Cró­ni­ca de una com­pe­ten­cia ini­cia­da

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Die­go Ba­di­llo

NA­DIE IMA­GI­NÓ que la ca­rre­ra ini­cia­da por tres fla­man­tes au­tos, apa­lan­ca­dos por tres es­cu­de­rías ca­da uno, ter­mi­na­rían za­ran­dea­dos por un ca­rri­to que ni si­quie­ra se vis­lum­bra­do en el ca­mino.

To­do em­pe­zó el 14 de di­ciem­bre. Ha­bían pa­sa­do ape­nas dos días del cum­plea­ños de la mo­re­ni­ta del Te­pe­yac. To­da­vía no ter­mi­na­ban de re­gre­sar los pe­re­gri­nos a sus pue­blos cuan­do ini­ció la ca­rre­ra.

La sin­gu­lar co­rre­ti­za de ca­len­ta­mien­to, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo fi­jar las po­si­cio­nes de arran­que al Gran Pre­mio de Mé­xi­co 2018 ge­ne­ró po­ca ex­pec­ta­ción, com­pa­ra­da con la des­per­ta­da en edi­cio­nes an­te­rio­res.

Ca­da uno en el lu­gar ele­gi­do por sus es­tra­te­gas, pues aquí no im­por­ta el si­tio don­de ini­cie y ter­mi­ne, sino los pun­tos que reúna ca­da com­pe­ti­dor pa­ra es­tar en me­jor po­si­ción pa­ra la ca­rre­ra gran­de. Eso sí, ha­ber cum­pli­do las 60 vuel­tas al cir­cui­to na­cio­nal.

To­da­vía se es­cu­cha­ban las 12 cam­pa­na­das de la ca­te­dral de San Cris­tó­bal, cuan­do Pe­pe Tony El Ir­lan­dés ya se en­con­tra­ba en­fun­da­do en un tra­je pa­re­ci­do al de la fa­mi­lia pe­lu­che con el pri­mer ace­le­rón, tra­tan­do de evi­tar que Lo­pi­tos, me­jor co­no­ci­do co­mo El Mo­li­do So­li­ta­rio, lo aven­ta­ja­ra, pe­ro en el mo­vi­mien­to pa­ti­nó y El Mo­li­do se le des­pe­gó.

Mien­tras, el co­rre­dor azul, co­no­ci­do co­mo Ricky El Ga­llo Blan­co, co­men­zó pe­gán­do­se­le a la ca­rro­ce­ría de El Ir­lan­dés, pa­ra evi­tar que se le fue­ra po­ner en­fren­te y así lo tra­jo to­da la ca­rre­ra.

En las tri­bu­nas só­lo unos cuan­tos afi­cio­na­dos es­ta­ban aten­tos a lo que su­ce­día en te­rra­ce­rías y as­fal­tos.

Y en el ai­re se es­cu­cha­ba un eh, eh, eh.

En las pri­me­ras pa­ra­das en pits el chis­me eran los pla­nes del co­rre­dor de Piel Ca­ne­la Mo­tors: que si cuan­do sea cam­peón va a can­ce­lar los cam­bios a la edu­ca­ción de la in­dus­tria del automovilismo; que si va a po­ner a un nue­vo po­li­cía, que si es­tán me­tien­do gua­chi­col ru­so en el tan­que del Lo­pi­tos, que si Riky es bien trai­cio­ne­ro y si ga­na aho­ra sí se va a de­jar cre­cer el pe­lo; que si su ne­na tie­ne mon­to­nes de la­na, que si El Ir­lan­dés no lo quie­ren en su es­cu­de­ría… bueno.

Y en el ai­re, una to­na­di­ta: na na na na na, na na na, na na na na na, na na na.

A par­tir de la vuel­ta 30, los ca­rros ya acu­sa­ban los pri­me­ros ras­po­nes y el lo­do en sus me­da­llo­nes. Nin­guno usa cor­ba­tín en el re­tro­vi­sor. A lo mu­cho hay un co­rre­dor que le en­can­ta traer co­ro­nas de flo­res que lo ha­cen ver al an­fi­trión de la is­la de la fan­ta­sía.

