Aho­ra te­ne­mos mu­cha más fuer­za y me­jor es­truc­tu­ra

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Por Die­go Ba­di­llo / En­via­do Fo­tos: Hu­go Sa­la­zar

El pre­can­di­da­to de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano a la gu­ber­na­tu­ra de Ja­lis­co ase­gu­ra que aho­ra sí cuen­ta con pre­sen­cia en to­do el es­ta­do pa­ra ga­nar con con­tun­den­cia

CIU­DAD GUZ­MÁN, Jal. En el 2012, Enrique Al­fa­ro Ra­mí­rez se que­dó a 4 pun­tos por­cen­tua­les de Aris­tó­te­les San­do­val en la elec­ción de go­ber­na­dor de Ja­lis­co. Hoy, nue­va­men­te co­mo pre­can­di­da­to de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano a la gu­ber­na­tu­ra, ase­gu­ra es­tar lis­to pa­ra ga­nar de ma­ne­ra con­tun­den­te la elec­ción.

En entrevista fun­da­men­ta su op­ti­mis­mo: “Te­ne­mos una mar­ca bien po­si­cio­na­da; he­mos he­cho un buen tra­ba­jo (en la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal de Gua­da­la­ja­ra). Es­ta­mos mu­cho más or­ga­ni­za­dos, te­ne­mos una es­truc­tu­ra en to­do el es­ta­do. An­tes nues­tro mo­vi­mien­to gi­ra­ba en torno a una per­so­na o a un ape­lli­do. En al­gún mo­men­to fue el al­fa­ris­mo, hoy es Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano”.

El as­pi­ran­te fue en­tre­vis­ta­do mi­nu­tos des­pués de ver­lo tre­pa­do en un ban­qui­to que lo ha­cía ape­nas des­ta­car en­tre una bo­la de gen­te a un cos­ta­do de la igle­sia.

¿Qué ex­pli­ca el apo­yo que al pa­re­cer los ciu­da­da­nos de Ja­lis­co le es­tán dan­do? Si to­ma­mos en cuen­ta que du­ran­te dé­ca­das se lo die­ron al PRI, lue­go al PAN, se vol­vie­ron con el PRI y aho­ra se lo dan a su can­di­da­tu­ra en cons­truc­ción a la gu­ber­na­tu­ra

Ja­lis­co ha vi­vi­do con mu­cha in­ten­si­dad la al­ter­nan­cia des­de 1995. Cuan­do lle­ga al po­der Ac­ción Nacional (a la gu­ber­na­tu­ra), pa­sa­ron tres se­xe­nios en los que hu­bo una gran de­cep­ción pa­ra los ja­lis­cien­ses. A par­tir de eso em­pe­za­ron a dar­se fe­nó­me­nos po­lí­ti­cos que, de ini­cio, en la zo­na me­tro­po­li­ta­na de Gua­da­la­ja­ra fue­ron mar­can­do la con­fi­gu­ra­ción po­lí­ti­ca de nues­tro es­ta­do.

No es for­tui­to que aquí ha­yan sur­gi­do pro­yec­tos po­lí­ti­cos co­mo el nues­tro o co­mo el de Pe­dro Ku­ma­mo­to (Wi­ki­po­lí­ti­ca). La so­cie­dad ta­pa­tía, en prin­ci­pio, pe­ro ca­da vez más la ja­lis­cien­se em­pie­za a va­lo­rar más a las per­so­nas que a los co­lo­res.

Por un la­do apa­re­ce la ma­du­rez democrática de nues­tro es­ta­do y, por otro, el ja­lis­cien­se eva­luó con mu­cha se­ve­ri­dad el tra­ba­jo de los go­bier­nos del PAN, par­ti­cu­lar­men­te el úl­ti­mo se­xe­nio. Ade­más, es un es­ta­do en don­de el PRI ha de­ja­do de ser una op­ción co­mo en prác­ti­ca­men­te to­do el país.

Si com­bi­nas es­tas cir­cuns­tan­cias con el tra­ba­jo que no­so­tros he­mos he­cho des­de el 2012, cuan­do em­pe­zó es­te pro­yec­to, aho­ra ya mu­cho más or­ga­ni­za­dos con una es­truc­tu­ra, con ex­pe­rien­cias de go­bierno que nos han ser­vi­do co­mo car­tas de pre­sen­ta­ción. Hoy es­ta­mos po­si­cio­na­dos con mu­cha cla­ri­dad co­mo la pri­me­ra ex­pre­sión po­lí­ti­ca de to­do Ja­lis­co.

