Si­gue en la pis­ta de des­pe­gue

El prin­ci­pal pro­ble­ma del pre­can­di­da­to del PRI,PVEM y Pa­nal es que no ha ter­mi­na­do de de­fi­nir quién es su ad­ver­sa­rio; de­be em­pe­zar a ata­car

El Economista (México) - Los Políticos - - Precampañas - Por Die­go Ba­di­llo y Li­dia Aris­ta

El pre­can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca de la coa­li­ción To­dos por Mé­xi­co, Jo­sé An­to­nio Mea­de, ha per­di­do el de­ba­te an­te sus opo­nen­tes. Se ha de­di­ca­do a de­fen­der­se de ata­ques y ter­mi­nó el año en un pe­no­so ter­cer lu­gar; sin em­bar­go, ha lo­gra­do po­si­cio­nar su nom­bre en el es­ce­na­rio elec­to­ral y man­te­ner a flo­te el apo­yo de las ba­ses priis­tas, plan­tea­ron es­pe­cia­lis­tas.

De acuer­do con el po­li­tó­lo­go Ra­fael Mo­ra­les el prin­ci­pal pro­ble­ma que ha te­ni­do el pre­can­di­da­to del PRI a la Pre­si­den­cia es que no ha ter­mi­na­do por de­fi­nir quién es su ad­ver­sa­rio.

Lo que de­bie­ra ha­cer es con­cen­trar­se en el com­ba­te con­tra Ri­car­do Ana­ya, que es con quién pe­lea por el se­gun­do lu­gar, más que en re­ñir con López Obra­dor que se man­tie­ne en un dis­tan­te pri­mer lu­gar. En es­tos mo­men­tos, su ob­je­ti­vo de­be ser apo­de­rar­se in­dis­cu­ti­ble­men­te del se­gun­do lu­gar en la com­pe­ten­cia.

Eso no lo han vi­sua­li­za­do en su equi­po de cam­pa­ña y es por ello que ter­mi­nó el año en una in­có­mo­da ter­ce­ra po­si­ción, cuan­do el ob­je­ti­vo de­bió ser ter­mi­nar en el se­gun­do lu­gar.

El pro­ble­ma es que no ha sa­bi­do pre­sen­tar­se co­mo un ad­ver­sa­rio real. Tie­ne que co­men­zar a ata­car; tie­ne que su­bir­se al ring, co­sa que no usó en la pri­me­ra par­te del pe­rio­do de pre­cam­pa­ña.

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta en pro­ce­sos elec­to­ra­les, si al­go no ha he­cho Mea­de es fi­jar la agen­da de la pre­cam­pa­ña. No só­lo no ha po­di­do fi­jar­la, sino que ha per­di­do el de­ba­te de ma­ne­ra pe­no­sa.

Ade­más en su equi­po de cam­pa­ña ha caí­do en desa­ti­nos. Pu­so co­mo ejem­plo el men­sa­je de su coor­di­na­dor de cam­pa­ña, Au­re­lio Nu­ño, don­de se­ña­la que, en el día uno del go­bierno del pre­si­den­te Mea­de, Mé­xi­co va a ser de­cla­ra­do un te­rri­to­rio li­bre de po­bre­za ex­tre­ma pa­ra to­dos los ni­ños del país, co­sa que, evi­den­te­men­te, ni él ni quien sea que fue­re el pre­si­den­te lo po­drá ha­cer.

Ese ti­po de ase­ve­ra­cio­nes en lu­gar de fi­jar agen­da ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en ma­te­ria pa­ra el es­car­nio.

Lla­mó la aten­ción la ne­ce­si­dad que ha te­ni­do Mea­de en in­ver­tir tiem­po de pre­cam­pa­ña pa­ra con­tes­tar acu­sa­cio­nes que le han he­cho sus con­trin­can­tes, por ejem­plo, la mal­ver­sa­ción de re­cur­sos, in­de­pen­dien­te­men­te de que ha­yan si­do cier­tas o no.

Acla­ró que par­te de la res­pues­ta a la pre­gun­ta de ¿por qué no lo ha lo­gra­do? Tie­ne que ver con que, por ser el pre­can­di­da­to del par­ti­do en el go­bierno, tie­ne el de­li­ca­do pro­ble­ma de te­ner po­co mar­gen pa­ra po­der de­fi­nir su pro­pia agen­da.

