ele­gi­rán go­ber­na­dor: Pue­bla, Gua­na­jua­to, Ja­lis­co, Mo­re­los, Chia­pas, Yu­ca­tán, Ta­bas­co, Ve­ra­cruz y la CDMX, to­das, ex­cep­to Yu­ca­tán, en ma­nos de la opo­si­ción … Mal co­mien­zo de año pa­ra el PRI, y no pin­ta pa­ra me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.