El mo­no­pla­za de Tony El Ir­lan­dés mos­tra­ba al­gu­nas abo­lla­du­ras que, di­ce, fue­ron he­chas por gen­te de su pro­pia es­cu­de­ría.

Al­gu­nos di­cen que no des­fo­ga bien por­que el com­bus­ti­ble que trae lo es­tá re­ba­jan­do gen­te de su pro­pio equi­po.

Di­cen que pa­ra en­trar al bun­ker don­de es­tá su ca­sa de ca­rre­ra, aque­llo pa­re­ce la cons­truc­ción de la to­rre de Ba­bel por­que co­mo que to­dos ha­blan y na­die en­tien­de. Eso sí, hay tres jun­tas dia­rio y na­die pa­sa con ce­lu­la­res.

Pe­ro hay quien di­ce que es­tá pre­pa­ran­do un es­pec­ta­cu­lar re­gre­so a la pis­ta y que na­die se aten­ga al san­to si no le re­za.

En la ca­sa de ca­rre­ra de Riky en­tran y sa­len flo­ti­llas de ca­rri­tos azu­les, ama­ri­llos y anaran­ja­dos. En­tran muy sá­ca­le pun­ta, pe­ro cuan­do sa­len se ven me­dio apa­chu­rra­dos.

A ve­ces lo que co­men­tan es que su co­rre­dor le ha da­do por la can­ta­da que se jun­tó con Juan sin mie­do pa­ra can­tar la Bam­ba, y de pa­so aquel le dio al­gu­nos tips pa­ra en­trar al ba­rrio (que en­tre en reversa pa­ra que to­dos pien­sen que va sa­lien­do y na­da de po­ner el es­te­ro en in­glés o en fran­cés por­que allí en el ba­rrio só­lo se ha­blan tres idio­mas: la ne­ta, es­pa­ñol y pu­ras va­ci­la­das.

Lo ma­lo es que el Ga­llo co­mo que no se le ve có­mo­do en el ba­rrio, cuan­do ha te­ni­do que cir­cu­lar en esos te­rre­nos, me­te a fon­do el ace­le­ra­dor y has­ta co­mo que se le frun­ce el ce­ño (¿Ya ha vis­to sus arru­gui­tas en­tre el que­ma­co­cos y el pa­ra­bri­sas?).

En la ca­sa de El Mo­li­do y Piel Ca­ne­la, to­do es emo­ción. Han man­da­do a traer una che­las y has­ta bo­ta­na por­que el co­rre­dor has­ta se ha vuel­to sim­pá­ti­co y di­cha­ra­che­ro. Si le di­cen que es un au­to­ri­ta­rio, él les con­tes­ta amor y paz. Si le di­cen que se va a aliar con los ru­sos, él res­pon­de que le lla­men Mo­li­do­vich, pe­ro eso sí, no le va­yan a de­cir que es opor­tu­nis­ta por­que en­ton­ces sí que se trans­for­ma.

Y en el am­bien­te: na na na na na, na na na. Cuan­do los tres ca­rros aso­ma­ron en la úl­ti­ma cur­va en­fi­lán­do­se a to­mar la rec­ta, El Mo­li­do aven­ta­ja­ba a va­rios cuer­pos de dis­tan­cia, Tony y Riky re­chi­na­ban ca­rro­ce­rías. El pú­bli­co es­ta­ba ex­pec­tan­te pa­ra ver quién se que­da­ría con el se­gun­do lu­gar y aun­que apa­ren­te­men­te Riky pa­re­cía des­pe­gar­se, no lo­gra­ba que el de la es­cu­de­ría ro­ja le afec­ta­ra la par­te tra­se­ra. Ahí lo traía arri­món y arri­món. En to­do ca­so po­dría­mos de­cir que era un in­có­mo­do se­gun­do lu­gar.

Así pa­re­cía que ter­mi­na­ría la ca­rre­ra, pe­ro jus­to cuan­do te­nían a la vis­ta la me­ta, un ca­rri­to en­tre na­ran­ja y azul, ador­na­do con cha­qui­ras, lo re­ba­só por la de­re­cha. No traía nú­me­ro de com­pe­ten­cia. Eso sí, traía un rui­da­zo y esa to­na­di­ta, na na na na na, na na na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.