Le to­ca de­fen­der las re­for­mas es­truc­tu­ra­les de las que él mis­mo ha si­do ar­tí­fi­ce, lo que sig­ni­fi­ca que no pue­de rom­per con el pa­sa­do del PRI al que per­te­ne­ce ni tam­po­co del PAN al que tam­bién sir­vió años atrás.

En cam­bio, eso sí lo pue­de ha­cer Ri­car­do Ana­ya por­que es­tá pre­sen­tán­do­se co­mo un po­lí­ti­co in­de­pen­dien­te a los dos go­bier­nos an­te­rio­res al que quie­re en­ca­be­zar (el del priis­ta En­ri­que Pe­ña Nie­to y el del pa­nis­ta Fe­li­pe Cal­de­rón). In­clu­so, pue­de cri­ti­car a sus ex­com­pa­ñe­ros de par­ti­do Fe­li­pe Cal­de­rón y Vi­cen­te Fox, por­que ha ro­to con los dos. En ese sen­ti­do, des­ta­có que Mea­de no pue­de rom­per con Pe­ña Nie­to.

Sin em­bar­go, se­ña­ló que lo que sí ha ha­cho bien es man­te­ner a flo­te la ba­se mí­ni­ma de apo­yo del PRI. El re­to que te­nía era pre­sen­tar­se co­mo un can­di­da­to ex­terno pe­ro que fue­ra afín a la mi­li­tan­cia priis­ta. Si bien él no es el ar­tí­fi­ce de es­ta ope­ra­ción po­lí­ti­ca, el apo­yo que le brin­dó el pre­si­den­te Pe­ña le per­mi­tió sa­lir ai­ro­so de es­ta pri­me­ra ges­ta in­ter­na, por­que es real que co­rrió el ries­go de ha­ber si­do re­cha­za­do por las cor­po­ra­cio­nes priis­tas.

El Pre­si­den­te Pe­ña Nie­to su­po ha­cer co­rrec­ta­men­te los ama­rres y ali­near los li­de­raz­gos de los sec­to­res y gru­pos del par­ti­do pa­ra que el par­ti­do no se sa­lie­ra de con­trol y, por lo me­nos, apa­ren­te­men­te, lo que han mos­tra­do es un PRI cohe­sio­na­do en torno a su can­di­da­tu­ra.

A MEA­DE YA LO VOL­TEAN A VER

La eta­pa de pre­cam­pa­ña ha ser­vi­do a Jo­sé An­to­nio Mea­de pa­ra que los ciu­da­da­nos “lo vol­teen” a ver y pa­ra co­lo­car­se en la dispu­ta por el se­gun­do si­tio de las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les pa­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Pe­ro, pa­ra que­dar­se en la con­tien­da real, de­be­rá lo­grar re­pre­sen­tar al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra los ciu­da­da­nos co­mo la con­fian­za, plan­teó Roy Cam­pos, pre­si­den­te de Con­sul­ta Mi­tofsky.

Pa­ra Cam­pos, si bien a Mea­de no le fa­vo­re­cen las pre­fe­ren­cias en las en­cues­tas elec­to­ra­les, el pre­can­di­da­to priis­ta ha sa­bi­do apro­ve­char las pre­cam­pa­ñas, pues hoy su nom­bre es co­no­ci­do ya por la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos. De acuer­do con la en­cues­ta Pre­fe­ren­cias y Es­ce­na­rios pa­ra el 1 de ju­lio del 2018 de Con­sul­ta Mi­tofsky, Jo­sé An­to­nio Mea­de se dispu­ta con Ri­car­do Ana­ya el se­gun­do si­tio en­tre las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les del 2018 con un 18.2%, dos pun­tos aba­jo del pa­nis­ta quien se ubi­ca en 20.4 por cien­to.

Des­de que arran­ca­ron las cam­pa­ñas, Mea­de mues­tra una li­ge­ra caí­da, pues en di­ciem­bre pa­sa­do el pre­can­di­da­to te­nía una pre­fe­ren­cia de 19.4 por cien­to.

Pa­ra Roy Cam­pos, Mea­de ha sa­bi­do usa­do el tiem­po de pre­cam­pa­ñas pa­ra po­si­cio­nar su nom­bre en­tre los me­xi­ca­nos y pa­ra des­li­gar­se de lo que le pue­dan re­pre­sen­tar per­so­na­jes vin­cu­la­dos a la co­rrup­ción.

“To­dos tie­nen co­la que les pi­sen, por lo que es­tán tra­tan­do de que en la pre­cam­pa­ña sal­gan es­tas co­sas pa­ra que no fi­gu­ren en la cam­pa­ña. De es­ta ma­ne­ra ve­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.