¿Có­mo se cons­tru­ye u ofre­ce una al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca con es­ta ex­pe­rien­cia de de­sen­can­tos con par­ti­dos y go­bierno y en un con­tex­to en don­de hay una per­cep­ción de que la lla­ma­da tran­si­ción a la de­mo­cra­cia no cu­brió las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ró ?

He­mos lo­gra­do for­ta­le­cer la es­truc­tu­ra y la pre­sen­cia en los mu­ni­ci­pios”.

Tal vez un po­co la ra­zón del éxi­to de nues­tro pro­yec­to es que leí­mos con an­ti­ci­pa­ción lo que es­ta­ba pa­san­do en el áni­mo de la gen­te; es de­cir, la des­com­po­si­ción de la po­lí­ti­ca y el des­cré­di­to de los par­ti­dos y que ya des­de el 2012 el eje de nues­tra pro­pues­ta po­lí­ti­ca era desafiar la ló­gi­ca de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les.

Son seis años de un pro­ce­so don­de el desafío era de­mos­trar des­de las res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno que nues­tro pro­yec­to, iden­ti­fi­ca­do en un mo­men­to co­mo un pro­yec­to de opo­si­ción, po­día ser tam­bién un go­bierno res­pon­sa­ble.

Des­de esa trin­che­ra del go­bierno se ha te­ni­do que cons­truir una agen­da es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­da pa­ra ir reivin­di­can­do la po­lí­ti­ca co­mo una prác­ti­ca no de ra­te­ros, co­rrup­tos y men­ti­ro­sos sino co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra trans­for­mar la reali­dad. Creo que no­so­tros se­gui­mos en es­te ca­mino y he­mos con­so­li­da­do nues­tra for­ta­le­za po­lí­ti­ca por­que nues­tro tra­ba­jo ha si­do con­gruen­te en­tre lo que de­ci­mos en cam­pa­ñas y lo que ha­ce­mos en el go­bierno.

El desafío cen­tral que hoy tie­nen los po­lí­ti­cos es pre­ci­sa­men­te no só­lo con­ven­cer a la gen­te con men­sa­jes hue­cos o con es­ló­ga­nes de cam­pa­ñas mu­cho me­nos re­ga­los o dá­di­vas en los pro­ce­sos elec­to­ra­les, sino de ir reivin­di­can­do la po­lí­ti­ca co­mo la me­jor for­ma de ga­nar el res­pal­do ciu­da­dano.

Par­te del di­se­ño de la pre­cam­pa­ña que es­ta­mos desa­rro­llan­do no­so­tros que es­tá ba­sa­da en la aus­te­ri­dad es la idea del ban­qui­to y el mi­cró­fono, pues tie­ne que ver con eso: son sím­bo­los que bus­can de­cir­le a la gen­te en­ten­de­mos la in­dig­na­ción que hay con el dis- pen­dio en las cam­pa­ñas. En­ten­de­mos la mo­les­tia con la can­ti­dad de re­cur­sos que re­ci­ben los par­ti­dos y tra­ta­mos de ali­near nues­tro men­sa­je y nues­tros ac­tos a esa vi­sión pa­ra de­mos­trar que no so­mos aje­nos a la reali­dad que vi­ven los me­xi­ca­nos.

En Ja­lis­co ga­nó una bue­na can­ti­dad de can­di­da­tos a dipu­tados fe­de­ra­les y a pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les pos­tu­la­dos por Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano. Lo que no me que­da cla­ro es si lo que es­ta­mos vien­do es el in­cre­men­to del al­fa­ris­mo o de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano. ¿Qué me pue­de de­cir de eso?

Yo creo que es­ta­mos en otra ló­gi­ca, por­que sí, en efec­to, la lec­tu­ra que ha­ces en prin­ci­pio tu­vo esas ca­rac­te­rís­ti­cas. En el 2012 nues­tro mo­vi­mien­to gi­ra­ba en torno a un nom­bre o a un ape­lli­do, por lo que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.